Bovino Colombia Ganadería Producción láctea

Frío extremo disminuiría producción de vacas lecheras: Colombia


Al enfrentarse a temperaturas inferiores a 5,9 °C, las vacas Holstein con más de seis partos producen en promedio 17,1 litros de leche, mientras que en temperaturas mayores a 7,2 °C llegan a producir 19,7 litros, es decir que el frío extremo les haría perder 2 litros/día.



“Si se exponen a bajas temperaturas que no pueden tolerar, estas vacas activan su mecanismo de termorregulación, dado que los cambios en los factores ambientales causan desequilibrio en la homeostasis del animal y llevará a que sufran de estrés térmico”.

Así explica ese comportamiento la zootecnista Carmen Trejo, magíster en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira, quien evaluó el efecto de la baja temperatura ambiente en vacas de fincas lecheras de los municipios de Pupiales, Guachucal y Pasto (Nariño) para aportar información con la que se puedan enfrentar los efectos negativos del cambio climático en la actividad lechera.

En Nariño la actividad agropecuaria más importante es la producción de leche, sin embargo, cuando ocurren heladas y fuertes lluvias se presentan pérdidas de alimento que alteran las condiciones ambientales y hace que los bovinos utilicen energía para conservar su temperatura en vez de destinarla a la producción y calidad de la leche.

“Por los tratados de libre comercio, las fincas han sentido la presión de ser cada vez más eficientes y competitivas. Muchos productores tienen limitaciones tecnológicas y se deben encontrar formas de afrontar el cambio climático sinque afecte su producción”, menciona la zootecnista.

Mientras fue controladora lechera en el proyecto de selección genética de la Universidad de Nariño, la magíster registró el volumen de leche producido por vaca en el día, obtuvo muestras para su análisis y también revisó registros de temperatura ambiental del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) de la región lechera del trópico alto de Nariño.

Aunque los bovinos son animales homeotermos –que mantienen una temperatura corporal relativamente constante–, la zootecnista resaltó que las vacas pueden mantener sus temperaturas normales entre algunos grados bajo cero y 25 °C, aunque esto depende de las variables climáticas del territorio y las condiciones de cuidado de las vacas (confinamiento, alimentación, etc.).

Metabolismo alterado

“Cuando las vacas están bajo condiciones de estrés se activan mecanismos fisiológicos que pueden incluir respuestas endocrinas, neuroendocrinas y de comportamiento. Especialmente cuando las temperaturas bajan mucho, su metabolismo basal, la frecuencia cardíaca, la secreción de cortisol y otros factores endocrinos pueden aumentar o disminuir su función, lo que repercutirá en la producción de leche”, afirma la investigadora, quien categorizó la temperatura ambiental mínima de las zonas: menor a 5,9 °C, de 5,9 a 7,2 °C y mayor a 7,2 °C.

La zootecnista explica que “la producción y la calidad de la leche dependen del número de partos, el estado de la lactancia y otros aspectos. En esta investigación se trabajó con grupos de vacas que registran entre uno y 12 partos y comprobamos que la baja temperatura ambiente sería un factor que altere la cantidad de leche producida”.

Por otro lado, el análisis de los datos indicó que la composición de la leche no se afectó por las bajas temperaturas. Sin embargo, el estrés térmico, ya sea por frío o por calor, influye negativamente en el sistema de producción animal. “Quizá al alterar sus procesos metabólicos y fisiológicos las vacas reducen su productividad, eficiencia y bienestar animal, lo que podrían llevar hasta al descarte de animales”, asegura la magíster.

Mayor investigación

El hallazgo de estos efectos negativos serían una investigación pionera en esta región del país, pues la magíster agrega que “aunque existen registros de la actividad lechera a nivel productivo y reproductivo, en finca existe muy poca información de la actividad ambiental”.

Por eso también hace un llamado a promover más investigaciones relacionadas con estrés térmico bajo condiciones de trópico alto, en las cuales se incluyan otras variables del animal –como por ejemplo los factores ambientales de los territorios– para obtener mayor información que pueda explicar la influencia del ambiente sobre la producción y calidad de la leche.

Por último, la zootecnista les recomienda a los propietarios de las fincas considerar los ciclos productivos de las vacas con un número mayor a seis partos. “La producción de leche de vacas adultas se ve afectada por el frío, por lo que es pertinente revisar la edad de cada una y evaluar si aún cumple con parámetros productivos y reproductivos eficientes, o si ya merecen un retiro y descanso”, concluye.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com