Colombia Ganadería Instituciones porcino

Lactosuero bovino, alimento y antibiótico para lechones


Este subproducto de la fabricación de quesos, que generalmente se desecha, actuaría igual que antibióticos promotores de crecimiento (APC), mejorando los parámetros productivos y fortaleciendo el sistema inmune de lechones recién destetados.



En porcicultura, mientras más camadas pueda tener una cerda madre es más productiva y rentable, por lo que los lechones son destetados a edades tempranas, por lo general a los 21 días de nacidos, pese a que a esa edad aún no se encuentran preparados fisiológicamente para digerir alimentos distintos a la leche materna.

“El cambio de alimento y de hábitat, la separación de la madre, y el reagrupamiento con otras camadas, generan en los lechones altos niveles de estrés que desequilibran su organismo. Esto afecta su sistema inmune y causa enfermedades sobre todo intestinales, en especial diarreas, que afectan la producción y causan perdidas económicas para los productores”.

Esta fue la problemática que buscó resolver el zootecnista Carlos Alberto Correa, magíster en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira; al implementar el lactosuero dulce, subproducto de la fabricación de quesos frescos, como un alimento funcional sustituto de los APC en la dieta de estos animales.

Como es sistema digestivo de los lechones aún está inmaduro, el paso tan temprano de una dieta con alimento líquido (leche materna) a una con alimento sólido (concentrado) puede desencadenar lo que se conoce como el “síndrome de diarreas posdestete”.

Sin embargo, el investigador se preguntó qué podría pasar al ofrecerles lactosuero a los lechones: “supusimos que al menos este subproducto lograra hidratarlos, ya que la diarrea causa deshidratación. Fue así como empezamos a suministrarselo a los lechones en la granja y comprobamos que este es un alimento funcional que puede fortalecer la microbiota intestinal de los lechones, aumentando la respuesta inmune del animal y blindando su organismo contra patógenos”, explica.

Alternativa alimentaria

Explica además que cuando se produce cuajada, queso campesino o criollo, se obtiene como subproducto el lactosuero bovino, el cual contiene del 96 a 97 % de agua y un 3 a 4 % restante de materia seca, compuesto por un 50 a 60 % de lactosa, además de vitaminas y minerales.

Durante la investigación se utilizaron 48 lechones destetados a los 21 días, conformando cuatro tratamientos experimentales con seis repeticiones: el primero fue con alimento comercial sin APC ni lactosuero (control negativo), en el segundo incluyeron alimento sin APC, pero con lactosuero; el tercero fue alimento con APC y lactosuero, y el cuarto fue alimento comercial con promotores de crecimiento y sin lactosuero (control positivo).

En el estudio, que duró 21 días, midieron variables productivas como consumo de alimento, ganancia de peso, conversión alimenticia, incidencia de diarreas y algunos parámetros sanguíneos para evaluar el efecto de los tratamientos en la salud de los animales.

El efecto del lactosuero en el sistema digestivo de los lechones es actuar como sustrato para la microbiota intestinal, conformada a esa edad principalmente por bacterias acido lácticas y bifidobacterias: microorganismos benéficos que ayudan a digerir ciertos compuestos, además de defender el intestino de posibles ataques de microrganismos patógenos que causan enfermedades.

En la investigación no se hallaron diferencias estadísticas en las variables productivas entre el tratamiento sin APC y con lactosuero vs. el tratamiento con APC sin lactosuero. Por otra parte, el tratamiento que combinaba los APC y el lactosuero fue superior a los otros, mientras el tratamiento control negativo tuvo el desempeño productivo más bajo, “por lo que este subproducto de la industria láctea demostró un adecuado reemplazo de los antibióticos promotores de crecimiento en la dieta de los lechones”, afirma el investigador.

Menos contaminación

“Para producir entre 1,5 y 2 kg de queso se necesitan al menos 10 litros de leche, y de esto resultan entre 7 y 8 litros de lactosuero, que prácticamente no tienen utilidad después y se desperdician. Debemos encontrarle uso, pues tiene un enorme potencial de ser cultivo propicio de microorganismos benéficos”, resalta el magíster Correa.

Aunque según la investigación el lactosuero solo es un complemento en la dieta alimentaria de los lechones, su uso prevendría que este siga siendo un contaminante ambiental, ya que su disposición se realiza en fuentes de agua generando graves problemas ecológicos.

Por ello, el magíster concluye que “si diversas industrias utilizaran este lactosuero se podrían reemplazar los antibióticos promotores de crecimiento, generando una producción pecuaria más limpia de químicos y previniendo la resistencia a antibióticos en microorganismos. Además de evitar consecuencias negativas en la salud humana y animal, el uso del lactosuero también puede ser una oportunidad para ayudar a preservar el medioambiente”.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com