Mundo Agropecuario

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

Informe: la contaminación plástica también es omnipresente en nuestros suelos agrícolas


El flagelo de las imágenes desagradables de desechos plásticos que ensucian nuestras playas y océanos siempre recibe mucha atención. 


por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación


Pero un nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) sugiere que la tierra que usamos para cultivar nuestros alimentos está contaminada con cantidades mucho mayores de contaminación plástica, lo que representa una amenaza aún mayor para la seguridad alimentaria, la salud de las personas y el entorno.

El informe, » Evaluación de los plásticos agrícolas y su sostenibilidad: un llamado a la acción «, es el primer informe mundial de este tipo de la FAO y contiene algunas cifras sorprendentes.

Según los datos recopilados por los expertos de la agencia, las cadenas de valor agrícolas utilizan cada año 12,5 millones de toneladas de productos plásticos . Otros 37,3 millones de toneladas se utilizan en el envasado de alimentos. Se encontró que los sectores de producción agrícola y ganadera eran los mayores usuarios, con 10,2 millones de toneladas por año en conjunto, seguidos por la pesca y la acuicultura con 2,1 millones de toneladas y la silvicultura con 0,2 millones de toneladas. Se estima que Asia es el mayor usuario de plásticos en la producción agrícola , representando casi la mitad del uso mundial. En ausencia de alternativas viables, la demanda de plástico en la agricultura solo aumentará.

Según los expertos de la industria, por ejemplo, la demanda mundial de películas de invernadero, mantillo y ensilaje aumentará en un 50 por ciento, de 6,1 millones de toneladas en 2018 a 9,5 millones de toneladas en 2030.

Estas tendencias hacen que sea esencial equilibrar los costos y los beneficios del plástico. Los microplásticos son motivo de creciente preocupación, ya que tienen el potencial de afectar negativamente a la salud humana. Si bien existen lagunas en los datos, no deben utilizarse como excusa para no actuar, advirtió la FAO.

«Este informe sirve como un fuerte llamado a una acción coordinada y decisiva para facilitar las buenas prácticas de gestión y frenar el uso desastroso de plásticos en los sectores agrícolas», dijo la Directora General Adjunta de la FAO, Maria Helena Semedo, en el reenvío del informe.

El informe se presentó hoy en un evento virtual en conjunción con el Día Mundial del Suelo.

El bueno

Los plásticos se han vuelto omnipresentes desde su introducción generalizada en la década de 1950, y hoy es difícil imaginar la vida sin ellos.

En la agricultura, los productos plásticos ayudan enormemente a la productividad. Las películas de mantillo, por ejemplo, se utilizan para cubrir el suelo para reducir el crecimiento de malezas, la necesidad de pesticidas, fertilizantes e irrigación; las películas y las redes de túneles e invernaderos protegen y estimulan el crecimiento de las plantas, prolongan las temporadas de cultivo y aumentan los rendimientos; los revestimientos de fertilizantes, plaguicidas y semillas controlan la tasa de liberación de productos químicos o mejoran la germinación; los protectores de árboles protegen las plántulas jóvenes y los árboles jóvenes contra el daño de los animales y proporcionan un microclima que mejora el crecimiento.

Además, los productos plásticos ayudan a reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos, y mantienen sus cualidades nutricionales a lo largo de una miríada de cadenas de valor, mejorando así la seguridad alimentaria y reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Lo malo y lo feo

Desafortunadamente, las mismas propiedades que hacen que los plásticos sean tan útiles crean problemas cuando llegan al final de su vida útil prevista.

La diversidad de polímeros y aditivos mezclados con los plásticos dificulta su clasificación y reciclaje. Al ser artificiales, hay pocos microorganismos capaces de degradar los polímeros, lo que significa que una vez en el medio ambiente, pueden fragmentarse y permanecer allí durante décadas. De las aproximadamente 6.300 millones de toneladas de plásticos producidas hasta 2015, casi el 80 por ciento no se ha eliminado correctamente.

Una vez en el entorno natural, los plásticos pueden causar daños de varias formas. Los efectos de los grandes artículos de plástico en la fauna marina están bien documentados. Sin embargo, a medida que estos plásticos comienzan a desintegrarse y degradarse, sus impactos comienzan a ejercerse a nivel celular, afectando no solo a organismos individuales sino también, potencialmente, a ecosistemas enteros.

Se cree que los microplásticos (plásticos de menos de 5 mm de tamaño) presentan riesgos específicos para la salud animal, pero estudios recientes han detectado rastros de partículas microplásticas en las heces y placentas humanas. También hay evidencia de transmisión de madre a feto de nanoplásticos mucho más pequeños en ratas.

Si bien la mayor parte de la investigación científica sobre la contaminación por plásticos se ha dirigido a los ecosistemas acuáticos, especialmente los océanos, los expertos de la FAO descubrieron que se cree que los suelos agrícolas reciben cantidades mucho mayores de microplásticos. Dado que el 93 por ciento de las actividades agrícolas mundiales se llevan a cabo en tierra, existe una necesidad obvia de realizar más investigaciones en esta área.

Recomendaciones clave

La ausencia de alternativas viables imposibilita la prohibición de los plásticos. Y no existen soluciones mágicas para eliminar sus inconvenientes.

En cambio, el informe identifica varias soluciones basadas en el modelo 6R (Rechazar, Rediseñar, Reducir, Reutilizar, Reciclar y Recuperar). Los productos plásticos agrícolas identificados como de alto potencial de daño ambiental que deben ser objeto de prioridad incluyen fertilizantes recubiertos de polímeros no biodegradables y películas para acolchado.

El informe también recomienda desarrollar un código de conducta voluntario integral para cubrir todos los aspectos de los plásticos a lo largo de las cadenas de valor agroalimentarias y pide más investigación, especialmente sobre el impacto en la salud de los micro y nanoplásticos.

«La FAO seguirá desempeñando un papel importante en el tratamiento de la cuestión de los plásticos agrícolas de forma integral en el contexto de la seguridad alimentaria, la nutrición, la seguridad alimentaria, la biodiversidad y la agricultura sostenible», dijo Semedo.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Salir de la versión móvil