¿Existe seguridad y soberanía agroalimentaria en Venezuela?

Comparte enShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Print this pageEmail this to someone

1Adriana Sánchez Urdaneta y2Juan José Pérez González

 

La FAO ha señalado que “existe seguridad y soberanía agroalimentaria y nutricional, cuando todas las personas en todo momento tienen acceso económico y físico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimentarias y preferencias en cuanto a alimentos a fin de llevar una vida sana y activa”.

Bajo esta premisa, hoy día podemos asegurar que en Venezuela no existe ni seguridad ni soberanía agroalimentaria, aun cuando en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999), en el Artículo N° 305 se señala: “El Estado promoverá la agricultura sustentable como base estratégica del desarrollo rural integral, a fin de garantizar la seguridad alimentaria de la población; entendida como la disponibilidad suficiente y estable de alimentos en el ámbito nacional y el acceso oportuno y permanente a éstos por parte del público consumidor. La seguridad alimentaria se alcanzará desarrollando y privilegiando la producción agropecuaria interna,entendiéndose como tal la proveniente de las actividades agrícola, pecuaria,pesquera y acuícola. La producción de alimentos es de interés nacional y fundamental para el desarrollo económico y social de la Nación. A tales fines, el Estado dictará las medidas de orden financiero, comercial, transferencia tecnológica, tenencia de la tierra, infraestructura, capacitación de mano de obra y otras que fueran necesarias para alcanzar niveles estratégicos de autoabastecimiento. Además, promoverá las acciones en el marco de la economía nacional e internacional para compensar las desventajas propias dela actividad agrícola.El Estado protegerá los asentamientos y comunidades de pescadores o pescadoras artesanales, así como sus caladeros de pesca en aguas continentales y los próximos a la línea de costa definidos en la ley”.

En este sentido, en el país no ha sido posible en los últimos años garantizar el abastecimiento de los alimentos, hasta de primera necesidad, tal situación se agrava cuando se adquieren alimentos importados, a los cuales no tienen acceso más de la mitad de la población debido a sus elevados precios; por lo tanto, no es posible hablar de seguridad y soberanía agroalimentaria, en el entendido que la soberanía implica más que garantizar a la población el acceso, intercambio y distribución equitativa de los alimentos; además, según PROVEA se debe tener el dominio por parte del país de la capacidad de producción y distribución de un conjunto de alimentos básicos.

Canasta alimentaria y canasta básica familiar

Según el Centro de Documentación y Análisis Social (CENDAS) de la Federación Venezolana de Maestros, para el mes de junio una familia de cinco miembros requería de 18,91 salarios mínimos para adquirir la canasta alimentaria (1.229.698,35 Bs), para el mes de julio ascendió a 1.443.634,25 (14,80 salarios mínimos) y para el mes de agosto se incrementó a 2.012.556,55 Bs (20,63 salarios mínimos). Para adquirir la canasta básica familiar en el mes de junio se necesitaba 1.738.150,55 Bs (26,73 salarios mínimos), en el mes de julio ascendió a 2.043.083,39 (20,95 salarios mínimos) y para el mes de agosto se incrementó a 2.938.277,19 (30,13 salarios mínimos), la variación del número de salarios mínimos para adquirir tanto la canasta alimentaria como la básica ha sido producto del incremento de 66,71% del salario mínimo y de la inflación de junio a agosto. También es necesario señalar que 15 productos presentaron problemas de escasez, entre ellos: leche en polvo, azúcar, queso amarillo, queso blanco duro, margarina, aceite de maíz, caraotas, arroz, harina de trigo, harina de maíz, pastas alimenticias, pan, avena, lentejas y arvejas, correspondiente al 25,9% de los 58 productos que contiene la canasta alimentaria. Además de la escasez de productos de la higiene personal y limpieza del hogar como: jabón de baño, detergente, papel tualé, toallitas húmedas, desodorante, suavizante, afeitadoras desechables, champú, crema dental, pañales, adicionalmente de la abrumadora escasez de medicamentos.

Incremento de precios

El rubro salud aumentó 36,4%, vestido y calzado aumentó 31,2%, el alquiler de vivienda se incrementó 22,5%, la educación subió 18,6%, los alimentos 17,4%, los artículos de higiene personal y limpieza del hogar subieron 8,7%.

Todos los rubros de la canasta alimentaria incrementaron de precio para el mes de julio: el café (4,0%), carnes y sus preparados (6,1%), salsas y mayonesa (9,6%), frutas y hortalizas (14,6%), raíces, tubérculos y otros (14,8%), leche, queso y huevos (16,5%), pescados y mariscos (19,3%), granos (19,7%), cereales y productos derivados (23,1%), grasas y aceites (27,1%) y azúcar y sal (39,4%). En este sentido, según estimaciones del Dr. Alejandro Gutiérrez, Profesor de la Universidad de los Andes, la tasa de inflación del rubro alimentos y bebidas no alcohólicas en el 2016 cerró entre 600 y 700% y señala que para el 2017 podría alcanzar entre 1150 y 1200%.

Desnutrición en Venezuela

En Venezuela según Caritas Venezuela la desnutrición hoy en día es de 11,4%, aunque la nutricionista Susana Raffalli señala que en algunos estados la cifra alcanza el 13%, indicando además que solo en este año han fallecido 37 niños por hambre, advirtiendo que, de acuerdo a parámetros internacionales, tras superar la barrera del 10% de desnutrición severa, se está ante un punto de quiebre, en el mero umbral de la tragedia.

Según Marianella Herrera (Profesora de la UCV y miembro de la Fundación Bengoa) el 60% de la población venezolana presenta índices de desnutrición, indicando que para 2014 el 80% y 93% para 2016, de los representantes de los grupos familiares a nivel nacional, consideraban que sus ingresos no eran suficientes para alimentar a los miembros de sus hogares, por lo que la FAO ante la escases de bienes de consumo extremará la vigilancia para impedir nuevas hambrunas, refiriendo que para el país el retrato de la situación es oscuro y sombrío.

Para Yngrid Candela (Profesora de la UCV), la crisis alimentaria en Venezuela inició a partir del 2011 después de que la FAO reconociera que en el país había alcanzado logros importantes en seguridad y soberanía alimentaria, señalando además que a partir de ese momento ha habido disminución física y económica de los alimentos, debido a la escases y a los altos costos de los mismos, afectando a la ciudadanía tanto en la calidad como en la cantidad de la ingesta de los alimentos, esto explicado desde el punto de vista de realizar menos comidas al día con raciones más pequeñas, indicando que esto se debe a la baja producción, al control de precios y a la escases de alimentos en los mercados; además, del control de precios.

Según la Dra. Livia Machado, miembro de la Sociedad Venezolana de Puericultura, han incrementado los casos de desnutrición infantil, quien señaló que de 34 casos en el 2015 ascendió a 110 casos de desnutrición grave entre niños y adolescentes para 2016, constituyendo un 323,53%. Aunque no se tienen cifras oficiales de lo que está ocurriendo con la desnutrición en personas adultas, estos también están siendo afectados por el hambre.

Ante las declaraciones de la Presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente donde señaló “En Venezuela no hay hambre, hay voluntad… aquí no hay crisis humanitaria, hay amor”, debemos señalar que esta declaración es totalmente alejada de la realidad del país, basta con mirar a nuestro alrededor para observar la importante pérdida de masa corporal de la mayoría de la población, además de apreciar los rigores de la escasez y de la inflación.

Los Clapantes de ofrecer una solución, han incrementado la crisis, dada la irregularidad en la distribución y utilizados como parte del chantaje político, de actos de corrupción, nos ha sucumbido aun más en esta grave crisis alimentaria. Además, sigue siendo una constante ver a personas recogiendo y comiendo de la basura, el incremento de fundaciones sin fines de lucro, donde se han creado a través de la sociedad civil organizada, comedores como alternativa para suplir, aunque sea una comida a la semana a la población más vulnerable (niñas, niños, adolescentes y adultos mayores) dada la generosidad y solidaridad de un grupo importante de la población.

Finalmente, de acuerdo a lo indicado por el MSc. Werner Gutiérrez, Profesor de la Universidad del Zulia, en Venezuela están desaparecidas las cifras oficiales sobre producción, disponibilidad y consumo de alimentos, también en cuanto a los índices de desnutrición y mortalidad en infantes y madres con la evidente intención del gobierno en esconder el colapso del sistema agroalimentario.

De acuerdo a los indicadores oficiales ofrecidos a través del Instituto Nacional de Estadísticas e Instituto Nacional de Nutrición, existe disponibilidad apropiada de alimentos, mientras que la realidad del país refleja escases, desabastecimiento e inflación que impide la adquisición de los alimentos necesarios, ello ha terminado afectando el estado nutricional de las personas, generando grados de desnutrición moderada y grave en la población más vulnerable,haciéndose notable como la mayoría de la población ha presentado perdida apreciable de peso en los últimos tiempos.

Ante las situaciones aquí descritas, saque usted sus propias conclusiones sobre la existencia o no de seguridad y soberanía agroalimentaria en el país.

1TSU en Tecnología Agrícola, Ingeniera Agrónoma, Maestra en Ciencias en Fruticultura, Doctora en Ciencias en Botánica. Adscrita al Programa de Estímulo a la Innovación e Investigación, Categoría C. ExDirectora del Instituto de Investigaciones Agronómicas, Universidad del Zulia (LUZ). Ex-Decana de la Facultad de Agronomía, LUZ.  Editora Asociada de la Revista de la Facultad de Agronomía, LUZ. Editor-Jefe de la Revista de la Facultad de Agronomía, LUZ. Docente-Investigadora Titular del Departamento de Botánica, Facultad de Agronomía, LUZ. @adrianabsanchez, en Instagram absanchezu, usanchez@fa.luz.edu.ve

2Ingeniero Agrónomo, Magister en Gerencia de Agrosistemas. Doctor en Ciencias Humanas, en la línea de Política y Seguridad Alimentaria. Docente-Investigador Titular del Departamento de Formación General de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, LUZ y participante del Programa Avanzado de Gerencia del IESA. jjperezgonzales@gmail.com


 

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.

 

 

 

 

Más burocracia, menos producción, más hambre: Venezuela

Onirismo oficialista de una soberanía alimentaria: Venezuela

Venezuela pierde certificación de control de fiebre aftosa

Taladrador de la yema de la caña de azúcar en Venezuela (Artículo técnico)

 


Autor entrada: REDACCION

1 thought on “¿Existe seguridad y soberanía agroalimentaria en Venezuela?

Deja un comentario