Ganadería y Pesca Nicaragua peces pesca

Aguas del Pacífico nicaragüense son aptas para el cultivo de peces en jaulas


Managua, 12 sep (EFE).- Los cuerpos de agua en el Pacífico de Nicaragua presentan las condiciones ideales para el cultivo de peces en jaulas flotantes, que son más amigables al medio ambiente, según estudios presentados este jueves por investigadores de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, León (UNAN-León).



Entre esas condiciones, según los aspectos analizados por los investigadores, figuran la capacidad de carga, que se refiere a la máxima cantidad de peces que se puede manejar en una jaula flotante bajo condiciones controladas, el nivel de salinidad, oxígeno y PH del cuerpo de agua.

«Cuando un cuerpo de agua solamente está modificado por la marea, significa que no hay agentes contaminantes externos que puedan estar variando los parámetros, esto implica que el cuerpo de agua es saludable», explicó a Efe el coordinador de la Maestría en Salud de los Cuerpos de Agua de la UNAN-León, Ariel Aguilar.

Por ejemplo, indicó, en la reserva natural estero Padre Ramos, en el departamento de Chinandega (noroeste), los parámetros «son excelentes, porque solamente la marea los modifica».

Eso significa que ese es un lugar apto para el cultivo de peces en jaulas flotantes, pues se puede garantizar el bienestar animal, señaló el académico.

En Nicaragua, a partir del 2012, se empezó a promover el modelo de cultivo de peces en jaulas flotantes como una alternativa a la pesca con bombas o explosivos que dañan el medio ambiente, pone en riesgo la seguridad de los pescadores y no les garantiza mayores ganancias.

Desde entonces, las organizaciones ambientalistas Amigos de la Tierra España, y la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes), con el apoyo de la Unión Europea (UE) y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), auspiciaron la instalación de alrededor de 40 jaulas flotantes en las aguas del Pacífico en los departamentos de León y Chinandega (noroeste), de las que se han beneficiado al menos 123 pescadores, integrado en 9 cooperativas.

En el ciclo productivo 2018, que son de ocho meses, en esas jaulas flotantes se cultivaron 85.000 peces, según datos de Amigos de la Tierra.

Según las investigaciones, cuando esa metodología se empezó a implementar no se contaba con información científica para determinar los puntos adecuados en donde se podían colocar las jaulas flotantes y tener una producción óptima.

Los datos arrojados por las investigaciones contribuyen a la reducción de la mortalidad de peces y por ende que se tengan menos pérdidas, afirmó a Efe el pescador Lorenzo Maradiaga, de 33 años.

Maradiaga, que se dedica a la pesca a mar abierto desde que tenía 14 años, aseguró que «han comprobado de que el encierro de peces en jaulas flotantes sí resulta» y les permite obtener mayores ingresos.

Esos estudios de tesis, 45 en total, permitirán que los pescadores nicaragüenses conozcan los puntos exactos donde pueden poner sus granjas y de esa forma producir entre 5.000 a 20.000 pargos por cada ciclo productivo, dijo a Efe el comunicador de Amigos de la Tierra España, José Armando González.

Esa producción, subrayó González, impactará directamente en la mejora de la calidad de vida de las comunidades costeras, debido a que mejorará sus ingresos.

Las 45 tesis fueron presentadas en el marco del segundo congreso centroamericano de cuerpos de agua, que se celebró en Nicaragua.

Es la primera vez que la UNAN-León presenta este tipo de estudios a fin de determinar, con información basada en evidencia, cuáles son los lugares propicios para el cultivo de peces en jaulas flotantes en el pacífico nicaragüense.


Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *