Acuicultura y piscicultura Articulistas Pesca Venezuela

“A.A.A.” Áreas aptas para la acuicultura


Germán Robaina G.

robainag@gmail.com


En los últimos años los sistemas de información geográfica (SIG) se han transformado en una importante herramienta para el desarrollo y la gestión de las actividades acuícolas y pesqueras, resultando numerosos los proyectos que utilizan esta herramienta para determinar la distribución de estas actividades, los sistemas de producción, las redes de transporte, el mercado y la idoneidad de zonas con aptitud acuícola de un país o región.

Los sistemas de información geográfica están integrados a los sistemas informáticos que permiten la entrada de la tecnología digital de datos georreferenciados para elaborar mapas, textos, gráficos y tablas. Sin embargo, su utilidad fundamental reside en su capacidad para manipular y superponer datos en un gran número de formas para realizar análisis con el fin de generar resultados que contribuyan en la toma de las decisiones más rápidas y eficientes.

Gracias al avance de la tecnología y su contribución en la optimización de procesos, se propone la creación de una aplicación SIG para la caracterización acuícola del territorio venezolano, y con ello facilitar al usuario de forma rápida e intuitiva un catálogo de las denominadas Áreas Aptas para la Acuicultura (A.A.A.) a través de la densa base de datos ya disponibles.

La identificación de las A.A.A. constituye uno de muchos elementos que se proponen en los lineamientos para la formulación de un Plan Nacional de Acuicultura, y debería ser desarrollado bajo lineamientos de nuestro ente rector de la actividad acuícola nacional (MinPesca) por las Corporaciones de Desarrollo Regional que tiene el país, las cuales poseen gran parte, si no toda,  de la información básica requerida para levantar este inventario, proceso que definitivamente servirá para promover, garantizar el desarrollo, crecimiento sistémico y sostenible de la actividad a lo largo del tiempo, incrementando la oferta, el consumo de sus productos y potenciar las exportaciones.

El objetivo final de la determinación de estas A.A.A, no es otro que servir de apoyo en la elaboración de una Zonificación Acuícola Nacional (ZAN) en la que se establezcan las zonas aptas, medianamente aptas y no aptas para el desarrollo de actividades de acuícolas tanto marinas como continentales, teniendo en cuenta que, aun siendo aptas, una determinada zona puede terminar siendo declarada no permitida, debido a diferentes factores (historia, arqueología, población, servicios, tradición, seguridad, navegación, así como el levantamiento de una base de datos con información biofísica, socioeconómica y de restricciones aplicables a la actividad acuícola, que se deberá constituir como el pilar del Sistema de Información Geográfica (SIG) para la actividad.

Así, este SIG deberá permitir responder preguntas geográficas básicas relacionadas con la actividad, tales como: cuantas zonas de aptitud acuícola existen en el país según los principales requerimientos ambientales y/o para las diferentes especies cultivadas, dónde se encuentran estas zonas, cuánta área ocupa cada una de estas zonas, qué tipo de restricciones poseen las zonas identificadas como aptas (especies, por ejemplo).

El alcance de la ZAN estará condicionado por la calidad de la información cartográfica recopilada a una escala cuyo contenido favorezca la obtención de una información regional a nivel exploratorio, delimitar áreas con potencial acuícola, e identificar aquellas áreas en donde se deban profundizar estudios que ofrezcan más detalles con miras a un ordenamiento productivo acuícola.

El procedimiento tradicionalmente utilizado para la determinar una ZAN tentativa incluye:

1. Requerimientos acuícolas

Con la experiencia de expertos acuícolas, se definen los requerimientos básicos para la ubicación de las instalaciones requeridas para los desarrollos acuícolas.

Entre otras variables tradicionalmente tomadas en cuenta para la construcción de la ZAN, destacan:

Factores biofísicos:

  • Clima.
  • Disponibilidad (calidad y cantidad) de agua
  • Parámetros fisicoquímicos del agua.
  • Tipo de Suelo.
  • Pendiente predominante.
  • Accesibilidad.

Factores socioeconómicos

  • Acceso por vías terrestres.
  • Acceso a energía eléctrica en un radio de influencia razonable.
  • Cercanía a centros urbanos que faciliten el acceso a mercados locales, insumos y servicios para la producción.
  • Acceso a aeropuertos y puertos marítimos que permita la comercialización y/o la exportación.

Áreas de exclusión

  • Áreas naturales protegidas.
  • Áreas inundables.
  • Áreas urbanas.
  • Áreas en conflicto.
  • Interferencia con actividades tradicionales.
  • Rechazo social hacia la actividad.

2. Unificación cartográfica

Con estos insumos se construye una base cartografía digital, en la que se almacenan las variables georreferenciadas representadas en forma de polígonos, líneas y puntos ligados a datos alfanuméricos que brindan información relacionada en cada capa, estandarizándola a una misma escala y formato.

El conjunto de gráficas elaboradas a nivel regional para cada uno de los factores evaluados, facilitaran la toma de decisiones, y la sumatoria de ellas ayudará en la determinación rápida de las diferentes A.A.A. a escala nacional.

3. Calificación de variables

El tercer paso consiste en definir con los expertos en la acuicultura los valores cuantitativos que determinarían los grados de aptitud acuícola a aplicar.


Para ello, teniendo en cuenta los parámetros definidos por los expertos para cada una de las variables biofísicas y socioeconómicas, se reclasifican los atributos de los mapas con la correspondiente codificación para identificar el grado de cada aptitud para el desarrollo acuícola.

4. Mapas de aptitud acuícola por variables

Con la información antes señalada, se generan los mapas regionales o nacionales de aptitud acuícola, áreas por especie, áreas a excluir y áreas con manejo especial.

Aunque no todos ellos de potencial uso acuícola, la ilustración (parcialmente editada) que acompaña a este artículo, es cortesía del GEOVEN mostrando los diferentes cuerpos de agua existentes en el país, como muestra del enorme potencial hídrico nacional (principal factor ambiental a considerar en la actividad acuícola).

Duración estimada

Desde que desarrollamos el proyecto piloto con FAO-AQUILA II en el estado Táchira en 1994, recomendamos la aplicación de este tipo de herramientas (Geographic Information Systems) para la zonificación acuícola nacional.

Hoy, 26 años después, ante la actual coyuntura acuícola nacional, este proceso debería iniciarse a la mayor brevedad posible y pudiera desarrollarse en plazo máximo de uno o dos años.


La siguiente lámina corresponde al trabajo realizado por Hortúa Cortés (2013) para la zonificación de la acuicultura colombiana.


Germán Robaina es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com