Agricultura Estados Unidos Europa Impacto ambiental Tipos de Agricultura

Agricultura estadounidense: lecciones de sostenibilidad de la nación Meskwaki

Agricultores de todo el mundo se enfrentan al impacto de un clima imprevisible.

Entre los vastos campos de monocultivo de Iowa, la comunidad indígena practica una agricultura regenerativa. ¿Podría servir de inspiración a los agricultores que luchan contra los efectos del cambio climático?



En un caluroso día de agosto de 2020, Grant Shadden se encontraba deshierbando. De repente, se detuvo para mirar al cielo. Una línea oscura de nubes se dirigía con rapidez hacia él.

Shadden es director de producción de Red Earth Gardens. La granja de agricultura regenerativa de aproximadamente 16 hectáreas se encuentra cerca del asentamiento de los Meskwaki, una antigua tribu indígena que ahora vive en una zona rural de Iowa, en los Estados Unidos. Shadden ha visto pasar muchas tormentas severas sobre el Medio Oeste, pero ninguna como esta. Conmocionado observó cómo el viento arrancaba árboles del suelo y levantaba la mitad del tejado del granero por el aire.

Lo que presenció fue un «derecho”, una categoría de tormenta que lleva asociados vientos que se forman en una línea más o menos recta, que se extienden más de 450 km y alcanzan la fuerza de un huracán. Aplastando cuatro millones de hectáreas de cultivos valorados en 9 mil millones de euros (11 mil millones de dólares), fue una de las tormentas eléctricas más costosas registradas en la historia de Estados Unidos.

En todo el mundo, agricultores como Shadden se enfrentan a tormentas severas con una frecuencia cada vez mayor, así como a cambios en las temperaturas y las precipitaciones que hacen que las temporadas de cultivo sean impredecibles. La agricultura también contribuye al cambio climático, ya que representa el diez por ciento de todas las emisiones de gases de efecto invernadero en EE. UU., según la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de EE. UU.

Según Grant Shadden, su agricultura pretende trabajar en armonía con la tierra.

Formas alternativas de cultivo

Para cualquiera que contemple las vastas extensiones de maíz y soja que cubren el estado de Iowa en la actualidad, la agricultura convencional puede parecer natural. Pero Shadden señala que mucho antes de que los primeros arados rompieran las praderas del Medio Oeste en la década de 1830, los pueblos indígenas practicaban aquí una agricultura regenerativa.

En lo que respecta a la agricultura sostenible, Shadden cree que se podría aprender mucho de Red Earth Gardens, que mantiene las técnicas tradicionales de sus antepasados, centrándose en la resiliencia y la adaptación a la crisis climática. La granja se sitúa en el Asentamiento de la Nación Meskwaki, una comunidad no incorporada que habita unas tierras que la tribu compró al gobierno en 1857.

Red Earth Gardens practica la siembra asociada y evita labrar la tierra.

La granja combina la ética del uso de la tierra de los Meskwaki con métodos de permacultura.

«La agricultura convencional consiste en identificar algo, como plagas, y luego matarlo para obtener un rendimiento”, critica Shadden, explicando cómo los agricultores convencionales intentan dominar la tierra. «Nosotros intentamos mantener un equilibrio con la naturaleza. El suelo, el agua y el aire nos son dados. Nosotros los cultivamos y gestionamos”, explica.

Shadden se arrodilla y mete las manos en la tierra junto a una hilera de zanahorias. Las plantas crecen en uno de los invernaderos que sobrevivieron a la tormenta. Señala delicados hilos blancos en la tierra negra: micelios de hongo, evidencia de un suelo sano. Con entusiasmo, explica cómo forman una relación simbiótica con las plantas, suministrándoles nutrientes vitales a través de sus raíces. No excavar el suelo, favorece el desarrollo de esta red de hongos subterráneos. Actúa como biofertilizante y protege a las plantas de enfermedades, reduciendo la necesidad de fertilizantes y fungicidas.

Diferentes especies de vegetales crecen juntas en la granja. Los cultivos prosperan junto a plantas que principalmente atraen a insectos. Los tomates y las zanahorias crecen entre otras muchas hortalizas. La idea es que las diferentes plantas necesitan diferentes nutrientes del suelo. De ese ,pdp, no compiten entre sí cuando crecen juntas. En general, el rendimiento es mayor.

Shadden está orgulloso del suelo de Meskwaki

Seguridad alimentaria e independencia

La granja es la piedra angular de la Iniciativa de Soberanía Alimentaria de los Meskwaki, lanzada en 2012 para preservar sus prácticas agrícolas tradicionales. Su objetivo era reducir la dependencia de la comunidad, de 1.400 miembros, del suministro externo de alimentos y de la ayuda del gobierno.

La agricultora meskwaki Stephanie BadSoldier Snow es cofundadora de la iniciativa. Cree que los agricultores convencionales podrían aprender algo de los indígenas.

«Nuestras prácticas ecológicas han consistido tradicionalmente en evitar el uso excesivo y la sobreexplotación de los recursos”, cuenta Snow, añadiendo que a menudo se subestima su valor.

La práctica habitual en la agricultura convencional de Iowa consiste en labrar repetidamente la tierra antes de la siembra, aplicar fertilizantes y otros productos que contaminan las vías fluviales por escorrentía y cultivar vastos monocultivos. Todos estos métodos hacen que este frágil sistema agrícola sea vulnerable a los impactos cada vez más frecuentes del cambio climático, como las sequías y las tormentas, según el enlace de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (conocida como FAO, por sus siglas en inglés).

En las afueras del asentamiento de Meskwaki, muy cerca del río Misisipi, el agricultor Robb Ewoldt cultiva maíz y soja. Cree que la agricultura convencional, que aún prevalece en Iowa, debe cambiar. 

Según Stephanie BadSoldier Snow, la agricultura indígena busca evitar el agotamiento de la tierra.

«Nuestros patrones climáticos están cambiando. No se puede negar”, dice. «Estamos viendo grandes diferencias en las precipitaciones. Y los extremos parecen ir en aumento”. Como respuesta, durante los últimos 15 años ha implementado métodos de labranza cero, o siembra directa sobre rastrojo, y cultivos de cobertura, que reducen el daño del suelo y evitan la erosión en temporada baja.

Convencer a los agricultores para que modifiquen drásticamente sus prácticas, actualmente lucrativas, para seguir sus pasos será difícil, según Ewoldt. «Los agricultores de aquí tienen mucho dinero y es difícil conseguir que cambien su forma de pensar”.

¿Agricultura estadounidense en transición?

Sin embargo, parece que se avecinan tiempos más difíciles. En 2018, la Cuarta Evaluación Climática Nacional de Estados Unidos predijo que los rendimientos y la calidad de los cultivos agrarios convencionales disminuirían en las próximas décadas debido a la variabilidad climática y al aumento de temperaturas en el Medio Oeste. La evaluación recomienda invertir en métodos agrícolas alternativos.

El agricultor de Iowa Robb Ewoldt es testigo del cambio de los patrones climáticos.

woldt forma parte de la Asociación de la Soja de Iowa, que recientemente ha lanzado un fondo de resultados en materia de suelo y agua, con el respaldo de grandes empresas, para recompensar económicamente a los agricultores que «produzcan resultados medioambientales positivos”, como el secuestro de carbono. Sin embargo, hasta ahora los incentivos son demasiado pequeños, al igual que los beneficios ofrecidos por los programas de reparto de costes del gobierno federal. Según Ewoldt, para muchos agricultores esos incentivos pueden no compensar los costes para adaptar una sembradora para que funcione en un campo sin labranza, o para comprar semillas de cultivos de cobertura cada año.

La adaptación de la agricultura al cambio climático debe ser apoyada económicamente porque los éxitos de una reconversión no se producen inmediatamente, advierte el agricultor. Pueden pasar años antes de que el rendimiento aumente gracias a la mejora de la salud del suelo.

La agricultura contribuye significativamente a las emisiones globales.

El verano pasado, los agricultores de Meskwaki soportaron varios meses de graves sequías para luego quedar anegados por las fuertes lluvias que no pudieron infiltrarse en el suelo seco. La fluctuación estacional también dificulta encontrar el momento adecuado para plantar los cultivos. Los agricultores de Red Earth Gardens están plantando más cortavientos naturales para proteger las plantas y el suelo, y siguen cultivando variedades antiguas de maíz, judías y calabazas adaptadas a la región.

A pesar de los desafíos, Snow confía en el futuro de este tipo de agricultura, sobre todo, teniendo en cuenta la historia de reubicación forzada de su pueblo. «Ser expulsado de una tierra y de un medio de vida que entendías y con la que eras uno, y ser capaz de adaptarse después de cada reasentamiento, eso es la resiliencia”, concluye.

(ar/cp)



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com