Actualidad España Impacto ambiental Temas

La arena volcánica y la escasez de agua amenazan los plátanos de la Palma

Una vez que la ceniza negra cae sobre los plátanos, es casi imposible quitarla.
Una vez que la ceniza negra cae sobre los plátanos, es casi imposible eliminarla.

«Es peor que una plaga», maldice Pedro Antonio Sánchez, echando humo por la arena volcánica que recubre sus plátanos, principal fuente de riqueza en la isla canaria de La Palma.


por Alfons Luna


«Es peor que una plaga o enfermedad porque rasca (la fruta)», dice Sánchez, señalando los depósitos de arena negra que han llovido desde el cielo desde que el volcán entró en erupción el 19 de septiembre.

El volcán ha causado enormes daños a las plantaciones de banano en La Palma, el segundo mayor productor de las Islas Canarias del Atlántico, donde la cosecha representa el 50 por ciento de la economía de la isla, según muestran las cifras de la industria.

Una vez que la arena negra cae sobre los plátanos , es casi imposible quitarla.

Y provoca más daños en el manejo, transporte y empaque, con los enormes racimos —que se conocen como «piñas» y pueden llegar a pesar hasta 70 kilos (150 libras) – que se llevan a hombros.

«Hay que despegarlo con agua o algo, para ser honesto no sé cómo hacerlo», dice este hombre de 60 años que es dueño de una pequeña plantación.

«Cuando el rocío se forma durante la noche, realmente hace que la arena se pegue y por la mañana simplemente no se desprende», dice con evidente frustración.

La piel se ennegrece en forma de rasguño, pero nada como las marcas de color negro pardusco, conocidas como magulladuras, que muestran que la fruta está madura.

El volcán Cumbre Vieja comenzó a entrar en erupción el 19 de septiembre
El volcán Cumbre Vieja comenzó a entrar en erupción el 19 de septiembre.

Y aunque el plátano es perfecto, se rechaza y no se puede vender.

“La normativa europea de calidad prohíbe la venta de plátanos con más de cuatro centímetros cuadrados de rayones por fruto, aunque estén perfectos por dentro y se puedan comer sin riesgo”, dice Esther Domínguez de ASPROCAN, que representa a los productores de plátanos de Canarias.

Se perdió la cosecha de un año

«Simplemente te quita el deseo de trabajar, te dan ganas de tirar la toalla porque son muy feos», dice, su rostro se oscurece al mirar su fruta dañada.

«Estamos en una situación realmente mala».

La erupción del volcán ha dañado predominantemente el valle de Aridane en el flanco occidental de La Palma, aunque el problema causado por la ceniza volcánica y la arena ha afectado a un área mucho más amplia.

«No es sólo el valle de Aridane porque el viento cambia de dirección y la ceniza se esparce por todas partes, por lo que el 100 por ciento de la isla se ve afectada», dijo a la AFP Juan Vicente Rodríguez Leal, titular de la cooperativa agrícola Covalle.

«Así que vamos a tener una pérdida significativa de la cosecha de al menos un año», dijo, estimando pérdidas de «alrededor de 120 a 130 millones de euros (140 a 150 millones de dólares)».

La erupción del volcán ha afectado predominantemente al valle de Aridane en el flanco occidental de la isla donde la lava ha destr
La erupción del volcán ha afectado predominantemente al valle de Aridane en el flanco occidental de la isla, donde la lava ha destruido una tubería de agua.

Las plantaciones también sufren de falta de agua después de que la lava destruyó la tubería de riego de la zona.

El banano, explica Sánchez, necesita mucha agua y la escasez actual «es la mayor amenaza».

La Palma ha sufrido durante mucho tiempo la escasez de agua, sin ríos, lagos o embalses, y la isla obtiene su agua de acuíferos subterráneos o nubes cuya agua es recogida por los pinos y transferida al suelo.

Los plátanos «necesitan mucha irrigación cada siete días. Ahora estamos regando cada 15 días para ahorrar agua, y aunque no se van a secar, la fruta siente el impacto», dice.

Se entregaron dos contenedores de desalinización de agua en el área el martes por la noche y se traerá un camión cisterna de agua la próxima semana.

Las entregas bajaron un 50 por ciento

Los plátanos cosechados se transportan a Los Llanos de Aridane donde Covalle los empaca y envía.

Pero desde la erupción, «ha habido una caída de entre 50 y 60 por ciento» en las entregas, dijo a la AFP el gerente de Covalle, Enrique Rodríguez, señalando la cantidad de plantaciones «arrasadas por la lava».

Los productores de banano en La Palma dicen que es probable que la erupción del volcán cueste a la industria 'entre 120 y 130 millones de euros'
Los productores de banano en La Palma dicen que es probable que la erupción del volcán cueste a la industria ‘entre 120 y 130 millones de euros’

Otros estaban luchando con el acceso restringido a las plantaciones cercanas al flujo de lava, dijo.

En 2020, La Palma produjo 148.000 toneladas de plátanos, o el 34,5 por ciento de la cosecha total de Canarias, según muestran las cifras de ASPROCAN.

En términos de producción, es superado solo por Tenerife, que es tres veces más grande.

Los cultivadores de banano destacan por las manchas indelebles en su ropa, manchas marrones provocadas por el jugo lechoso que se filtra cuando se cortan las flores magenta en forma de lágrima.

Una décima parte de los 700 kilómetros cuadrados de La Palma se dedica a la agricultura, de los cuales el 43 por ciento se planta en banano, según la Reserva de la Biosfera de La Palma.

Más del 80 por ciento de las plantaciones de banano en Canarias son parcelas modestas de menos de 2,5 acres (una hectárea), con muchos agricultores viviendo al día.

Aunque Sánchez disfruta del trabajo, ya se ha cansado de vivir con el pan.

«Hay meses en los que se obtienen 1.000 euros (1.150 dólares) o un poco más, pero normalmente es menos», a veces incluso tan solo 300 euros, dice.

«Simplemente no me hace sentir ganas de trabajar».



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com