Acuicultura Articulistas peces Piscicultura Venezuela

Cómo protegernos de la Estreptococosis en los cultivos de tilapias


El cultivo de tilapias, incluida la tilapia del Nilo, es uno de los cultivos de peces más extendido en el mundo, con una producción registrada en al menos 135 países y territorios de todos los continentes.

La tilapia es un pez muy popular para el cultivo debido a su corto ciclo de producción, su tolerancia a diferentes condiciones ambientales y su robustez. Sin embargo, las enfermedades se han convertido en un reto importante para su cultivo intensivo.


Germán Robaina G.

robainag@gmail.com

En varios países latinoamericanos, incluyendo Venezuela, la estreptococosis causa unamortalidad masiva y grandes pérdidas económicas en el cultivo intensivo de tilapias a partir de infestaciones causadas por cepas delserotipo Ib.

Las vacunas representan una de las herramientas más importantes parareemplazar el uso de antibióticos para el tratamiento de la enfermedad, reduciendo el riesgo de infección proveniente del medio ambiente ydisminuyendo la presión de contagio entre las unidades de producción.

La enfermedad:

Las enfermedades aparecen en la producción de tilapia tienen dos orígenes diferentes:

  • Origen no infeccioso.
  • Origen Infeccioso

Entre los agentes no infecciosos promotores de enfermedades, destacan la temperatura, el potencial de Hidrógeno (pH), la burbuja de aire, los sólidos en suspensión, la presencia de toxinas endógenas y/o exógenas, lesiones mecánicas y/o por deficiencias nutricionales.

Las patologías de origen infecciosas se producen por acción de microorganismos que se introducen en el cuerpo o tejido del pez y crean una infección o infestación (parásitos).

Por cualquiera de vías, las enfermedades más frecuentes en el cultivo de tilapias son producidas por virus, bacterias, hongos y parásitos (protozoarios y crustáceos principalmente).

Recientemente, la industria de cultivo de tilapia ha sufrido de brotes de infección de Streptococcus que ha causado altas mortalidades y grandes pérdidas económicas.

Después de un amplio muestreo de las explotaciones acuícolas en las regiones productoras de tilapia más importantes del mundo, se encontró que el Streptococcus representaba el 70% de todos los patógenos recogidos, y se determinó que laestreptococcosises la enfermedad más prevalente en el cultivo de tilapias.

Es una enfermedad transmitida horizontalmente de un pez a otro y desde el ambiente al pez, y en Latinoamérica se han reportado brotesy pérdidas económicasen Costa Rica, Honduras, Colombia y Venezuela.

Aunque la susceptibilidad al ataque del patógeno, dependerá de la especie de tilapia a utilizar, la prevalencia y severidad de la enfermedad depende de múltiples factores ambientales, incluido la temperatura del agua, el incremento de los niveles de amoníaco, y los bajos niveles de oxígeno, por lo que considerar seriamente la inclusión de protocolos de vacunación en las practicas productivas intensivas, se hace imperante.

Los ejemplares enfermos se caracterizan por presentar una natación errática, letargo de los peces, exoftalmia uni o bilateral, opacidad corneal, lesiones hemorrágicas y pústulas en la piel. En algunos casos, los peces afectados no muestran signos clínicos evidentes antes de morir y la mortalidad se debe principalmente a una septicemia e infección en el sistema nervioso,  además deascitis hemorrágica, congestión e inflamación del hígado y bazo, encefalitis hemorrágica, peritonitis fibrinosa y pericarditis.

Como quiera que en los cultivos intensivos se aumenta la posibilidad de contacto entre los peces que los predispone a las enfermedades, la intensa alimentación requerida aumentará la carga orgánica en los recipientes de cultivo y favorecerá la multiplicación de los patógenos, ya que el material orgánico es un excelente sustrato para el crecimiento y multiplicación masiva de las bacterias, sirviendo además como sustrato y alimento a gran número hongos y parásitos.

Por otra parte, la disminución de oxígeno en el ambiente de cultivo, el aumento de sustancias de desecho metabólico de los propios peces (anhídrido carbónico, amoníaco, nitritos y otros) aumenta también los riesgos y disminuye la posibilidad de defensas de los peces, así que entre las acciones recomendadas,destaca la disminución de la densidad de cultivo, a fin de disminuir tanto el nivel de estrés como la carga del patógeno en la población, el mantenimiento de niveles de oxígeno óptimos y mantener las temperatura ambiental estable y baja.

Como tratamiento a esta enfermedad, tradicionalmente se ha venido recomendando el uso de antibióticos (eritromicina) con el alimento a concentraciones de 50 mg/Kg pez/día durante 12 días.

Las vacunas:

Las vacunas representan una de las herramientas más importantes para reemplazar el uso de antibióticos en el tratamiento de las enfermedades de los peces y ha tenido mucho éxito en la producción piscícola comercial.

Las primeras vacunas para peces aparecieron a finales de los años 1970s / principio de 1980s, y funcionan al exponer el sistema inmunitario del pez a un antígeno, permitiendo al sistema inmunológico desarrollar una respuesta, acelerando de esta forma la respuesta ante infecciones provocadas por el organismo patógeno específico.

Aunque muchos piscicultores novatos prefieren no hacerlo, debido a que este es un proceso costoso, estresante y consume tiempo, en el cultivo comercial intensivo de peces este procedimiento se ha convertido en parte obligatoria del protocolo de producciónintensiva.

Antes de utilizarse las eficaces vacunas a base de aceite, los productores piscícolas perdían hasta el 50 por ciento de sus poblaciones, y predominaba la percepción pública negativa por el excesivo uso de antibióticos en la alimentación animal, y la potencial contaminación ambiental.

Entre los beneficios de la vacunación en peces sometidos acultivo destacan:

  • Protección de la enfermedad durante todo el ciclo de producción. 
  • Incremento de la producción. 
  • Mejora de la relación de conversión de alimentos (FCR). 
  • Reducción en el requerimiento de antibióticos. 
  • Reducción del potencial de resistencia a los antibióticos.
  • Producción sostenible a largo plazo. 
  • Producción predecible. 
  • Seguridad alimenticia. 
  • Confianza del consumidor.

De las cepas de Streptococcus identificadas, S. agalactiae es la más perjudicial desde el punto de vista económico, y provoca una mortalidad generalizada y morbilidad en los peces de mayor tamaño.

Afortunadamente, a partir del año 2014, llegan al mercado mundial vacunas específicas para ayudar a proteger a la tilapia de cultivo contra esta enfermedad, y estudios moleculares realizados con cepas de diferentes áreas geográficas de Latinoamérica, mostraron que todas las cepas aisladas en la región, son del serotipo Ib y son idénticas o muy similares entre ellas.

Hoy por hoy se vienen comercializando vacunas contra la cepa 1 TiLacon muy buenos resultados, con dosis de 0,05 ml por pez de 15 a 80 gramos vía intra peritoneal, en ejemplares pre anestesiados, previaayuna de al menos 24 horas antes de la vacunación.

Los estudios clínicos han demostrado que la protección comienza a las cinco semanas post vacunación y que la duración de la inmunidad es de al menos 8 meses post vacunación.

La seguridad de estas vacunas ha sido confirmada en varios estudios realizados por la casa fabricante,tanto en laboratorio como en campo, y en los mismos no se han evidenciado reacciones tóxicas después de la vacunación y las reacciones locales como adherencias y pigmentación en la cavidad abdominal post vacunación son muy leves, y la puntuación para las adherencias es < 1 hasta los 8 meses después de la vacunación.

Por otra parte, las reacciones locales registradas en los peces no influyen negativamente en el crecimiento o la calidad del pez al momento de la cosecha.

Lamentablemente para nuestro país, estas vacunas no se encuentran en el mercado nacional, dado el poco desarrollo de la actividad piscícola comercial que poseemos, lo que hace anti económico su importación y comercialización.

Cualquier productor que cultive tilapias de manera intensiva en nuestro país, deberá extremar los controles preventivos para evitar la proliferación de estos patógenos en sus cultivos, y minimizar el posible riesgo de la enfermedad en sus instalaciones. Corregir potenciales apariciones con el uso de antibióticos, o proceder a su importación directa desde Panamá, como centro de distribución más cercano.

Seguiremos intentándolo….


Germán Robaina G. es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.

Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *