Agricultura Economía Estados Unidos

El cambio climático redujo la productividad agrícola mundial en un 21% desde la década de 1960

UMD ayuda a cuantificar cómo el cambio climático ha frenado el crecimiento de la productividad agrícola mundial
Cosecha. Crédito: Edwin Remsberg, Universidad de Maryland

La Universidad de Maryland (UMD) ha colaborado con la Universidad de Cornell y la Universidad de Stanford para cuantificar los efectos del cambio climático provocados por el hombre en el crecimiento de la productividad agrícola mundial por primera vez. 


por la Universidad de Maryland


En un nuevo estudio publicado en Nature Climate Change,Los investigadores desarrollaron un modelo sólido de los efectos del clima sobre la productividad, analizando la productividad tanto en presencia como en ausencia de cambio climático. Los resultados indican una reducción del 21% en la productividad agrícola mundial desde 1961, lo que según los investigadores equivale a perder por completo los últimos 7 años de crecimiento de la productividad. Este trabajo sugiere que la agricultura mundial se está volviendo cada vez más vulnerable a los efectos del cambio climático en curso, y las regiones más cálidas como África, América Latina y el Caribe son las más afectadas.

Ver: La producción agrícola y la soberanía alimentaria en Venezuela

«Nuestro estudio sugiere que el clima y los factores relacionados con el clima ya han tenido un gran impacto en la productividad agrícola «, dice Robert Chambers, profesor de Economía Agrícola y de Recursos (AREC) en la UMD y un estimado investigador de productividad agrícola. «Usamos el modelo en este documento para estimar cómo se habrían visto los patrones de productividad total de los factores en ausencia del cambio climático».

La productividad total de los factores es un cálculo que se utiliza para medir el crecimiento de una industria, en este caso la agricultura. Sin embargo, la agricultura es una industria única porque no todos los insumos que determinan la productividad están bajo el control directo del agricultor, como el clima, por ejemplo. Chambers y Ariel Ortiz-Bobea (autor principal de este trabajo de la Universidad de Cornell y ex alumno de la UMD AREC) han sido pioneros en nuevos cálculos de productividad en agricultura para incluir datos meteorológicos de una manera que no se ha abordado históricamente, aportando nueva precisión a este tipo de modelos climáticos.

Ver: La producción agrícola y la soberanía alimentaria en Venezuela

«Cuando un agricultor toma una decisión económica como qué plantar en junio, no sabremos necesariamente el resultado de esa decisión hasta 6 meses después», explica Chambers. «Por lo tanto, hay una diferencia clara entre la entrada y la salida, y los eventos aleatorios como el clima pueden afectar eso gravemente. La productividad es esencialmente un cálculo de sus entradas en comparación con sus productos, y en la mayoría de las industrias, la única forma de obtener crecimiento es con nuevos insumos . Históricamente, la medición de la productividad agrícola no ha incorporado datos meteorológicos, pero queremos ver las tendencias de estos insumos que están fuera del control del agricultor «.

En este caso, los datos meteorológicos fueron una parte integral del modelo, y analizaron la productividad tanto en presencia como en ausencia del cambio climático. Si bien el trabajo anterior de Chambers en Science Advances brinda detalles sobre los efectos regionales específicos del cambio climático en la productividad agrícola de EE. UU., Este documento tenía un enfoque más global.

«Nuestro estudio nos permite comparar los efectos de Estados Unidos en relación con otras regiones del mundo», dice Chambers. «Los impactos para Estados Unidos son mensurables y negativos, pero parecen ser mucho menores que para otras regiones, en particular África».

Ver: Inconsistencias en política agrícola ralentizan participación de jóvenes africanos en el sector

De hecho, el estudio encuentra que si bien el crecimiento de la productividad agrícola mundial se ha desacelerado en aproximadamente un 21% desde 1961, áreas como África, América Latina y el Caribe que se encuentran en regiones climáticas más cálidas ya han experimentado una desaceleración del crecimiento del 26-34%. Estados Unidos parece estar menos afectado, con ralentizaciones en el crecimiento de aproximadamente un 5-15%.

«Algunas personas piensan en el cambio climático como un problema lejano, algo que debería preocupar principalmente a las generaciones futuras. Pero esto pasa por alto el hecho de que los humanos ya han cambiado el clima», dice Ortiz-Bobea. «En general, nuestro estudio encuentra que el cambio climático antropogénico [provocado por el hombre] ya está teniendo un impacto desproporcionado en los países más pobres que dependen principalmente de la agricultura. Parece que el progreso tecnológico aún no se ha traducido en una mayor resiliencia climática».

Ver: ¿Sabía usted? Un servicio de extensión agrícola y de asistencia técnica

«No es lo que podemos hacer, pero es hacia donde nos dirigimos», agrega Chambers. «Esto nos da una idea de las tendencias que nos ayudarán a ver qué hacer en el futuro con los nuevos cambios en el clima que van más allá de lo que hemos visto anteriormente. Se prevé que tengamos casi 10 mil millones de personas para alimentar en 2050, así que asegúrese de nuestra productividad no solo es estable, sino que crecer más rápido que nunca es una gran preocupación «.




WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com