Actualidad Colombia Economía Información General

La creciente demanda de cacao sin deforestación podría no ayudar a los bosques colombianos


Cuando Brasil rechazó la soja cultivada en tierras deforestadas en el Amazonas, el movimiento se extendió por todo el mundo.


por el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT)


La Moratoria de la Soja de Brasil en 2006 se convirtió en el primer acuerdo de deforestación cero. Y desde el cacao en Ghana hasta el aceite de palma en Indonesia, ahora las empresas tendrían que explicar: ¿De dónde era su producto? ¿Contribuyó a la deforestación?

Pero más de una década después, hay poca evidencia concreta de que las promesas de cero deforestación hayan reducido la deforestación o las emisiones de carbono. Si bien el apoyo a la deforestación cero ha crecido, las empresas aún no tienen pautas a través de las cuales puedan medir el progreso. El resultado es un guiño vago en la dirección de la mejora, con pocas pruebas concretas de que funcione.

«No hay una solución única que sirva para todos. Las cadenas de suministro de deforestación cero tampoco lo son», dijo Augusto Castro-Nunez, científico de la Alianza de Bioversity International y el CIAT. «Simplemente no funciona como un enfoque general para todos los países y todas las cadenas de suministro. La proliferación de compromisos de deforestación cero podría crear incertidumbre para los pequeños y grandes productores, sin una hoja de ruta clara para implementar esos compromisos».

Un enfoque más inteligente podría ser incluir una serie de medidas de sostenibilidad a lo largo de cada parte de la cadena de suministro , incorporadas como valor agregado. Esto se debe a que poner fin a la deforestación impulsada por la agricultura requiere que los compromisos a nivel mundial, como las promesas de deforestación cero, se adapten a los contextos locales.

Colombia es un ejemplo de ello. Aquí, el cacao no parece reemplazar la selva virgen. Más bien, se utiliza para reemplazar la planta de coca ilícita utilizada para la producción de cocaína. La investigación dirigida por Castro-Núñez también muestra que en Colombia, la producción de cacao, incluso si es solo para los mercados locales, ofrece una vía para salir del conflicto y la pobreza.

La investigación, que mapea la producción de cacao en Colombia y la superpone con puntos críticos de deforestación, fue publicada en Applied Geography y ha sido utilizada por la Iniciativa Colombiana de Cacao, Bosques y Paz. El estudio fue financiado por la Iniciativa Climática Internacional de Alemania, o IKI, como parte de su proyecto Sistemas de Uso Sostenible de la Tierra (SLUS) liderado por la Alianza.

Sin embargo, aunque la ciencia nos dice que el cacao no es un impulsor de la deforestación en Colombia como lo es el aceite de palma en Indonesia, los pequeños productores aún deben adherirse a las prácticas de deforestación cero. De hecho, los precios más altos y los nichos de mercado que atrae continúan hablando dulcemente a los interesados ​​en el cacao en todo el país.

Y, sin embargo, aunque el 90 por ciento de esos pequeños agricultores viven en áreas pobres y en post-conflicto donde se produce el cacao, corren el riesgo de ser excluidos de las cadenas de suministro si no cumplen con los requisitos de deforestación cero. El impacto: el cambio a otros cultivos, como la coca, lo que lleva a una exacerbación del conflicto del que estos pequeños productores intentan escapar.

«La expectativa para los productores es que debido a que su cacao no impulsa la deforestación, podría llegar a nuevos mercados internacionales y generar precios más altos», dijo Castro-Nunez. «Esto no ha sucedido a gran escala, pero hay potencial».

Castro-Nunez y sus colegas dicen que en lugar de sacar a los productores de las cadenas de suministro por no cumplir con los requisitos de deforestación cero, se pueden adoptar diferentes estrategias de valor agregado a lo largo de la cadena. Se pueden establecer y fomentar relaciones; los productores pueden recibir apoyo, financiación e información para desarrollar sus negocios de forma sostenible. Los proveedores deben trabajar juntos para agregar valor y ayudar a los productores a salir del conflicto y la pobreza.

Gran parte de la carga de invertir en compromisos de deforestación cero correría a cargo de los productores. Sin acceso a la financiación, el conocimiento y las redes adecuadas, los productores a menudo no están en condiciones de invertir en el cumplimiento de estos objetivos, lo que reduce aún más las posibilidades de crear mercados sostenibles y ayudarse a sí mismos a salir de la situación.

Por lo tanto, la inversión en el enfoque de la cadena de valor para construir la paz y apoyar la deforestación cero y otras situaciones específicas del contexto es fundamental. Dado que en Colombia se promueve el cacao como una alternativa a la coca ilícita, se debe brindar apoyo para ayudar a que los negocios legales se desarrollen y prosperen, hacia la paz y la transparencia.

La reducción de la deforestación en la producción agrícola es sin duda una necesidad. Pero primero, se debe determinar hasta qué punto un producto está contribuyendo a la deforestación en un lugar específico. No podemos gestionar lo que no podemos medir: necesitamos más datos sobre lo que está sucediendo en el terreno para definir compromisos.

En Colombia, la demanda de cacao sin deforestación podría incluso impulsar la competencia para producir cacao para estos mercados de alto nivel que promocionan la certificación como una solución.

«Eventualmente, las leyes de la oferta y la demanda nos dicen que esto incrementaría la deforestación en el futuro, socavando las metas mismas que el movimiento de deforestación cero se creó para cumplir», dijo Castro-Núñez.

Entonces, si bien sabemos que debemos reducir la deforestación causada como resultado de la intensificación agrícola, todavía no sabemos cómo hacerlo. Las promesas sin una hoja de ruta para la implementación no pueden ayudarnos a cumplir una serie de resultados no solo de deforestación cero, sino también de resultados de sostenibilidad en general.

«Creo que lograr una deforestación cero y un futuro sostenible es posible. Pero requiere más que una charla dulce», dijo Castro-Núñez. «Necesitamos datos granulares, motivaciones específicas del contexto y basadas en la paz. Y una hoja de ruta para la implementación: una que marque una diferencia real para cada persona a lo largo de la cadena de suministro de un producto, desde el pequeño agricultor hasta el amante del chocolate».


Leer más


LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com