Articulistas Opinión Suelos Venezuela

Cambios en los sistemas suelo-planta-clima a lo largo del año


Pedro Raúl Solórzano Peraza


Cualquier modelo agrícola que se utilice para lograr una producción agrícola eficiente, debe basarse sobre el cabal conocimiento de los diferentes sistemas suelo-planta-clima de nuestras regiones agrícolas y cómo manejarlos adecuadamente.

Un sistema suelo-planta-clima, es una aproximación donde concurren una serie de factores de suelo y de clima que pueden afectar el crecimiento de las plantas. El crecimiento de una planta depende tanto de sus características propias determinadas por su código genético, como de los factores externos de suelo y clima predominantes en un momento y un lugar determinados. El crecimiento de una planta, es entonces, una resultante de las interacciones que ocurren dentro del sistema suelo-planta-clima, donde participa un cuarto factor que es el manejo que se le brinde a los componentes de esos sistemas, con el objeto de lograr las mejores condiciones para el desarrollo de las plantas.

Con el conocimiento de las características de suelo y clima de una región se pueden seleccionar las especies, o los cultivares de esas especies, que mejor se adapten a esas condiciones, cultivarlas en esos entornos, y establecer el más productivo sistema suelo-planta-clima. Por supuesto, esto es válido para un momento determinado, ya que a lo largo del año, especialmente las condiciones meteorológicas, van cambiando y a su vez van generando cambios en las condiciones edáficas.

En el componente clima se incluyen algunos factores que van a determinar el entorno donde se desarrolla la planta, exceptuando el suelo. Los más importantes para la agricultura son temperatura, lluvias y luz o radiación, los cuales no son totalmente controlables para la producción agrícola, pero se pueden manejar con algunas acciones directas o indirectas para tratar de adaptarlos a los requerimientos de las plantas cultivadas. Estos factores cambian a lo largo del año, consideremos por ejemplo los llanos Occidentales donde las lluvias comienzan a finales de abril y se extienden con regularidad y cantidad hasta el mes de agosto, después del cual comienzan a disminuir para culminar prácticamente hacia finales de octubre. A medida que avanza el ciclo de lluvias va cambiando el sistema suelo-clima, de tal manera que cultivos con exigente suministro de agua deben sembrarse al inicio de la temporada lluviosa. Al llegar septiembre, el sistema suelo-clima es otro y ya no debemos sembrar maíz porque no tendrá un adecuado suministro de agua y se afectarán notablemente los rendimientos. En ese caso, debemos cambiar la especie de planta por otra que se adapte mejor a este nuevo sistema suelo-clima.

Tomemos el caso del cultivo de soya, que está tomando importancia en esta región del país. Siembras tempranas con esta especie, digamos hasta el mes de junio, deben realizarse con variedades de ciclo largo para que la maduración y cosecha ocurran cuando ya están disminuyendo las lluvias, y la recolección pueda realizarse satisfactoriamente. Siembras tardías, deben realizarse con variedades precoces, o cambiar la especie por otra como girasol o más tarde frijol o ajonjolí, mejor adaptadas a las condiciones de suministro de agua de esa época tardía. Es decir, adaptar el sistema suelo-planta clima a las variaciones a lo largo del año.

En esas siembras tardías, también se pueden disminuir las poblaciones para que cada planta haga un uso más eficiente del agua aprovechable almacenada en el suelo. En el caso de la soya en particular, también se debe tener presente que es una especie sensible a la longitud del día, es una especie de días cortos, y como hacia finales del año a la vez que disminuye la precipitación también se acorta la duración del día (horas de sol), se puede manejar el cultivo con cultivares precoces y de amplia adaptación al fotoperiodo.

En nuestras condiciones tropicales, aparentemente no existen limitaciones de temperatura para el crecimiento de las plantas, ya que sus rangos de variación están entre límites normales. Para aquellas especies que requieren bajas temperaturas para la inducción de la floración y la consecuente fructificación, se busca ubicarlas en zonas donde por razones de altitud se logran esas condiciones. Es el caso de importantes centros de producción de flores, fresas, duraznos, algunas hortalizas, etc., ubicados en la Región Andina y sectores montañosos de las Regiones Central y Centro Occidental. En este caso, se están manejando los sistemas suelo-clima afectados por el factor temperatura, con la ubicación de los cultivos en el paisaje.

El mejor aprovechamiento de los ciclos de lluvia en la agricultura de secano, se logra con adecuadas fechas de siembra y poblaciones de plantas, según la humedad edáfica disponible durante el ciclo de vida. Cuando hay excesos se construyen drenajes para avenar convenientemente los campos y cuando hay defectos se busca mejorar la infiltración y el almacenamiento del agua en el suelo. Adicionalmente, utilizar las especies que se desarrollen mejor en cada nuevo sistema suelo-clima, según las modificaciones que se puedan efectuar en los suelos y según las variaciones cronológicas.

La agricultura bajo riego proporciona una gran seguridad para el éxito de la producción de los cultivos. Por supuesto, cuando aplicamos riego, tenemos nuevos escenarios de sistemas suelo-clima, prácticamente sin limitaciones en el suministro de agua a las plantas, aunque no podamos modificar la longitud del dia.

Entonces, con el conocimiento o la consideración del sistema suelo-planta-clima, se pueden establecer las prácticas de manejo más recomendables para mantener condiciones edáficas favorables para cada cultivo, fijar las fechas de siembra y las poblaciones más adecuadas en cada sistema para lograr un mejor aprovechamiento de las condiciones climáticas, y seleccionar los mejores cultivares para cada región en particular.

No se produce alimentos asignando recursos monetarios que luego son mal invertidos o no se invierten en el sector. Solo se produce alimentos trabajando en el campo con dedicación, con apoyo financiero suficiente y oportuno, y con apoyo científico y tecnológico.

Recordemos que: SIN FERTILIZANTES es imposible producir la cantidad de alimentos que necesitamos para satisfacer los requerimientos de la población.

En Amazon está a la venta el libro del autor: “Fertilidad de suelos y su manejo en la agricultura venezolana”. Tiene información muy útil para mejorar la práctica de fertilización de los cultivos, con miras a una mayor productividad y a un mejor trato a los suelos y al ambiente en general, https:/www.amazon.com/dp/1973818078/

pedroraulsolorzano@yahoo.com

www.pedroraulsolorzanoperaza.blogspot.com


Pedro Raúl Solórzano Peraza es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.

Leer más

  • Sobre la huella hídrica acuícola
    Germán Robaina G. robainag@gmail.com El concepto de la huella hídrica fue creado por el holandés Arjen Ysbert Hoekstra, y considera el cálculo de toda el agua utilizada en la cadena de suministro de un producto; no sólo el agua incorporada…
  • El elemento agua, entre la vida y la muerte
    Ing. Olmedo Quintero M. Hablar de cambio es siempre muy misterioso  y a veces temeroso, sin embargo es cierto también que el hacer cambios en nuestras acciones pueden en la mayoría de los casos ayudarnos a hacer un mundo mejor….
  • Los protocolos de mantenimiento para sistemas silvopastoriles
    Ing. Olmedo Quintero M. Un sistema silvopastoril es un sistema complejo formado de plantas grandes y  cultivares  que forman un todo productivo, es el sistema ganadero más eficiente y sostenible…bueno si se sabe mantener. Aunque muchas personas creen que mantener…
  • Raciones animales para varias regiones geográficas
    Ing. Olmedo Quintero M. Las raciones animales deben ser hoy día no solo nutritivas si no rentables y en actividades sostenibles, porque si sólo le damos a un grupo de animales una solo vez de un producto y más nunca…
  • Fertilizantes esenciales recorren la tormenta del coronavirus
    Por Julia Meehan, Editora Administrativa, Fertilizantes, ICIS El efecto dominó del coronavirus, ya que se ha extendido por todo el mundo, hasta ahora ha tenido un impacto limitado en la industria de los fertilizantes. Sin embargo, los efectos completos de…
  • La tilapia, la alternativa piscícola venezolana
    Para el 2030, Venezuela requerirá, para igualar el consumo per cápita promedio reportado por FAO, no menos de 500.000 toneladas de productos pesqueros, 60 % de los cuales deberán provenir de actividades acuícolas, y 70% de estos, deberán ser generados…

1 COMMENTS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com