Acuicultura y piscicultura Articulistas Venezuela

Alternativas para masificar la producción piscícola venezolana


Germán Robaina G.

robainag@gmail.com


Como hemos venido recalcando a lo largo de prácticamente todos nuestros artículos, Venezuela requerirá para el año 2030, no menos de 500,000 toneladas de biomasa pesquera que deberá venir, según nuestros cálculos en un 40 % de la actividad extractiva pesquera (200.00 tm) y en un 60% de especies, ambientes y prácticas acuícolas de diferente naturaleza, (300.000 tm).

1.- Especies:

Son numerosas las especies con adecuado potencial de producción para el país. Las hay autóctonas (cachamas, bagres, pargos, meros, cobias, paguaras y un largo etcétera) y exóticas (truchas, carpas y nuestra cacareada y muchas veces rechazada tilapia).

2.- Ambientes:

Además de disponer de numerosas especies con potencial acuícola tanto de agua dulce como de aguas salobres o marinas, éstas pueden ser cultivadas en instalaciones terrestres, marino costeras y hasta oceánicas, tanto en el continente como en nuestra extensa costa continental y/o en sus numerosas islas y bahías.

3.- Actores:

Es totalmente factible desarrollar estrategias exitosas de producción acuícola por parte del sector público (empresas nacionales, regionales, estadales o municipales). por el sector privado o por empresas mixtas público-privadas. Por connacionales, extranjeros o sus asociaciones (joint Venture).

4.- Tecnologías

Todas las modalidades de cultivo, desde los cultivos de subsistencia, extensivos, semi intensivos, intensivos y super intensivos, bien sean en mono cultivos o policultivos, juegan importante papel y aportan su cuota de biomasa para cubrir los requerimientos de la población. Sin embargo, no toda especie es utilizable para cada sistema, motivo por el cual debe tomarse muy en cuenta su selección de acuerdo a su escala y método de producción.

5.- Instalaciones:

Basándonos en el tipo de recinto a utilizar, las principales instalaciones utilizables en la piscicultura nacional podemos agruparlas en cinco (5) grandes grupos:

5.1.- Jaulas:

Factible de realizar en cuerpos de agua naturales o artificiales que no fueron construidos con este fin y/o están destinados a otro uso, tales como los lagos, embalses y lagunas. Esta modalidad, en un país que posee más de 700.000 hectáreas de espejos artificiales de agua no es despreciable y debe llamar a la reflexión. Las densidades de cultivo actualmente utilizadas oscilan entre los 20 y 300 peces por metro cúbico según la especie.

En nuestro país, hasta la fecha, prácticamente no se han utilizado los embalses para la producción piscícola comercial. En general sólo se ha permitido la pesca recreacional y la investigación como actividad compatible con el funcionamiento de los reservorios, existiendo una resistencia generalizada por parte de los administradores para permitir operaciones de acuicultura comercial.

El cultivo de especies autóctonas en jaulas flotantes en sus aguas, y el cultivo de especies exóticas en instalaciones de envergadura comercial en sus costas aprovechando sus aguas, es una opción que debe ser evaluada e implementada a la brevedad.

La evaluación del denominado riesgo/beneficio seguramente se pronunciará a su favor.

Una unidad que cuente con doce (12) jaulas flotantes de apenas 12 x 12 x12 metros, posee un potencial para generar no menos de 750.000 kilogramos de biomasa al año si se utilizan las especies y densidades adecuadas de siembra.

5.2.- Tanques:

Mediante el cultivo en tanques se logra el control del sistema, interactuando en beneficio de la productividad y la eficiencia. Se pueden construir prácticamente sobre cualquier tipo de terreno y topografía y corresponde a actividades eminentemente intensivas. Es el recipiente ideal para la producción intensiva o super intensiva de peces (tilapias) al facilitar enormemente el control de la población y minimizar al 100% el escape hacia el medio ambiente natural.

Experiencias desarrolladas por al autor dan testimonio de que es totalmente factible producir entre 25 y 40 Kg/cosecha/m3 de recipiente, lo que dice que una granja de apenas 24 tanques generaría unas 100 toneladas (100.000 Kg.) de tilapia si se maneja de la manera correcta, se utilizan alevines de adecuada calidad genética, se cuenta con alimentos del contenido proteico y dimensiones adecuadas.

5.3.- Lagunas:

El cultivo en lagunas es una alternativa de producción en la que se utilizan recipientes artificiales construidas directamente sobre el sustrato. Es la alternativa más comúnmente utilizada para el cultivo de camarones. Aunque por su gran tamaño requieren grandes inversiones, superficie, equipamiento y mantenimiento, con el uso de las modernas geomembranas se han popularizado para el uso de menores dimensiones que facilitan su manejo.

Esta es la instalación más adecuada para el cultivo de nuestras muy apreciadas cachamas.

Una variación de este tipo de instalaciones son los denominados préstamos, excavaciones realizadas principalmente para la extracción de material de relleno para la construcción de carreteras que posteriormente almacenan agua. Aunque no todos poseen aporte directo y permanente de esta agua, muchos otros si. Debidamente adecuados y protegidos de predadores (guabinas, babas y humanos, entre otros) han sido utilizados con cierto éxito en explotaciones de subsistencia y extensiva rural.

5.4.- Raceways

También conocidos como sistemas de flujo continuo, se emplean en cultivos intensivos, que logran mantener una elevada biomasa si se dispone de un abundante y continuo recambio de agua.

No son más que una modificación y optimización del diseño y manejo de las lagunas de tierra tradicionales, dotándolas de grandes niveles de renovación y recirculación de agua y oxigenación.

5.5.- Corrales

Encierros tradicionalmente construidos en aguas someras de lagunas estuarinas, arroyos y ríos, para el mantenimiento de poblaciones de peces durante su fase de crecimiento. Por lo general son más frecuentemente utilizados para poblaciones migratorias, impidiendo la salida al mar de los juveniles nacidos en dichos cuerpos de agua.

Este sistema se basa en el aprovechamiento de la productividad primaria natural (ciclos tróficos del agua), y es desarrollada principalmente por productores que cuentan con limitados recursos hídricos, lo que a su vez reduce las posibilidades de efectuar los recambios de agua requeridos en la siembra de peces a mayores densidades, en especial por las deficiencias en la concentración del oxígeno disuelto. Para adelantar un sistema de policultivo se debe contar con un volumen mínimo de agua que permita mantener el nivel adecuado del estanque y recuperar las pérdidas naturales ocurridas por la filtración y la evaporación. Los peces pueden ser criados en corrales construidos dentro de un lago poco profundo, corrales que se elaboran con redes y estacas de bambú u otros materiales, clavadas en el fondo y cubiertas con una red para evitar fugas por salto, este sistema proporciona un mayor acceso de los peces a fuentes de alimento.

6.- Proyecciones:

Si hay algo difícil en este campo, es realizar proyecciones realmente validas para suponer cual puede ser nuestra producción piscícola a tal o cual fecha, sin embargo, aceptando las cifras publicadas por FAO como promedio de consumo per cápita de productos pesqueros a escala regional, suponemos, como ya se citó una demanda mínima cercana a las 500.000 toneladas/año.

Basándonos en que pudiéramos tener una producción piscícola actual real (la mayoría no registrada) de 22.00o toneladas, podemos aseverar que tan sólo promoviendo un incremento interanual del 50% en la producción piscícola nacional, pudiéramos alcanzar, para el año 2030, las 500.000 toneladas que se requerirán.

Con incrementos de producción interanual menores al 50%, no se logrará nunca cubrir el mercado nacional.

7.- Expectativas

Venezuela tiene todo lo que requiere para potenciar su desarrollo acuícola. Tal como citamos en nuestra propuesta de lineamientos para la elaboración de un Plan Nacional de Acuicultura para el periodo 2020 – 2050, pareciera tan sólo faltar una pequeña dosis de voluntad política para cristalizar el desarrollo sostenible de la actividad.

Misiones y asesores FAO, del BM, del PNUD, francesas, holandesas, chinas, japonesas, noruegas, españolas, coreanas, taiwanesas, vietnamitas, húngaras, etc. etc. nos han visitado y/o ofrecido ayuda a lo largo de los últimos 50 años, pero, como en todo lo demás, si no lo hacemos nosotros, nadie más puede hacerlo realidad.

 8.- Reflexión final

Hacemos nuestra una cita del conocido empresario mexicano Carlos Slim: Si hay claridad en los objetivos, no hay reto que no se pueda logar.


Germán Robaina es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com