Articulistas Biblioteca de artículos científicos Piscicultura Venezuela

Desinfectantes, antisépticos, antiparasitarios y antimicrobianos de uso común en piscicultura. (I Regulaciones de la FDA)


Ofrecemos en esta breve serie, un recuento de los procedimientos, productos antisépticos, desinfectantes, antiparasitarios y antimicrobianos aprobados para su uso en prácticas piscícolas por parte la Administración de Alimentos y Medicamentos Americana (FDA), la Agencia Europea del Medicamento (EMA), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el CODEX Alimentarius, y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), como información referencial para las actividades piscícolas nacionales, en donde estas normas no han sido promulgadas.


Germán Robaina G.

robainag@gmail.com


En la piscicultura, como en la mayoría de las explotaciones agropecuarias, es importante disponer de medidas de higiene y control que eviten la aparición enfermedades, especialmente las de carácter transmisible.

Para ello es necesario generar un buen nivel de inmunidad, que le permita a los ejemplares aumentar la resistencia frente a agentes patógenos mediante vacunas, mejoras genéticas, incremento natural de la inmunidad, manipulación del ambiente con medidas higiénicas, profilácticas y de desinfección, establecimiento de la terapia adecuada lo antes posible cuando se detecta una enfermedad, así como  las inspecciones sanitarias regulares, así como la certificación de huevos, larvas, postlarvas, alevines y/o adultos.

En el cultivo de peces, se da mayor énfasis a la prevención que a la curación de enfermedades, ya que, a la larga, la prevención resulta más barata e impide el problema de toxicidad del medio ambiente y de residuos en los peces.

Según lo establece el Código Sanitario para los Animales Acuáticos de la OIE, los criadores tienen la responsabilidad de implementar programas de salud en sus establecimientos con el fin de mejorar la sanidad de los ejemplares sometidos a cultivo y la seguridad sanitaria de los alimentos mediante una planificación adecuada de las estrategias de producción para garantizar la salud de los ejemplares.

Para garantizar esto, el productor debe recurrir a la implementación de programas de bioseguridad, cría, alimentación, vacunación, mantenimiento de una buena calidad del agua, uso de desinfectantes, antisépticos, antiparasitarios y/o antimicrobianos. Estos últimos, sólo si son prescritos por un veterinario u otro profesional autorizado y, además, respetar sus recomendaciones en materia de posología, método de aplicación y periodo de suspensión, almacenamiento, manipulación, correcto desecho y mantener un registro de los agentes utilizados, conservar los resultados de las pruebas de sensibilidad y bacteriológicas, mantener estos registros a disposición de los veterinarios, e informar la existencia de enfermedades recurrentes y de la falta de eficacia del tratamiento de los agentes utilizados, si este fuera el caso.

Razones para el uso de drogas en las actividades piscícolas

Según el FDA las razones para el uso de drogas en la piscicultura incluyen la necesidad de:

1. Tratar y prevenir enfermedades,

2. Controlar los parásitos,

3. Afectar la reproducción y el crecimiento, y

4. Sedar a los ejemplares.

Sin embargo, el uso de drogas en peces plantea un peligro potencial para la salud humana, ya que muchas de estas sustancias pueden ser tóxicas, alergénicas o cancerígenas, y/o pueden causar resistencia en patógenos que afectan a los seres humanos.

Para controlar este peligro, los medicamentos a ser utilizados en ejemplares destinados al consumo humano, ya sean como medicamentos directos o para su adición a los alimentos, deben ser debidamente avaluados y aprobados para tales fines.

El uso de drogas no aprobadas o el uso indebido de drogas aprobadas en peces sometidos a cultivo plantea un peligro potencial para la salud humana. Estas sustancias pueden ser tóxicas, alergénicas o cancerígenas, y/o pueden causar resistencia a los antibióticos en patógenos que afectan a los seres humanos. Para controlar este peligro, los medicamentos para su uso en animales de alimentos, ya sean para medicamentos directos o para adición a la alimentación, deben ser previamente aprobados.

Como quiera que se han autorizado relativamente pocos medicamentos para la piscicultura, este factor suele conducir al uso inapropiado de medicamentos no aprobados, productos químicos de propósito general o medicamentos aprobados de una manera que se desvía de las instrucciones originalmente señaladas en las respectivas etiquetas que especifican las especies para las que el medicamento está aprobado, enfermedad u otras circunstancias para su uso; régimen de dosificación, y otras limitaciones, tales como la vía de administración y el tiempo de retiro.

Medicamentos aprobados por la FDA

Los medicamentos de uso acuícola aprobados por la FDA son:

-Gonadotropina Coriónica

-Formalina:

-Cloranfenicol

-Metasulfonato de Tricaina (MS-222)

-Oxitetraciclina

-Peróxido de Hidrogeno

-Sulfamerazina

-Combinación Sulfadimethoxina/ormetoprim

Medicamentos acuícolas de baja regulación por parte de la FDA

Se identifican como medicamentos de uso acuícola que, aunque no aprobados, son de baja regulación cuando se utilizan en peces destinados a consumo.

-Ácido Acético

-Ajo

-Cebolla

-Cloruro de Calcio

-Cloruro de Potasio

-Cloruro de Sodio

-Dióxido de Carbono

-Hidrocloruro de Tiamina

-Hielo

-Iodo Povidona

-Óxido de Calcio (cal agrícola)

-Papaína

-Sulfato de magnesio

-Sulfito de Sodio

-Tierras de batán (bentonitas cálcicas)

-Urea y Ácido tánico

Medicamentos de uso acuícola restringidos por parte de la FDA

La FDA también identifica una serie de medicamentos y/o familias de medicamentos utilizados tradicionalmente en peces que no deben utilizarse en peces que se van a destinar al consumo, a menos que se obtenga una aprobación previa:

• Nitrofuranos;

• Fluoroquinolonas

• Quinolonas;

• Verde Malaquita;

• Hormonas esteroides.

Medicamentos prohibidos por la FDA para uso no indicado en las etiquetas

Medicamentos y familias de medicamentos que están prohibidos para un uso diferente al autorizado en su etiqueta en animales destinados a la alimentación y que no ha sido aprobado su uso en peces.

• Cloranfenicol;

• Clenbuterol;

• Dietilstilbestrol (DES);

• Dimetridazol, Pronidazol y otros Nitroimidazoles;

• Furazolidona

• Nitrofurazona;

• Sulfonamidas (excepto sulfadimetoxina)

•Fluoroquinolonas (Enrofloxacino, Sarafloxacina)

• Glicopéptidos (Vancomicina)

Política de Complacencia.

La FDA reconociendo que existen patologías para las cuales no hay tratamientos aprobados. Para estos casos, se estipuló la denominada Guía 7125.06), que permite que una droga autorizada de una forma diferente a la indicada pueda ser empleada por un veterinario registrado en los casos en que los animales tengan una alta probabilidad de morir.

En próximas entregas ofreceremos información sobre las regulaciones de la Unión Europea, FAO Y Codex alimentarius relacionadas con el tema.


Germán Robaina G. es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.

Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *