Brasil Fertilización y Riego

Brasileño premiado por cultivo sostenible de caña de azúcar

  • Brasileño recibió distinción mundial por sus aportes al uso eficiente de fertilizantes
  • El premio se entrega anualmente en el Día Mundial de los Fertilizantes
  • Se distinguió su aporte en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del cultivo de caña de azúcar

Por: Washington Castilhos

Por sus aportes a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del cultivo de caña de azúcar, el científico brasileño Heitor Cantarella recibió el premio mundial IFA Norman Borlaug (13 octubre), que anualmente distingue a un investigador cuyo trabajo se haya destacado en el área del uso de fertilizantes.

El premio, que se entrega en el Día Mundial de los Fertilizantes —celebrado en la fecha en que el químico alemán Fritz Haber descubrió la síntesis de amoníaco en 1908—, reconoció el trabajo de Cantarella, que permitió disminuir en 95% las emisiones del óxido nitroso asociadas al cultivo de caña.

Esta planta, aunque se utiliza para producir bioetanol —y así reducir la quema de combustibles fósiles— libera óxido nitroso, que causa un efecto invernadero casi 300 veces mayor que el causado por una molécula de dióxido de carbono.

Para reducir la liberación de óxido nitroso, los fertilizantes utilizados en la labranza desempeñan un papel significativo. Por eso, el científico creó un método que, durante el cultivo de caña, incluye el uso de inhibidores que impiden la transformación de la urea —fertilizante más utilizado en la agricultura brasileña— en gas carbónico, e inhibidores de nitrificación, que bloquean la transformación de amoníaco en nitrato.

Brasil es el mayor productor de caña de azúcar del mundo y principal exportador de etanol, el biocombustible que abastece a 40% de los vehículos del país.

Pero “si no controlamos las emisiones asociadas a la producción del etanol, podremos perder los beneficios en la sustitución de los combustibles fósiles. El papel del uso de insumos es importante para adoptar prácticas mitigadoras”, afirmó a SciDev.Net Cantarella, director del Centro de Investigación y Desarrollo de Suelos y Recursos Ambientales del Instituto Agronómico de Campinas.

Como signatario del Acuerdo de París, Brasil tiene entre sus desafíos reducir las emisiones en 43% para 2030. Y hacer que el cultivo de caña de azúcar sea sostenible puede contribuir a ello.

Para cumplir con los compromisos internacionales, el gobierno brasileño discute actualmente el Renovabio, política de regulación de biocombustibles que establece metas de reducción de las emisiones.


Dominicana incrementa producción de café

Biocombustible canadiense reduciría contaminación de aviones en un 80%, una revolución verde

¿Sabía usted? La caña de azúcar, el cultivo dulce de Venezuela

Prohibir la pesca ayuda a los pingüinos en peligro de extinción


Deja un comentario