La facilitación como estrategia para la innovación en el fin de la era industrial

Comparte enShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Print this pageEmail this to someone
Autor: Adrián Gargicevich, pensando en la tarea de los extensionistas

La innovación es el entorno en el que las ideas tienen sexo”, así lo plantea Mark Stevenson para entender uno de los cambios necesario en las formas de pensar que deberá acompañar el previsible “fin de la era industrial” y el alentador comienzo de la “era de la democratización”. Un cambio de paradigma que como otros similares, nos pondrá incómodos pero nos brindará un estado superador del mundo en que vivimos. ¿Cómo podemos entonces acomodar la tarea de extensión para facilitar la “promiscuidad de las ideas” necesaria para la innovación en la nueva era de la democratización?

Mark Stevenson es un inglés polifacético: escritor, divulgador, cómico y músico. En su libro “Un optimista tour por el futuro”, después de hacer un conjunto de apasionantes entrevistas con los mejores científicos del mundo, y teniendo en cuenta las grandes transformaciones que se están dando por efecto de la sociedad digital, se declara optimista respecto al futuro. Muestra cómo los que no han tomado conciencia de estos cambios se están quedando atrás, al seguir usando los criterios propios de la sociedad industrial que no son aplicables a esta nueva realidad. Sostiene que como resultado de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, el mundo está más conectado y las cosas cambian rápido.

El poder de la información se está mudando. Al estar el acceso a la información más generalizado, el poder se ha delegado, y la jerarquización de las estructuras está desapareciendo. En su opinión, vivimos el fin de la era industrial y el inicio de la democratización. En la industrialización existían instituciones que decían qué hacer y pensar. Ahora, el destino hacia dónde nos dirigimos depende de nuestras propias decisiones colectivas. Hay un cambio de paradigma.

¿Y cómo podemos desde la práctica de la extensión alinearnos al nuevo paradigma para propiciar las innovaciones? ¿Cómo podemos facilitar “encuentros” para las ideas? Una tarea a primera vista simple pero delicada que logra encuentros y propicia los cambios es la “facilitación”. La tarea de un buen facilitador permite conectar, enlazar, acompañar las ideas que se requieren para lograr innovaciones en los trabajos grupales o colectivos. ¿Pero de que se trata más puntualmente esta tarea? El Instituto Internacional de Facilitación y Cambio IIFAC nos propone tres dimensiones a tener en cuenta para los que ejercen funciones de facilitación. Cuando trabajamos con grupos, el facilitador es a la vez ARQUITECTO, PILOTO y GUÍA.

Échale un “clik” al vídeo ¿Qué es lo que hacen los facilitadores, realmente?

El facilitador como ARQUITECTO: en la etapa de planificación de la acción grupal, reúne información y ayuda a definir el propósito, los resultados esperables de la facilitación, diseña agendas firmes pero flexibles que ayuden al grupo. El facilitador como PILOTO: acompaña al grupo, verificando requisitos y necesidades, asignando roles, explicando la agenda acordada y las reglas de acción para el trabajo conjunto. Bajo este rol también le corresponde recordar a los participantes hacia dónde se dirige el grupo y mostrarles el mapa para el destino, y por qué no, ser capaz de modificar el recorrido en función del ánimo del grupo. El facilitador como GUÍA  aquí su función es ayudar al grupo a atravesar momentos de pánico, dudas o desacuerdos, otorgando confianza al grupo para afrontar los desafíos y tomar buenas decisiones.

La facilitación no es necesariamente un trabajo fácil, pero nunca es aburrido. Al valernos de las capacidades necesarias para una buena facilitación, se propician los espacios para el encuentro de las ideas y con ellas se abren los caminos para lograr innovaciones sustentables. Una mente abierta, la confianza en los procesos y en las capacidades del grupo y un poco de práctica, nos permitirán mantenernos en pie para lograrlo.

La facilitación: algo tan simple pero a la vez tan delicado es una buena estrategia para alentar la “promiscuidad de las ideas”.

Fuentes: IIFAC Instituto Internacional de Facilitación y Cambio http://www.iifac.org


Esta es una publicación original de EXTENSIÓN PARA EXTENSIONISTAS una propuestas para EN-RED-DARNOS. en convenio de colaboración con Mundo Agropecuario

Es un sitio de encuentro para conectar demandas y capacidades de la tarea de extensión rural enfocada al desarrollo de los territorios. Un espacio colaborativo donde poder compartir capacidades y encontrar contactos, métodos, ideas, estrategias sobre extensión rural. Una propuesta basada en la concepción de la innovación como producto de la organización social que se construye tejiendo redes y sistemas de información y conocimientos, para la resolución de los problemas.

Puedes seguirnos y ver otros artículos por las siguientes redes Extensión para extensionistas  en Blogger / Extensión para Extensionistas en Facebook / Extensión para Extensionistas en Google+


 

 

Recomendamos

El poder de las emociones en la tarea de innovar

El cambio ocurre cuando se equilibra el conocimiento codificado con el tácito

Pronósticos internacionales indican posibles riesgos por el fenómeno del niño en el segundo semestre: Guatemala

Alimentar al mundo, un debate urgente

Autor entrada: REDACCION

1 thought on “La facilitación como estrategia para la innovación en el fin de la era industrial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *