Articulistas Biblioteca de artículos científicos Piscicultura Venezuela

Etapas básicas de un desarrollo piscícola intermedio de tilapias


Un desarrollo de Piscicultura Intermedia, corresponde a un centro de producción dimensionado y vinculando horizontalmente todas las unidades mínimas requeridas para el logro de una producción comercial continua de biomasa para el consumo humano (semanal, quincenal o mensual) de manera intensiva e integral, al menor costo y tiempo posible, minimizando el impacto de la actividad sobre el medio ambiente.


Germán Robaina G.

robainag@gmail.com


El grafico que acompaña a este artículo, corresponde a la visión del autor sobre los que debería contemplar un desarrollo piscícola integral de tilapias, sin embargo, como mencionamos en artículos anteriores, en un desarrollo de Piscicultura Intermedia no se contempla  actividades relacionadas con la producción de alimentos, producción de alevines, ni la transformación de la biomasa obtenida, y deben ser diseñados y dimensionados para que cuenten con todas las unidades e instalaciones mínimas requeridas, pero que nos garanticen una producción comercial continua, intensiva, integral y armónica de biomasa al menor costo posible, minimizando el impacto de la actividad sobre el medio ambiente.

Siete (7) etapas básicas incluimos en este proceso:

1.- Obtención de Crías

Dado lo poco voluminoso y escalonado de los requerimientos, la propuesta se basa en la adquisición de alevines en granjas especializadas existentes en el país, sin tener que recurrir a procesos de importación o producción vía hatchery.

Se deben utilizar crías debidamente masculinizadas, de lo contrario, la precocidad y fecundidad de estos peces generará problemas de sobrepoblación, enanismo y degeneración genética que impedirá que se pueda obtener una producción de alto valor comercial.

Los alevines a adquirir deberán ser genotípica y fenotípicamente de la mejor calidad posible, ya que de ello dependerá en gran medida el éxito de toda la operación de cultivo a desarrollar.

Para evitar controversias con respecto a la cantidad suministrada, debe convenirse un mecanismo de verificación del número de crías a obtener.

El transporte debe realizarse utilizando bolsas plásticas con oxígeno o recipientes trans­portadores diseñados a tal fin, sometiendo a las crías a un periodo de ayuno de por lo menos 24 h previo al momento del em­barque, lo que reduce su demanda respiratoria durante el traslado y mantiene condiciones del agua más limpias.

El agua utilizada para el llenado de bolsas o del transportador debe ser agua limpia, recomendándose agregar sal común a una concentración de 6-8 ppm como medida profiláctica por lesiones durante el embarque, además de reducir su demanda energética por osmorregulación.

Se recomienda que la crías sean tamizadas por tallas para facilitar el proceso de muestreo y evitar interacciones territoriales entre ellas, siendo recomendable que durante el proceso de embarque se mantengan excelentes condiciones de oxigenación en el agua, se eviten hacinamientos o maltrato de las crías, y llevar equipos de aireación y protección solar previniendo algún problema en el camino, siendo indispensable que el vehículo donde se transporten tenga una lona que evite la exposición directa al sol, de preferencia cajas o contenedores térmicos para mantener estable la temperatura del agua de embarque y so­bre todo que se evite durante el traslado movimientos bruscos que puedan causar lesiones, interacciones o estrés a las crías.

2.- Precría/CUARENTENA

Una vez en las instalaciones, se procede a un proceso de aclimatación de los ejemplares a la temperatura de los recipientes en los que van a ser colocados por lo menos por 30 minutos de duración.

Una vez aclimatados, se procede a la siembra, previo conteo preciso de la población total a sembrar por recipiente, recomendándose contar preferiblemente con un recipiente de Precría (Pc) para cada recipiente de Cría (Cr) utilizado.

El mes que se está utilizando para el proceso de Precría, debe ser aprovechado también para el proceso de cuarentena. Para ello, todos los ejemplares deben ser sometidos a baños preventivos con sal, y todo ejemplar que presente problema aparente de salud, debe ser descartado, separado del grupo y/o sometido a las rutinas de descarte de enfermedades.

Durante este lapso, los ejemplares deberán estar lo más aislados y cuidados posibles, procurando no exista mezcla de aguas de desecho con los recipientes de cultivo, contar con tratamiento preventivos contra potenciales contaminaciones y enfermedades, y mantener el menor contacto posible con el personal de granja no indispensable.

3.-LEVANTE, CRECIMIENTO Y ENGORDE

Transcurrido el proceso de Precría/Cuarentena, se realiza la siembra de los juveniles para iniciar el ciclo de levante, crecimiento y engorde, seleccionándose aquellos ejemplares que presenten las mejores características fenotípicas, y se colocan en los recipientes correspondientes según la frecuencia preestablecida (Pc1 a Cr1; Pc2 a Cr2, etc.)

Los ejemplares que presenten alguna deformación, anormalidad, bajo promedio ponderal y/o simplemente exceso de manchas en el cuerpo, preferiblemente deberán ser desechados.

El proceso de levante contempla la etapa de crecimiento de los juveniles con peso comprendido entre los 10 y 70 gramos. Se realiza con un buen porcentaje de recambio de agua, aireación permanente y recubrimiento total de malla para controlar la depredación.

El proceso de crecimiento comprende la cría de ejemplares entre los 70 y los 200 gramos. En esta etapa, por el tamaño de los ejemplares ya no es indispensable -aunque recomendable según la zona- el uso de sistemas de protección anti pájaros.

El proceso de engorde comprende la cría de ejemplares con pesos superiores a los 200 gramos hasta alcanzar el peso de cosecha pre establecido.

En lo particular, si se cuenta con suficientes recipientes, no es requerido un recipiente para cada una de estas etapas, ni el traslado de los ejemplares de un recipiente a otro.

4.- Cosecha:

Una vez que ejemplares alcanzan la talla pre establecida (1 lb o 450 gr en tilapia roja), se procede a su cosecha, mediante el vaciado del recipiente de cultivo y se capturan de los ejemplares, poco a poco, con la ayuda de un chinchorro de pesca.

Se recomienda iniciar la cosecha a primeras horas del día, a fin de minimizar el efecto del calor sobre la biomasa a cosechar, para lo cual se debe prever con antelación disponer de todos los equipos y materiales necesarios para la captura y el traslado de los peces vivos al local de procesamiento, elementos claves para garantizar la apariencia y la calidad del producto.

Los ejemplares a vender al mayoreo (caveros) se colocan en cestas plásticas con suficiente hielo para su transporte, y si algunos ejemplares se almacenan sin eviscerar, éstos deben congelarse lo más rápido posible a temperaturas de -4°C.

Para acelerar el proceso de vaciado del tracto digestivo de los organismos a ser cosechados, se recomienda detener el suministro de alimento 24 horas antes de iniciar la cosecha.

5.- Sacrificio – PROCESAMIENTO

Los peces trasladados al local de procesamiento deben ser ubicados en recipientes con suficiente hielo para lograr un producto de buena calidad (apariencia, sabor, olor, color) e inocuo para el consumidor final.

Una vez sacrificados, se procede a su procesamiento básico, se clasifican por tamaño, se retira cualquier ejemplar que presente alguna imperfección en su coloración, tamaño, forma, etc., y se almacenan enhielados en cestas plásticas para su comercialización, empaque y/o almacenamiento.

Todo lo anterior se debe realizar en un área limpia especialmente destinada a este fin, con equipos y materiales fabricados de materiales lisos, impermeables, no-corrosivos y no tóxicos que permitan su limpieza y desinfección.

6.- Comercialización – aLMACENAMIENTO:

Cinco presentaciones básicas solemos obtener:  1. entero fresco con escamas y vísceras (enhielado). 2. entero fresco, escamado y eviscerado. 3. entero congelado, escamado y eviscerado. 4. ahumado y 5. fileteado, y suelen ser comercializados mediante la venta directa a intermediarios distribuidores (caveros); venta directa en fresco a consumidores locales y/o venta vía mayoristas, supermercados y restaurantes especializados.

Sin embargo, una de las premisas básicas de la Piscicultura Intermedia, es evitar el sobredimensionamiento de las instalaciones hasta tanto no se haya consolidado y optimizado el proceso productivo, por lo que se recomienda buscar una asociación estratégica con una empresa procesadora y comercializadora, y no exagerar la producción simultánea de biomasa que pudiesen requerir excesivo personal e instalaciones de procesamiento. Contar con un adecuado número de recipientes para escalonar nuestra producción en cosechas semanales, quincenales o mensuales, ayudará en este sentido.

Si no optamos por la opción de asociación con una empresa procesadora, se recomienda contar con instalaciones de conservación (almacenamiento provisional de refrigeración y/o congelación) equivalente a la cosecha programada para un recipiente de cultivo, tiempo mínimo de seguridad antes de realizarse la siguiente cosecha.

El lapso que transcurre desde el momento de la cosecha, hasta que el pescado llegue al punto de pudrirse depende de la especie, el tamaño, la alimentación, el método de captura, la manipulación, pero el más influyente factor a controla, es el mantenimiento de la cadena de frio desde el mismo momento de la muerte del animal hasta la culminación del proceso de mercadeo.

7.- Procesamiento de desechos

Es un proceso opcional si el procesamiento se desarrolla en la propia unidad de producción, ya que el escamado y eviscerado de los peces, genera gran cantidad de desechos (escamas, vísceras, espinas y algunos restos de carne).

En todo caso, los desperdicios de la cosecha se deben almacenar higiénicamente en una zona aparte y en contenedores cerrados apropiados para este propósito. El área de procesado debe contar con drenaje separado de los flujos de agua del sistema de producción, de manera que nunca se mezclen con las aguas provenientes de los cultivos.

Basado en:

Robaina, G. 2019. El Cultivo de la Tilapia: Teoría, Manual Técnico y Propuesta de Diseño y Manejo.


Germán Robaina G. es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.

Leer más


LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com