Articulistas Botánica México

Factor luz en los vegetales

ING. ROBERTO SIERRA

 

Vamos a exponer en la presente colaboración que tiene espacio los lunes, un factor importantísimo en la vida de los seres vivientes. Hablaremos específicamente de la influencia de la luz en las plantas bajo cultivo; en ello, o con ello, se involucran muchos factores y elementos convergentes cuyo objetivo es el funcionamiento integral de la planta, y en el cual intervienen otros coadyuvantes factores ecológicos.

Iniciamos la exposición que contempla el manejo de cultivos en condiciones de invernadero, así como una definitoria de la composta además, del uso del agua de riego con la tecnología del goteo. Elementos factores que dependen en gran parte de la intensidad de las ondas solares. En los cultivos cubiertos seda una intensidad de luz tan intensa para algunos cultivos en determinadas horas del día, que se ha hecho necesario (en nuestro medio), reducir dicha intensidad utilizando la malla sombra colocada sobre el techo de la estructura.

LA COMPOSTA Y EL RIEGO DE GOTEO

Ambos conceptos tienen diversos criterios a partir de experiencias en nuestros amables amigos agricultores han tenido, y por tanto con lo valedero que ello representa, sin embargo hay alguna ligereza de conocimientos y aplicación. la compostación de un sustrato (suelo) para el cultivo de vegetales tiene las funciones de interaccionar todos y cada uno de los factores ecológicos locales; así, suelo, humedad y agregados orgánicos, además de algunos minerales, requieren de la oxigenación, toda vez que intervienen organismos aeróbicos; entre estos los dominantes son las bacterias de alta clasificación por su específica interacción. Comportar pues, no “es cosa del otro mundo” solo, que hay que seguir disciplinadamente un procedimiento que desde luego lleva su tiempo.

Darle agua a una planta en cultivo, significa proveerla de un 80% en sus funciones fisiológicas y metabólicas; esto último (metabolismo) requiere y proporciona energía indispensable en las funciones clorofílicas de fotosíntesis, así como para el proceso de oxidación sobre todo del hierro (redox). Independientemente de la aportación de fertilizantes conocidos como mayores, medios, menores y de traza, el agua es indispensable en la convergencia de interacción y, para lo cual indispensable es también la luz.

FOTOPERIOCIDAD

Las horas luz que un vegetal requiere para su desarrollo normal y optimo; la naturaleza ha poblado el universo con plantas de pigmento verde, cuyos requerimientos de luminosidad difieren en cada una de las especies; excepción hecha de las cactáceas, las plantas de fotosíntesis abren pues sus estomas a la luz, mientras que las xerofitas (clima desértico), los abren en la oscuridad. Y, dicho lo anterior, vamos a actuar un tanto “oportunistas”, obligados por lamedor de nuestras intensiones de hacer que nuestros amables amigos agricultores, tengan presente que estamos para iniciar una época de lluvias en la cual al reducción de luz es más constante debido a los nublados; y es así, por otro lado, que precisamente los “invernaderos” deben tener instalaciones que proporcionen el total de horas luz que requiera el cultivo en cuestión. En efecto, hay rangos que se miden pro unidades lumen y, sumando estos, se le da al cultivo la luminosidad necesaria para sus funciones fisiológicas como llevamos dicho. No olvidemos que los fertilizantes se desdoblan plenamente con la presencia de luz; así que los resultados de cosecha serán mayores, mediocres o de plano un fracaso, si olvidamos ese gran factor que es la luz.

A MANERA DE JUSTIFICACIÓN

El tema, por su importancia, nos obliga a describir lo más ampliamente posible el factor que nos ocupa, aunque para ello hemos de solicitar la venia de los mandos editoriales, en función de la importancia que tiene para la inversión agrícola, lo que en la presente exponemos; esperamos pues continuar.

La luz, como llevamos dicho, es de fundamental importancia como fuente primaria de energía para el proceso fotosintético. Las plantas que convierten la energía radiante en energía química constituyen el primer paso en el ciclo ecológico de todo ecosistema completo (esperemos que los funcionarios ecologistas puedan interpretarnos). La estructura básica de las plantas verdes, con las hojas dispuestas adecuadamente para interceptar grandes cantidades de luz favorece el desarrollo de la fotosíntesis. De ahí que los técnicos primeramente responsables y los productores interesados en la alta rentabilidad, pongamos atención al manejo adecuado de los nutrientes que actúan específicamente; en este caso, conviene el desarrollo máximo de la hoja. Según ya se ha explicado en esta misma página, la estructura del mesófilo esponjoso y el aparato estomatal (estructura y función de los estomas) permiten un rápido cambio gaseoso. Las longitudes de ondas visibles de la luz, tan significativas en fotosíntesis, tienen también los más altos valores energéticos. Pero, a pesar de estas condiciones aparentemente favorables, las plantas terrestres más activamente en crecimiento solamente utilizan para la fotosíntesis cerca del 1% de la radiación visible.

Para que la planta pueda crecer tiene que formar mediante la fotosíntesis, durante el día, más materia orgánica de la justamente necesaria para compensar las pérdidas ocasionadas por la respiración diurna y nocturna. Recordamos a nuestros amables lectores que el organismo vegetal tiene funciones fotosintéticas (a la luz), y quimio sintéticas (a la oscuridad). La cantidad de luz requerida para que la materia formada por fotosíntesis iguale a la descompuesta por respiración y esto se denomina punto de compensación. Son muchas las plantas investigadas y ensayadas, cuya variante es de 27 a los 4200 lumen. Para plántulas de árboles por ejemplo, el punto de compensación lo encontramos usualmente entre 2 y 30% de la luz solar plena.

Por ello se justifica la colocación de estas plántulas bajo condiciones de luz mínima. Es alentador constatar que algunos viveristas, sobre todo en poblaciones chicas coloquen sus embolsados bajo la sombra de árboles.

Para que las hojas individuales de la mayoría de las plantas lleven a cabo una fotosíntesis optima se necesita una intensidad luminosa mucho menor que la solar plena. Sin embargo la luz solar plena puede ser muy apropiada para una planta entera, cuando es de gran magnitud y tiene muchas hojas, de manera que una parte de ellas le de sombra a las demás.

EJEMPLOS AL RESPECTO

Alma datilera, olivos, higueras, vid y chabacano son especies con requerimientos ecológicos similares. Es lógico que no estemos mencionando a las cactáceas. Un ejemplo que en nuestra ubicación por abajo del trópico de cáncer podemos mencionar, es el comportamiento en ciertas variedades de manzano. Se ha observado en manzanos, que la fotosíntesis aumenta al mismo tiempo que la intensidad luminosa, hasta llegar a la luz solar plena, a pesar de que las hojas, individualmente funcionan de manera óptima con el 25 al 30% de la luz solar máxima.

Ejemplos de necesidad de luz para algunos cultivos que nos son conocidos son las unidades que el rábano requiere y que son 76; el tomate 1300; la caña de azúcar tiene rangos de limitación tanto una plena luminosidad como una reducción al mínimo de la misma influyen en la “fabricación” de la sacarosa. Al respecto nuestros ingenios jaliscienses obtienen una cantidad de sacarosa por unidad de hectárea poco menos que la media mundial.

ADAPTACIÓN DE LA LUZ

La distribución local de las especies vegetales esta influenciada por la luz disponible; esto es de importancia vital desde el punto de vista económico, en el cultivo del aguacatero, cuyas plantaciones en su gran mayoría han sido hechas en topografías con inclinación de hasta un 10%; veamos pues que no es el suelo en sus características particulares, el factor que determina el desarrollo del frutal, sino más bien las condiciones ecológicas. Sin embargo debemos decir que esta especie (aguacatero) es un tanto intolerante y su desarrollo es deficiente debido a la sombra producida por sus vecinos en una población densa y no controlada.

Por otro lado los productores cafetaleros tienen ciertas ventajas porque la planta tiene una importante tolerancia a la baja intensidad luminosa. Aunque ya hay variedades de plena luz. Se puede decir entonces que muchas variedades de vegetales son más productivas cuando crecen parcialmente ensombrecidas sobre todo en las regiones más calurosas.

El trabajo agronómico debe desarrollarse en consenso entre técnicos y agricultores. Los primeros generalmente no tienen las vivencias cotidianas de la ecología local; los segundos poseen o tienen una información valiosa, que debe ser tomada muy en cuenta. El diálogo para efecto de información recíproca es indispensable como factor social y económico. Nadie sabe tanto y todos los días hay algo que aprender.

El  autor es productor asesor –consultor

Correo ing.sierra@yahoo.com.mx


Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.

 

HABLEMOS DE COMPOSTA, CONCEPTO GENERAL

Huertos frutales, atención y cultivo individual

Compuestos del veneno de la serpiente de cascabel poseen acción contra el virus de la hepatitis C

Identificada una feromona sexual del insecto transmisor del huanglongbing


Deja un comentario