Acuicultura y piscicultura Articulistas Venezuela

Las fabricas del papel higiénico y la piscicultura


Germán Robaina G.

robainag@gmail.com


Recientes publicaciones relacionadas con la novel conservacionista Greta, en las cuales criticaba el uso de los conocidos palillos chinos por su supuesta responsabilidad en la deforestación de los bosques naturales, y la publicación de una fotografía de la conservacionista en compañía de su madre sentadas en finos muebles fabricados en madera y tapizados en finos cueros naturales, vuelven a poner en evidencia el doble racero tradicional de muchos conservacionistas.

Critican a rabiar muchas actividades y costumbres por su supuesto efecto sobre el medio ambiente, pero no dejan de adquirir productos derivados de esta “barbarie ambiental” mientras a ello les produzca grandes placeres y les permita darse sus grandes lujos.

Una de las más impactantes respuestas que leí sobre los comentarios de Greta en Twitter, decía algo así como: 1. Los palillos chinos no están hechos de madera, sino de bambú (craso desconocimiento) y 2. El papel higiénico (toilette) sí está fabricado en base a pulpa de madera, deja de utilizarlo.

Motivado por todo esto, me permito tratar de comparar la fabricación del denominado papel higiénico (toilette) con el cultivo de peces (piscicultura) y evidenciar algunas similitudes.

Papel Higiénico

Antes de la invención del papel higiénico se utilizaban materiales diversos tales como lechuga, trapospielescéspedhojas de coco o de maíz. Los antiguos griegos se aseaban con trozos de arcilla y piedras, mientras que los romanos se servían de esponjas amarradas a un palo y empapadas en agua salada.

Por su parte, los esquimales optaban por musgo en verano y por nieve en invierno, y para la gente de zonas costeras la solución procedía de las conchas marinas y las algas. Los antiguos romanos de las clases pudientes utilizaban lana bien empapada en agua de rosas, mientras que la realeza francesa utilizaba nada menos que encaje y sedas. La hoja de cáñamo era el más internacional de los materiales utilizados por los ricos y poderosos.

Una vez más, los primeros en crear y usar papel higiénico fueron los chinos, quienes en el siglo II A.d.C. diseñaron un papel para el aseo íntimo, y para 1857 se comercializa por primera vez el papel higiénico a partir de un producto primigenio que consistía en láminas de papel humedecido con aloe, que se comercializó bajo un visionario eslogan: “la mayor necesidad de nuestra era”.

En 1880 comienza la comercialización del papel enrollado que hoy conocemos, y en 1935 se lanza un papel higiénico mejorado y “libre de astillas”, lo que nos hace deducir que lo habitual era que el papel higiénico contara con alguna que otra “impurezas”.

En la actualidad la mayoría del papel higiénico se fabrica con fibra virgen (celulosa) proveniente de árboles talados exclusivamente para este objetivo, y ya que apenas un 20% de este papel proviene de plantaciones de reforestación, el verdadero precio de esta práctica lo pagan los bosques de Canadá, Finlandia, Rusia, Indonesia, Centroamérica y Sudamérica en donde se talan cerca de 270.000 árboles diarios para este objetivo, en una industria que mueve alrededor de 340.000 millones de euros al año, que crece a razón del 5,6% interanual, y que además, tiene serios cuestionamientos en la salud laboral de los obreros dedicados a la explotación forestal debido a la elevada exposición a varios agentes químicos usados en el proceso.

Por otra parte, para conseguir papel blanco que a todos nos gusta, se utilizan lejías y cloros que se convierten en veneno para la vida de peces y otros seres vivientes en los ríos y mares.

En un esfuerzo por minimizar este daño, la Unión Europea obliga a que como mínimo un 40% del material empleado para fabricar papel higiénico sea reciclado, mientras las grandes asociaciones ecologistas piden que la pulpa virgen proceda de bosques con certificados de sostenibilidad, pero los más grandes fabricantes, se niegan a aplicar estas normas a escala global.

Así, utilizar un papel de base reciclada y/o de color natural es más barato, contribuye a evitar la excesiva explotación de los bosques, minimiza el uso y la contaminación de las aguas con sustancias químicas, permite un gran ahorro de energía y colabora con la disminución de la temperatura global.

Sin embargo, para muchos las plantaciones para reforestación generan “desiertos verdes” aumentando plagas y eliminando la flora y la fauna silvestre, y aunque contribuyen positivamente a fijar carbono y evitan el efecto invernadero, hay resistencia industrial por los costos del terreno, ya que resulta más fácil talar los bosques naturales que sembrar nuevos árboles.

Aún con su cuota de daño al medio ambiente natural, la deforestación, el con­su­mo de agua y la con­ta­mi­na­ción de acuí­fe­ros, lagos, ríos y mares, con su consiguiente efecto sobre la biodiversidad en la flora y la fauna, la fabricación y uso del papel sanitario sigue siendo una práctica que va en aumento y de la mano del aumento de la población mundial, quedando en manos de los conservacionistas no prohibirlo, sino tratar de regular su fabricación mediante el diseño de estrategias, normas y manejos que permitan cumplir con las necesidades sanitarias de la población (primera prioridad) y minimizar el daño sobre el medio ambiente natural.

Piscicultura

Equiparamos entonces a la fabricación del papel sanitario con la actividad piscícola por representar la fabricación de este “preciado bien” un ejemplo de lo que denominamos balance “riesgo-beneficio”, ya que, aunque se produzca cierta cuota de deterioro ambiental y contaminación, su producción genera más beneficios que daño si se desarrolla bajo adecuados términos, normas y cuidados.

Hoy por hoy, más que demostrado esta la urgente necesidad de generar biomasa alimentaria para cubrir los requerimientos de una población en franco crecimiento, y también está más que demostrada la posibilidad de generar esta biomasa alimentaria respetando los principios básicos de la preservación ambiental, tanto de la tierra como de las aguas.

Continuar oponiéndose a la aplicación de estas tecnologías para la generación de alimento sólo porque sí, tan solo coloca a muchos entre los denominados conservacionistas a ultranza, posición que ejercen tan solo a medias (verdades a medias) y no para todas las actividades diarias que desarrollan, sino para aquellas actividades que más les conviene. Todos ellos posen vehículos contaminantes, muebles de madera, cocinas, calentadores eléctricos, aires acondicionados, viajan en avión, hacen parrillas, consumen pescados provenientes de la sobre explotación de nuestros ríos y mares, algunos fuman, y todos utilizan papel higiénico.

Si se quieren oponer al desarrollo de una actividad agropecuaria cualquiera por su eventual efecto sobre el medio ambiente, sus daños colaterales, el efecto invernadero, la huella hídrica, el CO2, o cuanta excusa válida exista, estamos total y absolutamente de acuerdo, los apoyamos y los aplaudimos, pero para ello deben comenzar por ser absolutamente solidarios con sus propios principios, reclamos y actuaciones.

Este grupo de ultra conservacionistas debería comenzar a ser un poco más honestos en sus acciones, actuaciones, comentarios y críticas, y dejar de utilizar productos provenientes de tecnologías “sobre explotantes, contaminantes, deforestantes, bio-degradantes y anti-biosegurizantes” antes de exigir a los vecinos de la acera del frente, conductas ultra conservacionistas que no están dispuestos a cumplir ellos mismos.

Tan sólo como ejemplo, de manera muy conservadora, estimamos que con apenas uno por ciento (1 %) de la permisividad que se le otorga a la explotación del Arco Minero, la deforestación de los manglares de Morrocoy y la Reserva de Cuare, y/o la construcción de mansiones vacacionales en los cayos del Parque Nacional Morrocoy, nuestro país podría generar toda la biomasa pesquera que requerimos para cubrir nuestros requerimientos alimentarios en materia pesquera.

Solo se pide evaluar con cordura, hambre y responsabilidad el riesgo que genera la actividad piscícola y los beneficios que esta puede generar para el país.

Pero ¿genera desperdicios? Claro que si, al igual que cualquier otra actividad antrópica la piscicultura genera desperdicios, pero mucho menos que los que generan las fábricas de papel, la ganadería con sus acentuadas emisiones de metano, óxido nitroso y CO2, muchas actividades agrícolas y cuanta otra actividad productora de alimento que se desarrolla en el país, además de contar la piscicultura con tecnologías que minimizan entre 95 a 97 % la descargas y contaminantes a las tierras y al agua.

OTRAS NOTAS de INTERES:

  • Calculado sobre la base de toda la población mundial, el consumo estimado actual de papel sanitario oscila entre los 4 – 5 kg por persona/ año, equivalente a unos cuarenta rollos anuales, y el 20% de esa cifra se desperdicia.
  • Un rollo de la variedad “ultrasuave” requiere de pulpa de árboles de bosques antiguos que escasean en el planeta. Este proceso de deforestación es uno de los principales causantes del recalentamiento global y del peligro de extinción de flora y fauna que habitan en estos bosques.
  • Expertos calculan que solo en Estados Unidos la producción de papel higiénico consume más de 473 mil millones de galones de agua por año.
  • Se estima que la producción de papel higiénico consume aproximadamente 17 Tera vatios de electricidad por año incluyendo la energía para el empaque y transporte del papel.
  • Un mitigante del consumo de energía es la utilización de papel reciclado, ya que por cada tonelada de papel reciclado, se ahorran 4,000 kilovatios hora de energía – el equivalente de lo que consume un hogar americano en seis meses.
  • El cloro que se utiliza para blanquear, suavizar y darle una apariencia más atractiva al papel, es muy dañino para el medio ambiente y para la salud, y se desecha con otros productos líquidos en los cursos de agua fresca, reaccionando con otros minerales y elementos para formar peligrosas toxinas comúnmente conocidas por las siglas PCDD.
  • Ir al baño en la India es una odisea para los occidentales y para los mismos hindúes, siendo lo tradicional que no encuentres ni la poceta ni el papel sanitario tradicional de nuestra cultura.
  • Más del 95 % de la población actual del planeta utiliza papel higiénico para su aseo personal, y aunque la mayoría desconoce su origen, no parecen estar dispuestos a prescindir de su uso en pro de la preservación de los bosques.
  • La continuidad de las prácticas de aseo con papel sanitario dependerá a futuro más del diseño de mejores prácticas de producción y manejo forestal que de la prohibición de su uso por parte de ambientalistas extremos.
  • Según la FAO, la piscicultura es una de las actividades agropecuarias con mayor potencial para la generación de alimentos para el consumo humano.
  • La producción acuícola representa hoy más del 50% de la producción pesquera global.
  • Aun con su enorme potencial, la producción piscícola nacional actual, representa menos del 0,01 % de los requerimientos totales del país.
  • El cultivo de camarones marinos proveniente de prácticas de acuícolas debidamente permisadas, reguladas y supervisadas, la chatarra y el petróleo representan hoy por hoy los tres principales productos de exportación del país con su correspondiente cuota en la generación de divisas.
  • La piscicultura posee mayor potencial para el mercado nacional e internacional que los camarones. Aunque hoy por hoy tan solo llega a representar un 1% de la producción acuícola nacional, posee potencial para generar por lo menos 100 veces más de lo que se produce actualmente.
  • Y reiteramos, existen modelos de producción piscícola de demostrada capacidad para generar la biomasa pesquera que requiere el país garantizando a plenitud la protección del medio ambiente.

Nota: Información sobre el papel sanitario basada en Wikipedia.



Germán Robaina es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com