Mundo Agropecuario

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

Esclarecidos los orígenes genéticos de los primeros agricultores del mundo


Durante mucho tiempo, los orígenes genéticos de los primeros agricultores del Neolítico parecían estar en el Cercano Oriente. 


por la Universidad de Berna


Un nuevo estudio publicado en la revista Cell muestra que los primeros agricultores en realidad representaban una mezcla de grupos de cazadores-recolectores de la Edad de Hielo, que se extendieron desde el Cercano Oriente hasta el sureste de Europa. En el estudio participaron investigadores de la Universidad de Berna y del Instituto Suizo de Bioinformática SIB, así como de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz y la Universidad de Friburgo. El método que desarrollaron podría ayudar a revelar otros patrones de evolución humana con una resolución inigualable.

Los primeros signos de agricultura y un estilo de vida sedentario se encuentran en el llamado «Creciente Fértil», una región en el Cercano Oriente donde la gente comenzó a establecerse y domesticar animales y plantas hace unos 11.000 años. La cuestión del origen de la agricultura y el sedentarismo ha ocupado a los investigadores durante más de 100 años: ¿la agricultura se extendió desde el Cercano Oriente por difusión cultural o por migración? Los análisis genéticos de esqueletos prehistóricos hasta ahora respaldaron la idea de que los primeros agricultores de Europa descendían de poblaciones de cazadores-recolectores en Anatolia. Si bien ese puede ser el caso, este nuevo estudio muestra que los orígenes genéticos del Neolítico no pueden atribuirse claramente a una sola región. Población inesperada y complejaEsta dinámica se produjo a finales de la Edad del Hielo y condujo a la composición genética ancestral de las poblaciones que inventaron la agricultura y el sedentarismo, es decir, los primeros agricultores del Neolítico.

Los primeros agricultores surgieron de un proceso de mezcla que comenzó hace 14.000 años.

Análisis previos habían sugerido que las primeras personas del Neolítico eran genéticamente diferentes de otros grupos humanos de esa época. Poco se sabía sobre sus orígenes. Nina Marchi, una de las primeras autoras del estudio del Instituto de Ecología y Evolución de la Universidad de Berna y SIB dice que «ahora encontramos que los primeros agricultores de Anatolia y Europa surgieron de una población mezclada entre cazadores-recolectores de Europa y el Cerca del este.» Según los autores, el proceso de mezcla comenzó hace unos 14.000 años, al que siguió un período de extrema diferenciación genética que duró varios miles de años.

Un enfoque novedoso para modelar la historia de la población a partir de esqueletos prehistóricos

Esta investigación fue posible gracias a la combinación de dos técnicas: la producción de genomas antiguos de alta calidad a partir de esqueletos prehistóricos, junto con el modelado demográfico de los datos resultantes. El equipo de investigación acuñó el término «modelado demogenómico» para este propósito.

“Es necesario tener datos del genoma de la mejor calidad posible para que los últimos métodos estadísticos genómicos puedan reconstruir los procesos demográficos sutiles de los últimos 30 mil años en alta resolución”, dice Laurent Excoffier, uno de los autores principales del estudio. Excoffier es profesor en el Instituto de Ecología y Evolución de la Universidad de Berna y líder de grupo en SIB. Inició el proyecto junto con Joachim Burger de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia y Daniel Wegmann de la Universidad de Friburgo. Marchi agrega que «simplemente comparar la similitud de diferentes genomas antiguos no es suficiente para comprender cómo evolucionaron. Tuvimos que reconstruir las historias reales de las poblaciones estudiadas con la mayor precisión posible. Esto solo es posible con estadísticas genéticas de población complejas».

Clave de la interdisciplinariedad para resolver enigmas tan antiguos

Joachim Burger, de la Universidad de Mainz y segundo autor principal, enfatiza la necesidad de la interdisciplinariedad: «Tomó cerca de diez años reunir y analizar los esqueletos adecuados para tal estudio. Esto solo fue posible gracias a la colaboración con numerosos arqueólogos y antropólogos, que ayudaron anclar nuestros modelos históricamente».

La contextualización histórica fue coordinada por Maxime Brami, quien trabaja con Burger en la Universidad Johannes Gutenberg. El joven prehistoriador quedó sorprendido por algunos de los hallazgos del estudio: «Los primeros agricultores de Europa parecen descender de poblaciones de cazadores-recolectores que vivieron desde el Cercano Oriente hasta los Balcanes. Esto no era previsible arqueológicamente».

Hacia un modelo general de evolución de la población humana

Los datos genéticos de los fósiles (esqueletos) están gravemente dañados y deben procesarse en consecuencia usando bioinformática, como explica Daniel Wegmann de la Universidad de Friburgo y líder de grupo en SIB: «La reconstrucción de alta resolución de la prehistoria de los europeos solo fue posible gracias a métodos que desarrollamos específicamente para analizar genomas fósiles antiguos». Burger agrega: «Con estos enfoques, no solo hemos dilucidado los orígenes de las primeras poblaciones neolíticas del mundo, sino que hemos establecido un modelo general de la evolución de las poblaciones humanas en el suroeste de Asia y Europa».

“Por supuesto, las brechas espaciales y temporales permanecen, y esto no implica el final de los estudios sobre la evolución de los humanos en esta área”, concluye Excoffier. Por lo tanto, el plan de investigación del equipo ya está establecido; quieren complementar su modelo demográfico con genomas de las últimas fases del Neolítico y la Edad del Bronce para proporcionar una imagen cada vez más detallada de la evolución humana.


Más información: Joachim Burger et al, Los orígenes genómicos de los primeros agricultores del mundo, Cell (2022). DOI: 10.1016/j.cell.2022.04.00



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Salir de la versión móvil