Acuicultura y piscicultura Articulistas Pesca Venezuela

Consumo de tilapia cruda relacionada con brote de Streptococcus


Germán Robaina G.

Robainag@gmail.com


Como es bien conocido por la mayoría de nosotros, una de las grandes ventajas que se atribuyen al cultivo de tilapias, es su gran resistencia a diferentes enfermedades y su tolerancia a condiciones de confinamiento a elevadas densidades de siembra. Sin embargo, el cultivo de la especie bajo condiciones de escasa salubridad, suelen evidenciar que esta resistencia tiene sus límites, y ante la proliferación desmedida de bacterias y virus en los recipientes de cultivo   -promovidos principalmente por la escaza recirculación de agua y la calidad de los alimentos- suelen generarse brotes infectocontagiosos de importancia tanto desde el punto de vista económico, como para la salud de los consumidores.

Según nota publicada por The Fish Site el pasado 23 de junio finalmente se ha confirmado la vinculación de tilapias cultivadas con un brote de Streptococcus, que en el 2015 afectó a 146 personas en Singapur, y llevó a la FAO a emitir un «informe de perfil de riesgo» para crear conciencia sobre la amenaza.

Para ese año (2015), alrededor de 146 personas se enfermaron después de comer un plato tradicional de pescado crudo de agua dulce en Singapur, y a varias personas finalmente se les tuvo que amputar las extremidades por haber desarrollado una intoxicación de la sangre relacionada con una bacteria Streptococcus agalactiae, también conocida como estreptococo del grupo B (SBS), cuya cepa específica responsable del brote fue una secuencia única tipo 283 (ST283). 

El Dr. Tim Barkham, profesor asociado del Hospital Tan Tock Seng en Singapur, identificó por primera vez el riesgo para la salud humana, expresando su sorpresa, ya que no se sabía que la enfermedad invasiva por EGB en las personas fuera transmitida por los alimentos, y que afectara a adultos sanos, ya que esto es muy poco común.

La Dra. Mags Crumlish, profesora titular de seguridad alimentaria y sostenibilidad del Instituto de Acuicultura de la Universidad de Stirling, quien identificara al GBS ST283 en la tilapia de agua dulce cultivada, informó que esta cepa de GBS hipervirulenta (ST283) es única, y hasta ahora solo se ha confirmado en tilapia cultivada en el sudeste asiático y Brasil, aunque la enfermedad por GBS debida a ST283 también se ha confirmado en China, Hong Kong, Laos, Tailandia y Vietnam.

La Dra. Fiona Harris, profesora asociada de ciencias de la salud en la Universidad de Stirling, comentó que, aunque en el sudeste asiático las recetas tradicionales que utilizan pescado crudo o ligeramente cocido son alimentos populares (pescado adobado en jugo de limón y ají, pescado fermentado o en conserva, entre otros), el único método eficaz conocido para evitar el efecto de esta cepa es el calentamiento o la cocción, señalando además que la congelación no es una medida de control eficaz.

Las enfermedades que puede causar esta práctica pueden ser graves, aunque no siempre obvias ni inmediatas, y en algunos casos pueden dificultar el diagnóstico y tratamiento a tiempo.

Si bien se realizan más investigaciones, se comparten los siguientes consejos para reducir el riesgo:

  • Descarte de peces visiblemente anormales / enfermos, sin embargo, peces de apariencia saludable no son garantía de seguridad.
  • Consuma únicamente peces debidamente cocinados.
  • No existe evidencia de que los métodos tradicionales de preparación de pescado sin tratamiento térmico sean efectivos.
  • La congelación no es una medida de control eficaz.

En momentos que realizan grandes esfuerzos para tratar de flexibilizar las normas que rigen el cultivo de esta especie en al país, hacemos un llamado a los colegas piscicultores para minimizar prácticas de cultivos que puedan promover la aparición de enfermedades en los recipientes de cultivo debido a deficientes protocolos de manejo, informar lo más pronto posible sobre cualquier “anormalidad” en los ejemplares cultivados que pudiera hacer sospechar sobre algún brote infecto-contagioso de importancia, y evitar a toda consta el consumo de carne cruda de los ejemplares cultivados.

Tan solo con la aplicación de buenas prácticas para el cultivo de la especie (manual disponible) y la participación y colaboración de todos nosotros, podremos minimizar posibles daños.


Germán Robaina es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com