Reservas de forrajes (III)

Comparte enShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Daniel H.Ponce
Téc.Agropec.
Montevideo-Uruguay

 

Ensilaje

El ensilaje consiste en cometer al forraje fresco a un proceso de fermentación mediante el cual puede ser conservado y suministrado a los animales a medida que se necesite.

El proceso de fermentación comprende el desarrollo de determinadas bacterias, en su mayoría anaerobias, que se multiplican a expensas de los hidratos de carbono de las plantas y contribuyen a la formación de ácido que inhiben el desarrollo de nuevas bacterias incluyendo las que producen la putrefacción.

El picado del material a ensila en trozos pequeños acelera los procedimientos de fermentación, puesto que facilita el acceso de las bacterias a los jugos azucarados del forraje.

La calidad del ensilaje resultante depende del tipo de ácidos que se forman y esto depende del grado de compactación y humedad y de la propia calidad del material ensilado. El picado del material a su vez favorece la compactación, haciendo más perfecta la eliminación del aire.

El contenido de oxígeno que tiene la masa ensilada determina la temperatura a la que se desarrolla el proceso de fermentación, así como el tipo de ácidos que se forman.

El aumento de la temperatura en el ensilaje se produce a expensas de elementos nutritivos de modo que los procesos a baja temperatura son los que permiten obtener un material de mejor calidad.

En líneas generales pueden ocurrir los siguientes tipos de fermentación: a) láctica, b) acética, y c) butírica, que no describimos para no abundar en detalles.

El mejor ensilaje se obtiene a temperaturas inferiores a 20ºC, puesto que se impide el desarrollo de las bacterias que estimulan la fermentación butírica, y es mínima la pérdida de los elementos nutritivos originales. El valor nutritivo de un ensilaje bien hecho es alrededor de 20% menor al del material original.

Para obtener estos resultados es de fundamental importancia la compactación enérgica del material durante todo el tiempo que insume el llenado del silo a fin de eliminar al máximo el aire existente en la masa de forraje.

Los procesos del ensilado se pueden acelerar y perfeccionar mediante el uso de productos tales como las melazas, harinas de cereales, determinados ácidos, suero de leche, etc.

La palatabilidad del material se mejora con incorporación de melaza, sal común, etc.


Daniel H. Ponce es colaborador destacado y representante de Mundo Agropecuario en Uruguay

 

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.

 

Recomendamos

Reserva de forrajes (II)

Reserva de Forrajes

¿Sabía usted? Las bondades de la Fertilización Biológica

¿Sabía usted? Durante la recolección de granos pueden ocurrir grandes pérdidas

 

 

Autor entrada: REDACCION

Deja un comentario