Agricultura Articulistas Fertilización y Riego México

Contenido de nutrientes en las plantas: Su función

Foto referencial – tomada de Google

Ing. Roberto Sierra B.


Tomando muy en cuenta la “ley del mínimo” de Leibeg que reza, que el mínimo faltante en la planta, del mínimo elemento es decir, de los considerados elementos de traza será suficiente para poner en desequilibrio la nutrición del vegetal, es así que los fertilizantes mezclados para nutrir un determinado cultivo, deben estar en balance físico químico.

No siempre por desgracia sucede esto, ya que cuando el agricultor adquiere elementos simples por separados, ignora la forma correcta de mezclar los insumos. La consecuencia de este tipo de deficiencias puede ser una anatomía de la planta, que no le permita la distribución uniforme al interior de la misma, de los ingredientes metabolizados al interior de la misma.

SINTOMATOLOGÍA DE LAS DEFICIENCIAS

Iniciando pues con el tema, debemos decir que faltando la potasa se arrugan las hojas, se desarrollan poco y las ramas no crecen sanas. Esto lo vemos con cierta frecuencia en los cultivos de cítricos. Por este motivo la potasa ejerce importante influencia en la producción de los frutos.

El calcio ejerce una acción importante en el recambio material de las plantas verdes. Su acción no es inmediata sobre la formación del protoplasma, pero sirve como medio de transporte y es intermediario en las combinaciones para los productos secundarios. Un ejemplo se tiene en la recolección del rastrojo ya seco, que actualmente es un trabajo de temporada entre ciertos pequeños productores de maíz. Así pues si el calcio falta en la planta esta detiene su desarrollo. En efecto: este elemento es necesario para la formación y transformación del almidón en sustancias solubles difusibles. Sin el calcio se observa que el almidón forma cúmulos de granos en las células de las hojas. Influye, en fin, notablemente sobre la vivacidad de los colores (importante para nuestros floricultores), sobre el desarrollo de los frutos, sobre la riqueza azucarada y sobre la producción. Especialmente las plantas de hueso sacan mucha ventaja de su presencia. El calcio favorece también el desarrollo de las bacterias que pueblan el suelo valoradas como benéficas y así pues conserva el terreno en buen estado agronómico.

Exponemos un concepto y criterio respecto del uso del magnesio en su aplicación agrícola. Este elemento raras veces se incluye en programas de fertilización, aplicados a los programas de nutrición de  los cultivos en general. En el ejercicio práctico de nuestra profesión lo hemos utilizado en sus cualidades de alto digestor, cuando en el cultivo del trigo y con uso del riego rodado, se producen encharcamientos que ocasionan reblandecimiento de los tejidos radicales y del tallo, cuando el agua se calienta por efecto de calor solar. Una dosis media (25 kilos por hectárea), resolverá el problema cuando la planta esta en proceso de formar espigas.

La función del magnesio es diversa; es cierto, sin embargo, que faltando este elemento el fruto no crece; el magnesio se encuentra en cantidad notable en las semillas y en las puntas de los brotes.

ELEMENTO AGUA COMO FACTOR

El agua es absorbida también por las raíces, puesto que entra como disolvente de los materiales nutritivos. Entra, además, como constituyente de la planta e influye sobre la elasticidad de los tejidos y sobre la rapidez de su desarrollo. Las plantas xerofitas, o de desierto construyen  espinas y micrones que los botánicos consideran hojas modificadas; los agaves como el tequilero tienen elasticidad en sus hojas o pencas cuando se cultivan bajo régimen de riego, o mantienen una constante de humedad aunque sea mínima. En condiciones de “resequedad “las pencas son quebradizas. En los años secos se desarrollan poco las ramas y los frutos.

MECANISMOS EN LAS HOJAS

La actividad de las hojas se verifica por medio de los estomas (poros) por estos estomas penetra el bióxido de carbono o anhídrido carbónico del aire que, unido a los elementos del agua, da origen al almidón y luego al azúcar. Bajo esta última forma emigra con las grasas de célula a célula en los frutos y en todas aquellas partes donde se necesita desarrollo herbáceo o acumulación de sustancias de reserva. De esto resulta evidente la importancia que tienen las hojas en el desarrollo de una planta y en su fertilidad respectiva. Cuanto más rica de hojas bien desarrolladas es una planta, tanto más se desarrollan sus raíces.

Permítasenos mencionar una vez más las tres etapas que tiene una planta en desarrollo. La primera es la etapa vegetativa en la cual el vegetal desarrolla la masa foliar; la etapa traslocativa , que es en la cual el mecanismo de movimiento traslada las sustancias fabricadas a distintas partes y la etapa reproductiva en donde se forman las semillas, para conservación natural de la especie.

Así pues cada uno de los ahora 57 elementos de la Tabla periódica que se aplican en la nutrición de los cultivos en los países con agricultura altamente tecnificada, contrasta con los apenas 14 que aplicamos en la nutrición de nuestros cultivos, de nación en desarrollo. Para lograr aquellos un vegetal integralmente completo; nosotros, un vegetal con alta deficiencia en rendimientos de campo y calidad.

BREVE RESUMEN DE COMPOSICIÓN Y NUTRICIÓN

Aunque el subtitulo nos lleve a pensar en un final del tema, en verdad lo exponemos como un espacio de reflexión; así, resumiendo cuanto se ha dicho sobre la nutrición y sobre los materiales de que se compone la planta hemos de deducir ( sin alterar lo ya conocido), que las raíces absorben todos los materiales constituyentes menos el carbono, que es proporcionado por el aire. Estos materiales pues, son absorbidos bajo forma de sales disueltas en el agua.

Ya es tiempo de que el agricultor se entere, para bien de su bolsillo y los rendimientos de expectativa, cual es la función y como puede lograr que cada uno de los elementos de nutrición , concurra en el mecanismo que sigue la fisiología vegetal. Lo anterior es apenas una breve reflexión respecto de cómo nos vamos con la finta de la publicidad. Para muestra el botón siguiente: se anunciaba la bondad de un producto de ayuda a la digestión humana; el singular anuncio decía que, “todos sabían si aliviaba, pero nadie sabía como”.

LOS ACIDOS Y LAS BASES

A continuación exponemos la explicación del subtitulo

              Ácidos: uno; ácido carbónico , dos; ácido nítrico, tres; ácido fosfórico, cuatro; ácido sulfúrico, cinco; agua (elemento medio). Bases: seis; potasa, siete; Cal, ocho; magnesio, nueve; oxalato de hierro.

            Así pues tenemos: Ácidos + Bases = Sales nutritivas.

Ha de tenerse presente que estas sales no son  asimiladas por la planta con la misma energía. En orden decreciente, son asimiladas: la potasa, la cal, el nitrógeno, el ácido fosfórico, el magnesio, el óxido de hierro y el ácido sulfúrico.

El nitrógeno y el ácido fosfórico se encuentran el casi todos los terrenos en pequeñísima cantidad. De ahí la necesidad de suministrarlos con los abonos.

El potasio y la cal faltan especialmente en los terrenos arenosos y humíferos, mientras que abundan en los terrenos arcillosos y de aluvión o con contenido limoso. Sin embargo, teniendo en cuenta que en el cultivo de frutales estos extraen una gran cantidad de estos elementos, es conveniente y saludable al bolsillo y a la cosecha suministrarlos con cierta frecuencia, tanto más cuanto que la cal mejora también físicamente el terreno. ¿cuál de los tres tipos : cal viva , calhidra, colas de horno “algunas veces llamada simplemente cal agrícola”? la respuesta la tiene él , o los técnicos de servicio al productor agrícola.

El contenido de los elementos nutritivos aumenta de la raíz al tallo, de éste a las ramas y de éstas a las hojas. En los frutos, en cambio, disminuye. Sobre las hojas y sobre y sobre las ramillas de fruto se acumulan los materiales destinados a formar y desarrollar el fruto. Ejemplo aguacatero y árbol de mango requieren la presencia de cuatro a seis hojas por fruto.

El núcleo contiene más sustancias nutritivas que la pulpa del fruto. La máxima cantidad de agua y de sustancias orgánicas esta contenida en las semillas y frutos y después de estos, en los tallos y ramas, pero estas últimas contienen sin embargo el máximo de cenizas. Preguntar al técnico por la aclaración. De aquí la necesidad de abonar mucho las plantas jóvenes, los viveros, puesto que con el desarrollo herbáceo que se verifica se alcanza la máxima extracción de materiales minerales.

En el desarrollo del fruto influye notablemente el agua, o por mejor decir, la frescura del terreno. En un terreno seco se produce siempre poca fruta y no muy sabrosa; no olvidemos que los organismos vegetales se establecen con tres características de humedad: los hay que prefieren terreno fresco, los que prefieren terreno húmedo y los que viven bien en terreno mojado. Ejemplo los sauces.

El autor es productor asesor-consultor

Roberto Sierra B.  es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com