Acuicultura Articulistas Venezuela

Informe de IDIRIR IDS, reporta las mayores amenazas para el sector de la acuicultura mundial


Según reportó Nicki Holmyard, editora contribuyente de Seafood Source el pasado 24 de junio de 2019, un nuevo informe de FAIRR, una red de inversionistas centrada en problemas ambientales, sociales y de gobernanza en las cadenas de suministro de proteínas y el sistema alimentario global, advierte a los inversores que desconfíen de la acuicultura alimentada, pero recomienda una mayor inversión en el cultivo de mariscos.

La red, que es responsable de administrar USD 12.6 billones de activos e inversiones, incluye a actores influyentes como Aviva, DNB Asset Management y el grupo de pensiones noruego KLP.


Germán Robaina G.

robainag@gmail.com

El informe, identifica 10 desafíos que podrían obstaculizar el crecimiento futuro de la industria de la acuicultura global que posee un valor estimado de USD 230 mil millones, al tiempo que señala que ha promediado un crecimiento anual de casi el 6 por ciento desde 2000.

Entre ellos destacan las innovaciones, las oportunidades de inversión en la salud de los peces, los alimentos alternativos, la reutilización de los desechos como alimento y los productos pesqueros o réplicas de productos de pescado a base de plantas, mientras que como riesgos a corto plazo, identifican a las enfermedades, la transparencia y fraude alimentario, los efluentes y el uso de antibióticos.

Como ejemplo de ello, el Banco Mundial estimó en 2014 que las enfermedades le cuestan al sector más de USD 6 mil millones por año en términos de mortalidad, pérdida de existencias y prevención o tratamientos. En Chile, un brote de anemia infecciosa (ISA) costó USD 2 mil millones y 20,000 puestos de trabajo, y las empresas tuvieron que renegociar préstamos con sus bancos, mientras que en Noruega, se estima que las granjas de salmón pierden alrededor del 9 por ciento de los ingresos de cada cosecha debido a los costos asociados con el piojo de mar.

La transparencia y el fraude alimentario es un problema importante para el producto alimenticio más comercializado del mundo. En particular, las especies de menor valor pueden pasarse como peces de mayor valor. Un estudio realizado en Canadá encontró que aproximadamente el 32 por ciento de los peces vendidos en ese país estaban mal etiquetados, y otro encontró tasas similares de mal etiquetado en los EE. UU.

El informe predice también un aumento en la proliferación de algas, en parte vinculado al aumento de la temperatura del mar, pero también a los efluentes ricos en nutrientes, que resultan de la escorrentía de las aguas residuales. Una importante floración de algas en Noruega en mayo y junio pasado, resultó con la pérdida de decenas de miles de toneladas de salmón, y un analista del Nordea Bank estima que las pérdidas reducen el crecimiento del suministro mundial previsto del 6,6 por ciento al 5 por ciento.

Sobre el cambio climático, el informe reconoce que no existen estimaciones confiables de las contribuciones de la acuicultura a las emisiones de gases de efecto invernadero, pero cita un estudio de este mismo año, que sugiere que la acuicultura de agua dulce en los 21 países con mayor producción mundial, puede contribuir con el 1.8 por ciento de las emisiones globales de metano.

Destacan también, que el calentamiento global al que la industria contribuye de manera importante también perjudica al sector de la acuicultura, y estiman que la producción de peces marinos en el sudeste asiático se reducirá hasta en un 30 por ciento para 2050 como resultado del aumento de las temperaturas del mar, que conjuntamente con los cambios en los niveles de salinidad, también pueden dar como resultado un aumento de la incidencia de enfermedades y parásitos.

Los riesgos a largo plazo están relacionados con los alimentos para peces, las condiciones laborales y el bienestar de los peces.

El uso de antibióticos a menudo no están permisados, y su uso es una causa importante de que los envíos se detengan en los puertos de entrada. Tan solo en enero de este año, La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. introdujo un nuevo Programa de Monitoreo de Importaciones de Mariscos que requiere una trazabilidad completa desde el punto de captura. Sin embargo, a pesar del aumento en los niveles de pruebas en el país, 26 envíos de camarón indio no pudieron ingresar a los EE. UU. durante un solo mes, lo que causa preocupación a los importadores, ya que India representa el 35.2 por ciento de todas las importaciones de camarón de Estados Unidos.

Entre los riesgos a mediano plazo, señalan la resistencia de la comunidad, las emisiones de gases de efecto invernadero, la destrucción del hábitat y la pérdida de biodiversidad.

El aumento de la presión de los grupos y empresas preocupados, puede impedir que las empresas acuícolas desarrollen fincas en aguas costeras.
Ya en el 2018, el senado estatal de Washington votó a favor de la eliminación gradual de la acuicultura de peces no nativos en todo el estado americanos para el año 2025, después de que las comunidades locales protestaran contra una gran fuga de salmones de piscifactoría y el impacto de la industria en la biodiversidad.

Los escapes de peces cultivados se identifican como una posible causa de impactos perjudiciales para las poblaciones silvestres, así como una pérdida financiera directa para los acuicultores.

Según el informe, en 77 de los 147 ríos muestreados en Noruega, se encontraron salmones silvestres impactados por genes de salmones de piscifactoría. Una sola empresa piscícola (Mowi), perdió 690,000 ejemplares con un valor de USD 3,4 millones en julio de 2018, cuando una tormenta dañó gravemente sus instalaciones. Aunque el informe señala que las compañías están haciendo inversiones significativas para evitar que los peces de criadero se escapen, también dice que se necesita mucho más trabajo y prevención.

Con respecto al sector de la harina y el aceite de pescado, se prevé que la demanda superará la oferta y limitará el crecimiento futuro del sector.
En 2016, alrededor de una quinta parte del pescado capturado comercialmente en el mundo se utilizó para la producción de harina y aceite de pescado, y existe la presión para encontrar una oferta más amplia de materias primas no marinas que ofrezcan los mismos beneficios para los peces y la salud humana.

Actualmente, los piensos representan entre el 30 y el 70 por ciento de los costos de producción y el informe predice que el precio de la harina y el aceite de pescado aumentará en un 90 por ciento y un 70 por ciento, respectivamente, hasta 2030.

Por otra parte, en Asia, la cadena de suministro de productos del mar ha estado asociada durante mucho tiempo con cuestiones laborales y de derechos humanos y maltrato a los trabajadores migrantes, lo que ha generado preocupaciónen los consumidores.

Como resultado, los países han recibido tarjetas amarillas de la Comisión Europea y se les ha amenazado con prohibir la importación de sus productos pesquero y acuícolas de no superarse esta situación, lo que los ha alentado a hacer esfuerzos para solucionar el problema.

Leyes como la Ley de Esclavitud Moderna en el Reino Unido y Australia, y la Ley de Transparencia en las Cadenas de Suministros en el estado de California en los Estados Unidos están ayudando, pero el progreso sigue siendo lento.

En cuanto al bienestar de los peces, el informe apunta a un estudio separado que vinculó estándares de bienestar más altos con un mejor desempeño financiero entre las compañías de acuicultura, sugiriendo que aquellas que prestaron mayor atención a la salud de los peces, fueron las mejores en la mitigación de riesgos generales.

FAIRR, aconsejó al sector acuícola abordar sus importantes desafíos ambientales y de salud pública, y obtener una certificación de acuerdo con un estándar global para poder prosperar a largo plazo.

Igualmente señalaron que el mercado debe considerar el cultivo de especies que eliminen la contaminación marina en lugar de contribuir a ella, tal como es el caso del cultivo de moluscos, entre ellos ostras y mejillones, cultivosque conllevanmenos preocupaciones sobre el bienestar animal y no requiere alimentos basados en harina de pescado.

Fotografía de SeafoodSource.


Germán Robaina G. es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.

Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *