Alimentación Animal Articulistas Biblioteca de artículos científicos Venezuela

La Evaluación en Procesos de Transferencia Tecnológica: Un Continuo Multidimensional


Vicente E. Contreras R.


Cualquiera esperaría que el esfuerzo final de años de estudio, investigación y trabajo de campo se transforme en factor de cambio o por lo menos en algo útil. A la evaluación atribuimos el éxito de nuestras experiencias en transferir tecnologías relacionadas con la elaboración de alimentos para animales usando recursos locales lo cuál implica desarrollos de piso agrícola con cultivos forrajeros, su transformación, aprovechamiento tanto de desperdicios y sub productos como de recursos de altísimo potencial prácticamente desconocidos por el desuso, la falta de necesidad o la ignorancia.

Para conocer el alcance, la efectividad y trascendencia de la transferencia la única manera concebible es evaluando y siguiendo los resultados antes, durante y después de realizar las actividades.

La complejidad del antes debe sintetizar y simplificar un integrado coherente y entendible capaz de usarse masivamente en cualquier escala.

El diagnóstico de percepciones de necesidades o problemas así como de las soluciones y/o acciones concebidas por los participantes para satisfacerlas o solucionarlas, valoran la intersubjetividad y orientan hacia el énfasis necesario que satisfaga las motivaciones y expectativas de los presentes.

Además, el antes se ajusta de forma permanente al incorporar los aportes de de los participantes cuando ésos aportes representan mejoras al sistema.

Del durante son importantes tres aspectos: las capacidades del instructor para comunicar la información necesaria que responda a las motivaciones y expectativas; los contenidos con los que se construye el conocimiento para alcanzar los objetivos; y los elementos que intervienen en el proceso: duración, espacio y herramientas educativas de apoyo para la transferencia.

Las evaluaciones en este periodo han permitido elaborar y mejorar el material de apoyo. Todavía trabajamos en el uso dinámico de las ponencias gracias a la evaluación de un joven participante quien nos ubicó mentalmente en las tendencias que inciden positivamente en la atención de los jóvenes.

Relativo al después, si bien es cierto que en nuestro caso las actividades terminan con el objetivo final de haber elaborado un alimento de calidad conocida no es menos cierto que uno espera el emprendimiento de proyectos productivos derivados de la transferencia.

De cada curso hemos registrado por lo menos un proyecto productivo, el seguimiento fue posible al dejar un canal de comunicación abierto para responder preguntas, aclarar dudas. Solo uno de alrededor de treinta y cinco cursos, a saber, no trascendió con algún proyecto productivo, coincidió que se impartió gratuitamente a los asistentes financiados por una empresa bien consolidada de la localidad.

La evolución con fines didácticos para transferir procesos partió utilizando ayudante de cocina con el que una sola máquina ofrecía la multifuncionalidad desde ser molino de cereales, molino de carne para adecuar desperdicios animales y pelletizar hasta el batidor de tortas para producir las mezclas.

Sin reservas hemos declarado y sostenemos que han sido los aportes de los productores quienes han permitido simplificar, abaratar y hacer más eficientes los procesos.

En un punto, había una generación de relevo bien capacitada y bien formada que habían acumulado experiencia autoproductivas partiendo de nuestros cursos y estaban multiplicando la transferencia; por otra parte el traslado de equipos industriales para el apoyo docente se complicó con el incremento en el precio de los fletes; los costos de logística se incrementaron de tal manera que en conjunto no justificaban la inversión de tiempo, esfuerzo y dinero para obtener un mínimo retorno.

Desde entonces nos planteamos el transferir el know how Tecnológico a Empresas y/o empresarios, con reducido número de personas involucradas en las tomas de decisiones.

Por supuesto que la actividad, teórica, contiene la información alternativa para producir alimentos usando los recursos locales con una visión gerencial, un nivel superior de enfocar los recursos, la infraestructura, la maquinaria y equipos requeridos para producir eficientemente con la menor inversión.

Desde entonces estamos confiados en que cada evento de transferencia es prácticamente un proyecto ejecutado en una larga cadena de oportunidades de negocio que componen un tejido productivo.

En el año 2017 pudieron asistir tres productores; la holgura en el tiempo, calidad de los productores asistentes se expresó en el concreto de tres proyectos de desarrollo efectivos. Salvo excepciones esto es una constante, encontrando casos de inversores que solo pretenden conocer el negocio con una amplia visión operativa que les permita saber dónde están parados.

Desde entonces venimos madurando los cursos a distancia en tiempo real que en este periodo de pandemia hemos consolidado en metodología y aplicación, dónde seguimos evaluando los procesos educativos y la efectividad para seguir mejorando y creciendo.

Por último es innegable la fuerza que han impreso en el desarrollo de nuestro modelo, numerosas empresas, instituciones públicas y privadas, profesionales, técnicos, promotores locales, el equipo técnico que me asiste y por supuesto los productores.


Vicente E. Contreras R. es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.

Leer más


LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com