Agricultura Agricultura Orgánica Botánica y Genética España

Agricultura orgánica y edición genética: ¿Contradicción o una combinación sustentable para el medio ambiente?


Una profesora de la Universidad de California, Berkeley, se para en la parte delantera de la sala, brindando a sus invitados charlas sobre el potencial de la ingeniería genética. Su audiencia, llena de defensores de la agricultura orgánica, escucha con inquietud.



Ella nota que un hombre se levanta de su asiento y se mueve hacia el frente del salón. Confundida, la expositora se detiene a mitad de la frase mientras lo mira inclinarse, alcanzar el cable de alimentación y desenchufar el proyector. La habitación se oscurece y el silencio cae. Es demasiado para escuchar las ideas de los demás.

Muchos defensores de los cultivos orgánicos afirman que los cultivos genéticamente modificados (GM), o transgénicos, son perjudiciales para la salud humana, el medio ambiente y los agricultores que trabajan con ellos. Los defensores de la biotecnología responden que los cultivos GM son seguros, reducen el uso de insecticidas y permiten que los agricultores de los países en desarrollo produzcan alimentos suficientes para alimentarse a sí mismos y a sus familias.

Ahora, los bandos están decidiendo acerca de si la nueva tecnología de edición de genes conocida como CRISPR, es realmente un “OGM 2.0” o una nueva herramienta útil para acelerar el proceso de mejoramiento genético de plantas. En julio, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que los cultivos mejorados con CRISPR se clasificarán como genéticamente modificados (transgénicos). Mientras tanto, en los Estados Unidos, el sistema regulador está haciendo distinciones entre los cultivos transgénicos (desarrollados con técnicas más antiguas de ingeniería genética) y los usos específicos de la nueva edición del genoma.

Soy una bióloga molecular de plantas y aprecio el increíble potencial de CRISPR y las tecnologías de ingeniería genética. Pero no creo que eso me oponga a los objetivos de la agricultura orgánica. De hecho, la biotecnología puede ayudar a cumplir estos objetivos. Y mientras que repetir los argumentos sobre la ingeniería genética tradicional parece contraproducente, la edición del genoma puede atraer a ambos lados de la mesa para una conversación saludable. Para entender por qué, vale la pena profundizar en las diferencias entre la edición del genoma con CRISPR y los cultivos transgénicos.

¿Cuál es la diferencia entre la ingeniería genética, CRISPR y la mutación genética?

Los opositores argumentan que CRISPR es una forma astuta de engañar al público para que ingiera alimentos genéticamente modificados. Es tentador meter CRISPR y la ingeniería genética (entiéndase como las técnicas anteriores para desarrollar cultivos transgénicos) en el mismo saco. Pero incluso “ingeniería genética” y “CRISPR” son demasiado amplios para transmitir lo que está sucediendo a nivel genético, así que veamos más de cerca.

En una técnica de ingeniería genética, un gen de un organismo no relacionado puede introducirse en el genoma de una planta. Por ejemplo, gran parte de la berenjena cultivada en Bangladesh incorpora un gen de una bacteria común del suelo (Bacillus thuringiensis). Este gen produce una proteína llamada Bt que es dañina para los insectos plaga. Al poner ese gen dentro del ADN de la berenjena, la planta se vuelve letal para los insectos que comen berenjena y disminuye la necesidad de insecticidas. La proteína Bt expresada por estos cultivos es segura para los humanos. Es como si el chocolate enfermara a los perros, pero no nos afecta a los humanos.

Otra técnica de ingeniería genética puede mover un gen de una variedad de una especie de planta a otra variedad de esa misma especie. Por ejemplo, los investigadores identificaron un gen en los manzanos silvestres que los hace resistentes al hongo del tizón de fuego. Movieron ese gen a la variedad de manzana “Gala Galaxy” para hacerla resistente a las enfermedades. Sin embargo, esta nueva variedad de manzana no ha sido comercializada.


Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *