Expectativa Vs. Experiencia

Comparte enShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Autor: Adrián Gargicevich, pensando en la tarea de los extensionistas

 

Entre la expectativa y la experiencia parece haber un nexo en común, y no estoy hablando solo de la “X”. Muchas veces la expectativa es condicionada por la experiencia previa. Cuando esto ocurre se cierran puertas y se limita la efectividad del cambio. Evitar que la experiencia previa condiciones negativamente a las expectativas en un proceso de cambio requiere fuerza de espíritu y mucha atención.

Nada mejor que una persona con experiencia para encarar una tarea ¿no? Plomero,  cirujano o docente, cualquiera sea la tarea, su valor se incrementa con la experiencia. Pero no siempre los atributos de la experiencia operan en positivo. Veamos un caso particular que ocurre cuando nos proponemos favorecer un cambio en coalición entre varios actores.

De seguro habrás estado en un proceso organizativo donde uno de los actores plantea (de manera lapidaria) “yo esto ya lo viví y no pasó nada” … en clara alusión a un proceso donde sus expectativas no fueron cubiertas. Cuando esto ocurre, el resto de los actores comenzamos a “arriar los barriletes” del entusiasmo porque la experiencia comienza a “poner en caja” a las expectativas. Y es allí donde debemos iniciar una ardua tarea adicional que tal vez no estaba prevista: trabajar de manera conjunta y muy cuidadosamente las expectativas, porque en ellas residen las energías del proceso. Sin ellas, los barriletes no vuelven a remontar.

¿Pero por qué dar crédito a esas palabras que hablan desde la experiencia? ¿Habrá dimensionado adecuadamente su expectativa? ¿Habrá puesto la vara muy alta? ¿Por qué pensar que los procesos son iguales y se repetirá la desilusión?

Como el río que nunca es el mismo, los procesos son únicos, no se repiten. Tienen su propia forma. No hay “un” camino, el camino se construyen. Ante una actitud negativa basada en una experiencia fallida, el mejor recurso es compartir todas las expectativas. Saber que espera cada uno del camino que emprendemos juntos y, sobre todo, ponerle una “medida” adecuada con el compromiso que decidimos asumir. El peor camino es el que no se inicia pensando que se repetirá la historia fallida de algún experto. MarshellMcLuhan en su “Leyes de los medios”, nos propone como explicación de estos fenómenos sociales, la 2º ley denominada de la “Caducidad” que dice: “dado que hay un equilibrio en la sensibilidad, cuando un área de la experiencia se magnifica o eleva, otra queda disminuida o bloqueada”. La visión del más experto puede condicionar la expectativa del conjunto. Prestemos atención y amortigüemos.

Además es bueno recordar que casi siempre en el la vida los “sueños” comparten un gran áreas con los “proyectos no concretados”, esto es así dado que resulta más fácil planificar que programar. Al planificar la mente se llena de estímulos, pero al momento de hacer que las cosas sucedan, el miedo al cambio o a lo desconocido nos pisa el freno.

}Pero por sobre todas estas consideraciones…¿Quién te asegura que lo único válido es el éxito según tu medida?  De seguro, cuando algo te salió todo bien, según lo soñado, al segundo apareció el vacío de la “tarea cumplida”. El camino es lo que realmente interesa.

Si se encara un proceso de cambio pautado entre varios actores será crucial estar atento al efecto que las experiencias presentes tienen sobre las expectativas. Dedica  un buen tiempo para averiguar que espera cada uno, cuales son las expectativas en juego. Trabaja para darle una “medida” adecuada a las posibilidades del conjunto, nadie vendrá a hacer la tarea por nosotros. Revisa las “etiquetas” de “éxito” y “fracaso” que anidan en la cabeza de cada participante, en cualquier momento se echarán a volar y pueden hacer estragos si se “posan” sobre la coalición de esfuerzo que estamos trabajando.

Y si no sale tan bien como fue imaginado, utiliza el camino recorrido para aprender. Eleva el espíritu, nada será igual la próxima vez…pero por sobre todo, ten cuidado con tu experiencia!

Bibliografía consultada: MCLUHAN, Marshall; MCLUHAN, Eric Las leyes de los medios CIC. Cuadernos de Información y Comunicación, vol. 14, 2009, pp. 285-316 Universidad Complutense de Madrid Madrid, España MattAdrews; The 5 M’s of Development: Momentsmatter.

Si te gustó este artículo compártelo en tus redes.


Esta es una publicación original de EXTENSIÓN PARA EXTENSIONISTAS en convenio de publicación con MUNDO AGROPECUARIO

EXTENSIÓN PARA EXTENSIONISTAS una propuestas para EN-RED-DARNOS. Es un sitio de encuentro para conectar demandas y capacidades de la tarea de extensión rural enfocada al desarrollo de los territorios. Un espacio colaborativo donde poder compartir capacidades y encontrar contactos, métodos, ideas, estrategias sobre extensión rural. Una propuesta basada en la concepción de la innovación como producto de la organización social que se construye tejiendo redes y sistemas de información y conocimientos, para la resolución de los problemas.

Puedes seguirnos y ver otros artículos por las siguientes redes Extensión para extensionistas  en Blogger / Extensión para Extensionistas en Facebook / Extensión para Extensionistas en Google+


Adrián Gargicevich es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

 

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.

 

 

 

La importancia del preámbulo

Con la mirada de un niño

3 preguntas para potenciar las organizaciones

3 secretos y 5 pasos para potenciar el trabajo en red

 


Autor entrada: REDACCION

Deja un comentario