Si el trabajo de extensión y asistencia técnica es con personas, por qué no nos interesamos en conocerlas… ¿tanto como el cultivo o el ganado?

Comparte enShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Ligorio Dussán

Hace algunos años fui contratado por una Agencia de desarrollo externa que apoyaba acciones de emprendimiento con unos grupos de pequeños caficultores de zona marginal baja. Se les había prestado asistencia técnica en cultivo de especies forestales y otorgado subsidios con el otorgamiento de las plántulas y fertilizantes.

Éramos dos los consultores. (Después se agregó otro al equipo, para un tema diferente, de mercadeo). El contrato era por unas determinadas horas, distribuidas durante un plazo de varios meses.

Objeto de la consultoría.

 Se orientaba a formular acciones para la consolidación de dos grupos de productores de maderables en zona marginal cafetera, uno de ellos con influencia en zonas rurales de cinco municipios. Hacía varios años se había promovido la organización de una asociación con el ánimo de transformar la madera. De unos cien productores que asistieron a las primeras reuniones convocadas por la entidad interesada en apoyar la asociación, solo quedaron unos 35 al momento de la visitas.

Dos o tres profesionales adscritos al proyecto y unos extensionistas prestaban la asesoría técnica en forestales y en el beneficio de los mismos. Entidades gubernamentales de la capital del departamento colaboraban esporádicamente en temas organizacionales.

El diagnóstico inicial.

 Nuestras primeras actividades se encaminaron a conocer el estado de la solidez y compromiso de los asociados. Dialogamos varias veces con los profesionales que los atendían, con la junta directiva de la asociación, con productores asociados y no asociados; al igual que con directivos de las entidades que, de alguna manera estaban vinculadas directa o indirectamente con el proyecto. Participamos en algunas reuniones de la junta y de los asociados. Visitamos algunas fincas con plantaciones, y las instalaciones de la maquinaria para la fábrica de muebles, adquirida con recursos del organismo internacional.

En un momento, ala mayoría de los productores, asociados y no asociados,en determinado momento vendieron el producto (madera en bruto) a un comerciante, dejando a su empresa asociativa sin la materia prima como era el propósito de la asociación.

La conclusión, en términos generales, era que no había solidez organizacional. La desconfianza entre los asociados y su directiva afloraba de manera manifiesta. El resto de la comunidad, ajena al grupo no veía con buenos ojos esa experiencia. Aducían muchas razones, algunas válidas; otras infundadas. Sin embargo, la agencia externa patrocinadora del proyecto, continuaba brindándoles –con ciertas restricciones y advertencias- recursos técnicos y de equipos.  Confiaban en que de esa manera superarían los graves problemas internos para hacer florecer la empresa.

Nuestra recomendación.

Para resumir. Después de varios intentos de redireccionar la marcha de la organizaciónmediante el desarrollo de algunos talleres de motivación, de planeamiento y de trabajo de equipo, llegamos a la conclusión que lo mejor para el grupo y para la entidad patrocinadora era suspender la ayuda y liquidar la empresa.

Podrían ser estas algunas de las causas del poco éxito de la asociatividad rural, en general?

Revisando algunos ejemplos exitosos y otros no tanto como el expuesto aquí, se podría asegurarque:

1.- Cuando los proyectos surgen como iniciativa de entidades externas a la comunidad, por muy bueno que parezca, sus resultados, por lo general, no son satisfactorios. El desgaste en talento humano en recursos económicos y técnicos es bastante alto. Se crea una paternodependencia que puede llegar a ser malsana.

2.- La mayoría de los profesionales de campo, no estamos preparados para organizar ni asesorar asociaciones grupales autodirigidas. No sabemos identificar líderes, cómo promoverlos, ni como trabajar con ellos, de tal manera que se conviertan en dinamizadores de desarrollo de sus comunidades.

3.- Considero que la principal tarea como extensionistas y trabajadores rurales es: Construir comunidades autónomas. No es fácil. No hay fórmulas. El afán de mostrar resultados supuestamente exitosos con comunidades nos impide escuchar. No sabemos hacerlo. Imponemos. Creamos dependencia; lo cual se opone al desarrollo y el crecimiento humano.

Cómo recuerdo aquí a Ernesto Sirolli: “Si quiere ayudar, cállese y escuche”.

Precisamente en el curso que vamos a dictar en la Universidad Nacional, sobre “Cómo gerenciar con éxito proyectos de extensión”, que se dictará en agosto, vamos a tratar un poco este tema.

 Si no se ha inscrito hágalo cuanto antes. El cupo es limitado.

 Infórmese en: www.cienciasagrarias.bogota.unal.edu.co

 Llame ya al 3165000 Ext. 19089 – 19088

 o a Mayra Alejandra Melo. Cel 3128035432. 


 

 

Recomendamos

¿Cual de estas preguntas usa con más frecuencia?

La facilitación como estrategia para la innovación en el fin de la era industrial

Molécula de cacao posee propiedades anticancerígenas: México

El poder de las emociones en la tarea de innovar

 

Autor entrada: REDACCION

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *