España Información General Insectos

Araña que se disfraza de hormiga para defenderse de sus depredadores


Muchos insectos y arácnidos intentan parecerse a estos animales para evitar ser comidos, como es el caso de Synemosyna formica. Esta araña saltarina imita tan bien a las hormigas que tiene que arriesgar su tapadera para que sus potenciales parejas reconozcan su verdadera identidad.



La pequeña araña saltarina Synemosyna formica se disfraza de hormiga. Como muchos insectos y otros arácnidos, estas arañas del este de América del Norte pretenden evitar convertirse en el almuerzo de algún pájaro imitando el aspecto de las hormigas, que resultan poco apetitosas y dan algunos quebraderos de cabeza al animal que ose engullirlas.

La imitación de la araña saltarina, capaz de saltar 50 veces la longitud de su cuerpo, ha alcanzado tal nivel de precisión que incluso sacrifica esta habilidad para parecerse aún más a las hormigas, incapaces de saltar. Sin embargo, esto conlleva un inconveniente: en el momento del apareamiento las arañas de su propia especie a veces no consiguen distinguirlas.

Esta es una de las observaciones que ha realizado un equipo de biólogos de la Universidad de Cincinnati (EE UU) y que han presentado el pasado mes de enero en el conferencia anual de la Society of Integrative and Comparative Biology en Tampa, Florida. Los investigadores utilizaron un enfoque matemático para comparar las formas complejas de ambos animales y realizaron un estudio anatómico llamado morfometría.

“No es suficiente con parecerse a una hormiga”, indica Nathan Morehouse, profesor de ciencias biológicas en universidad estadounidense. Para engañar a los depredadores inteligentes, también es necesario actuar como uno. Aunque las arañas tienen ocho patas, en lugar de seis como las hormigas, sus dos patas delanteras se convierten en unas improvisadas antenas, como las de las hormigas.

“El nivel de mimetismo que encontramos en las arañas saltarinas es increíblemente detallado”, añade el investigador. Son capaces de imitar otro comportamiento de las hormigas que consiste en seguir un rastro químico de un camino, cuando no tiene ningún significado funcional para arañas. También reproducen la locomoción de las hormigas tambaleándose al caminar.

Pero el disfraz de S. formica es excepcional por otra razón: imita a dos especies diferentes de hormigas durante su vida. Para hacer que la ilusión sea más convincente, las arañas adultas imitan a Camponotus, una especie de hormiga más grande; y las arañas más jóvenes copian a unas hormigas negras más pequeñas llamadas Crematogaster.

La estrategia para ligar

Pero a pesar de lograr este perfecto disfraz, las arañas se enfrentan a un nuevo problema: ¿Cómo llaman la atención de posibles parejas arañas sin dejar de parecerse a una hormiga? “Se trata de una selección natural: convencer a otras especies para que no te coman y convencer a los miembros de tu especie para que se junten contigo y lo hagan al menor coste posible”, subraya Alexis Dodson, autora principal de la investigación e investigadora en la universidad situada en Ohio.

Vistas desde arriba las arañas imitadoras no se diferencian de las hormigas, pero cuando se las observa de perfil sí varía su figura, que conserva su voluptuosidad y atractivo. Es esa visión que les permitirá el cortejo con otras de su especie. “Pensar en el punto de vista es esencial”, comenta Morehouse. “Desde arriba, tanto los juveniles como los adultos se ven como hormigas. Las arañas juveniles se parecen mucho a las hormigas de costado. Pero las adultas se alejan del perfil de la hormiga hacia uno más tradicional similar a una araña”, añade.

Los investigadores están ahora estudiando cómo las imitadoras de las hormigas se comunican para atraerse entre sí sin destapar su verdadera identidad, ya que son famosas por sus exuberantes bailes de cortejo.


Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *