Articulistas Biblioteca de artículos científicos Silvicultura Venezuela

Gliricidia sepium TESORO DEVELADO


Vicente E. Contreras R.


Si alguna vez han sentido que la experiencia y aprendizajes acumulados en la vida se conjugaron en un momento para realizar un trabajo, entonces pueden entender mis sentimientos cuando abordé el mejoramiento agronómico de Gliricidia sepium, un árbol forestal de crecimiento rápido, adaptado a muy variadas condiciones de clima y suelo, comúnmente llamado mata ratón, rabo ratón, madre cacao, madero negro, entre otros.

Para mi fue fácil seguir las huellas del Ingeniero Agrónomo Danilo Camacho y el Zootecnista Jairo Márquez quienes utilizando información generada en la India, extraída de la Revista Mundial de Zootecnia, sembraron exitosamente Gliricidia como cultivo, lo cual realizaron en Coloncito, estado Táchira, Venezuela, 1987. A ellos les considero los pioneros del cultivo en Venezuela.

Sin embargo en el año 1.990 el número de bancos de proteína establecidos no superaban una cifra, muy pocos si se consideran los grandes beneficios del cultivo y que el equipo de extensión para el Desarrollo Tecnológico, estaba conformado por 12 profesionales y más de 40 técnicos en el área donde se atendían directamente a 450 unidades de producción.

En Venezuela, en la década de años 1.970’s visionarios como Armando Reverón y Juan de Jesús Montilla, profesores titulares e investigadores de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Central de Venezuela (UCV) reconocieron el potencial de la especie, estudiaron sus características nutritivas y le declararon en 1.986 “La alfalfa del trópico”; y en el año 1998, la Red de Bosques, Granjas y Árboles Comunitarios, FACT Net, por las siglas en inglés, por el rápido crecimiento y la gran cantidad de usos dados le declararon “La quintaesencia de las especies forestales” es decir, lo máximo.

Para cultivarlo, hoy día contamos con información agronómica con la que se puede potenciar sus usos conocidos: producción de follaje que sirve como abono verde, forraje o producción de materias primas para elaborar alimentos para animales; producción de madera, varas y leña; cercas y empalizadas vivas, soporte para los cultivos ñame, vainilla, pimienta; sombra para cultivos permanentes cacao, café y té y también para ganado; control de erosión y mejora o restablecimiento de suelos, sin parar de contar los centenares de usos terapéuticos registrados mundialmente.

La información sobre mejoramiento agronómico se recogió en el libro Cultivo de Gliricidia sepium más que forraje un aliado de la humanidad.

Con este libro, además de narrar la aventura compartida con un formidable equipo técnico y productores involucrados, presentar los resultados que pueden ayudar a los ganaderos a trascender sus producciones utilizando este recurso cuya expansión puede potenciarse al resolver definitivamente, como está demostrado, las limitaciones que han constreñido su expansión: tiempo y esfuerzo para el establecimiento lo cual es posible a través de la producción de semillas sexuales de ecotipos superiores y servicios para el establecimiento brindados a los productores. Las plantaciones duran 15 años produciendo eficientemente.

Detrás de los desarrollos previsibles en que los beneficios de la productividad animal comprobada así como las facilidades para masificar el aprovechamiento en los diferentes usos justifican las inversiones que permitirían la expansión; y derivados de la expansión la captación de gases de la atmósfera que inciden en el efecto invernadero, como el  CO2 y el NH3.

Aunque la mayoría de los trabajos emprendidos fueron exitosos, algunos tuvieron resultados imprácticos o fueron afectados por factores adversos que derivaron en “mayores previsiones para el futuro” así como su descarte y/o exclusión de la aplicación, que en mejoramiento agronómico se traduce en un gran éxito, “lo que no se debe o se debería hacer”. En este libro esos registros tienen un valor extraordinario porque permitiría a los multiplicadores de la tecnología tomar las previsiones y/o no cometer los errores que ya fueron superados.


Vicente E. Contreras R. es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.

Leer más


LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com