Agricultura Ciencia e Investigación Europa Fruticultura

El papel ecológico del aroma de la fruta


Las frutas son una fuente de alimento muy valiosa. Están llenos de nutrientes sabrosos y saludables y, a menudo, se caracterizan por exhibiciones de colores atractivos y un aroma atractivo. 


por el Centro Alemán de Primates


Sin embargo, aún no está claro qué fuerzas evolutivas llevaron a las frutas a adquirir una gama tan diversa de diferentes rasgos atractivos. En dos nuevos estudios, científicos del German Primate Center y sus socios de colaboración internacional muestran que el aroma de frutos maduros puede ser una adaptación cuya función es atraer a los primates para que consuman los frutos y consecuentemente dispersar sus semillas.

Las plantas inmóviles dependen de vertebrados como primates, pájaros y murciélagos, que dispersan sus semillas en grandes extensiones. Se sabe desde hace mucho tiempo que las frutas carnosas han evolucionado para ser atractivas para estos vertebrados. A cambio de los servicios de dispersión de semillas, proporcionan pulpas carnosas ricas en nutrientes como azúcares, grasas, proteínas, vitaminas y minerales. Además, muchas frutas adquirieron características como exhibiciones coloridas, que aumentan su detectabilidad y atractivo para los dispersores de semillas de vertebrados. El aroma de la fruta, al igual que el color, puede anunciar la madurez y la calidad a los dispersores de semillas que dependen en gran medida de su sentido del olfato. Sin embargo, hasta hace poco, esta idea ha recibido muy poca atención.

Primates como dispersores de semillas

Los primates se encuentran entre los dispersores de semillas más importantes de los ecosistemas tropicales. Hasta hace poco, se los consideraba principalmente animales visuales cuya dependencia del sentido del olfato es limitada. Sin embargo, varios estudios de los últimos años indican que los primates poseen un sentido del olfato bien desarrollado. Por lo tanto, las frutas que dependen de los servicios de dispersión de semillas de primates también pueden haber evolucionado para anunciar su madurez y calidad a través del aroma de la fruta madura .

El aroma de la fruta anuncia la madurez

Dos estudios recientes, dirigidos por científicos del Centro Alemán de Primates en colaboración con científicos de Alemania, Suecia y México, han probado esta hipótesis y proporcionan la primera evidencia de que el aroma de la fruta puede ser una adaptación cuya función es anunciar la madurez de los primates dispersores de semillas. . En un estudio, el grupo examinó los patrones de emisión de olores de frutas maduras e inmaduras. Se recolectaron muestras de olores de frutas en la estación de campo DPZ en el corazón de la selva amazónica peruana. Los resultados mostraron que las frutas dispersadas por primates tienden a cambiar sus perfiles de olor al madurar, proporcionando así una firma de aroma única y confiable que puede permitir a los primates identificar las frutas maduras. Por el contrario, las frutas dispersadas por las aves, que tienden a depender de la visión más que del sentido del olfato, no cambian sus perfiles de olor al madurar. Como resultado, los olores de las frutas maduras dispersas por las aves son muy similares a los de las frutas inmaduras y el aroma de la fruta no es una señal confiable de madurez en estas especies. El hecho de que un cambio sustancial de olor sea aparente solo en frutas dispersadas por primates indica que no es un subproducto de la maduración de la fruta lo que caracteriza a todas las frutas carnosas, sino más bien un rasgo que está presente solo en frutas cuyo principal dispersor de semillas probablemente use el olor para identificar frutas maduras.

Los monos identifican las frutas maduras por su olor.

En consecuencia, un segundo estudio intentó examinar qué tan bien los primates pueden «trabajar» con las señales de olor proporcionadas por estas frutas. Los científicos crearon varias mezclas de olores sintéticos que imitaban los olores de frutas maduras e inmaduras, así como frutas de diversos grados de madurez. Luego realizaron experimentos con monos araña, una especie que se especializa en frutas maduras y brinda servicios de dispersión de semillas a muchas especies de plantas. Los experimentos probaron si los monos araña pueden discriminar entre los olores de frutas maduras y frutas inmaduras o parcialmente inmaduras. Los resultados fueron claros: los monos araña sobresalieron en la tarea. Discriminaron fácilmente entre los olores y fueron capaces de utilizar repetidamente esta capacidad para localizar con éxito las recompensas. Estos resultados confirman que los monos araña son capaces de confiar en los olores emitidos por las frutas para identificar que están maduras. Además, pueden hacerlo incluso cuando el olor de las frutas verdes se vuelve cada vez más similar al olor de las frutas maduras. Así, frutoel olor es una señal confiable que permite a los monos araña identificar frutas maduras.

“Tomados en conjunto, nuestros estudios demuestran por primera vez que el agradable aroma que caracteriza a muchas frutas maduras puede tener una importante función ecológica de mediar la comunicación entre plantas y primates que dispersan sus semillas”, dice Omer Nevo, autor principal de ambas publicaciones. «Los primates se benefician de la capacidad de identificar frutas maduras de manera fácil y confiable. A cambio, las plantas se seleccionan para proporcionar frutas olorosas que atraen a los primates y promueven la dispersión de semillas».


Leer más


1 COMMENTS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com