Agricultura Bolivia Ciencia e Investigación Información General

Agricultores amazónicos antiguos cercaron tierras de cultivo valiosas para protegerlas de posibles revueltas

Excavaciones en Versalles/Mark Robinson

Los análisis arqueológicos muestran que comunidades que vivían en lo que ahora es Bolivia comenzaron a enriquecer los suelos alrededor del 500 a. C. Ocho siglos después, estas tierras se empezaron a fortificar con madera


DICYT – Comunidades amazónicas antiguas asentadas en lo que hoy es Bolivia construyeron defensas de madera alrededor de tierras valiosas para mantenerlas seguras durante tiempos de malestar social. Estas tierras habían sido previamente pobres en nutrientes, pero los antiguos agricultores se habían encargado durante generaciones de hacerlas fértiles.

Estas estrategias de manejo del suelo a largo plazo permitieron a los amazónicos cultivar especies exigentes en nutrientes, como maíz, mandioca y árboles frutales, y esto fue clave para la subsistencia de las comunidades. Estas Tierras Negras o Terra Preta, se crearon mediante la quema, el acolchado y la deposición de desechos orgánicos.

Se sabía que algunas comunidades construían zanjas y terraplenes alrededor de sus asentamientos, lo que había sugerido que actuaban como una estructura defensiva. En Bolivia también se construyeron específicamente para proteger el suelo enriquecido y esta es la primera evidencia de una fortificación adicional construida en la zanja, lo que demuestra lo importante que era para las comunidades proteger su inversión en la tierra.

Marcas de postes de madera halladas durante la excavación/Mark Robinson

Las excavaciones en el sitio arqueológico llamado Versalles, a lo largo del río Iténez en la Amazonía boliviana, proporcionan la primera evidencia arqueológica de que las comunidades de la región construyeron defensas de madera junto con los movimientos de tierra. La construcción rodea el perímetro exterior del pueblo, encerrando y protegiendo las viviendas y el suelo y el bosque enriquecidos.

Los investigadores habían especulado durante mucho tiempo sobre la función de las zanjas y si también había habido un cercado, pero hasta ahora no se había encontrado ninguna evidencia directa de una construcción de madera. El duro clima tropical es desfavorable para la preservación de la arquitectura de madera, pero a través de una cuidadosa excavación, se detectaron en el suelo los restos descompuestos de los postes de construcción.

Según la información de la Universidad de Exeter recogida por DiCYT, no es posible saber cómo era la estructura. Los análisis arqueológicos muestran que las comunidades que vivían en Versalles comenzaron a enriquecer los suelos alrededor del 500 a. C. Después de casi dos milenios, la zanja se construyó alrededor del 1300 d.C., al mismo tiempo que el malestar social se extendía por la Amazonia.

Las fortificaciones fueron remodeladas más tarde, incluida la adición de un cercado, alrededor del 1628-1803 d.C. Las excavaciones arqueológicas sugieren que la comunidad continuó prosperando durante este tiempo, produciendo cerámicas elaboradas y diversidad de alimentos, desde cultivos básicos hasta frutas y nueces, junto con pescado y animales cazados.

La investigación se llevó a cabo en colaboración con la comunidad moderna de Versalles, con el doctor Mark Robinson y el profesor José Iriarte de la Universidad de Exeter, la doctora Carla Jaimes Betancourt de la Universidad de Bonn, la doctora Sarah Elliott de la Universidad de Bournemouth, el doctor Yoshi Maezumi de la Universidad de Amsterdam y estudiantes del Reino Unido y Bolivia participando en las excavaciones.

Robinson señala que “esto es una prueba más de que la Amazonía no es un lugar prístino, no tocado por manos humanas”. “El hombre ha tenido un gran impacto en la ecología de la selva tropical. Las comunidades invirtieron mucho, generación tras generación, en enriquecer los recursos naturales que las rodean. A medida que se extendía el malestar social en toda la Amazonía, la comunidad sintió la necesidad de proteger los recursos en los que ellos y sus antepasados habían invertido tanto», concluye.

Referencia
Robinson, M., Jaimes‐Betancourt, C., Elliott, S., Maezumi, S. Y., Hilbert, L., Alves, D., … & Iriarte, J. (2020). Anthropogenic soil and settlement organisation in the Bolivian Amazon. Geoarchaeology.

Leer más


2 COMMENTS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com