Cómo un cultivo de cobertura de centeno ayuda a controlar el moho blanco de la soja


En la lucha en varias etapas contra las enfermedades crónicas de la soja, los cultivos de cobertura son de particular importancia, ya que engañan al patógeno.


El moho blanco, también conocido como pudrición del tallo por esclerotinia, es una enfermedad de la soja difícil de eliminar del campo. 

El hongo Sclerotinia sclerotiorum persiste en el suelo año tras año como masas duras y negras de micelio (esclerocios). Los esclerocios germinan cerca de la superficie del suelo, formando pequeñas estructuras con forma de hongo, de color tostado a gris, llamadas apotecios. Los apotecios producen ascosporas, que se propagan con las corrientes de aire e infectan primero las flores de soja y luego la infección se propaga a los tallos. Los lotes de semillas pueden estar contaminados con esclerocios y las semillas pueden estar contaminadas con el patógeno. El rango de huéspedes de este patógeno incluye muchos cultivos de hoja ancha y otras plantas, pero no cereales pequeños ni maíz.

En un artículo publicado en el portal www.ilsoyadvisor.com , dos expertos estadounidenses en soja describen medidas para controlar el moho blanco. Crystal Williams, agrónoma certificada y consultora de extensión, nos recuerda la importancia de una limpieza rápida de las cosechadoras: “Uno de los indicadores rápidos de que su campo de soja tiene moho blanco son las notorias manchas dispersas de plantas muertas causadas por los fuertes vientos y la lluvia. Los tallos de la soja afectada están cubiertos de crecimientos blancos y mohosos, y habrá esclerocios negros duros en el exterior y el interior de los tallos, similares a los excrementos de los roedores. Estos esclerocios eventualmente propagarán la enfermedad al suelo y contaminarán la cosechadora si el equipo no se limpia a fondo después de la cosecha. 

El moho blanco es común en campos de alto rendimiento y donde se aplica estiércol. Cualquier práctica que reduzca el flujo de aire a través del dosel también promoverá el desarrollo de moho blanco: es decir, altas poblaciones de plantas, hileras estrechas, áreas bajas del campo y fechas de siembra tempranas.

Si hay moho blanco en un campo, planifique su cosecha de modo que pueda limpiar a fondo la cosechadora inmediatamente después de cosechar el campo. Si la enfermedad aparece tarde, es poco probable que los rendimientos se vean muy afectados. Cuanto antes apareciera la presión de la pudrición del tallo por esclerotinia, más pesimista sería el pronóstico. Desafortunadamente, no veremos señales en el campo hasta que se desarrolle la infección. Como medida preventiva, recomiendo considerar aumentar el número de cultivos de maíz en su rotación de cultivos. En particular, se lograron buenos resultados con una rotación de cultivos de 2 a 3 años de maíz y un año de soja. En términos de labranza, debes intentar minimizar la mezcla de los 5 cm superiores, ya que es aquí donde los esclerocios prosperan en el perfil del suelo. Las opciones de control incluyen variedades de soja resistentes al moho blanco, control fungicida y un cultivo de cobertura de centeno. La siembra de centeno de invierno para combatir el moho blanco, recomendada por varias universidades, ya está siendo utilizada por los agricultores con buenos resultados. Laminar este cultivo de cobertura reduce la incidencia y la gravedad del moho blanco debido a los efectos antifúngicos de las raíces del centeno en el perfil del suelo”. 

Kevin Erb, coordinador de programas de educación en agronomía de la Universidad de Wisconsin, añadió: “Nuestra investigación en Wisconsin ha demostrado que los cultivos de cobertura y los granos pequeños en rotación reducen los problemas de moho blanco de las siguientes maneras. El cultivo de cobertura imita el microclima necesario para que los esclerocios liberen esporas (alta humedad, pasto denso) como ocurre en el escenario de infección de la soja, pero en la época equivocada del año. Por lo tanto, cuando la soja florezca, habrá menos esclerocios que liberen esporas”.

(Fuente: www.ilsoyadvisor.com. Foto: Dean Malvick, Universidad de Minnesota).