Agricultura Apicultura Ciencia e Investigación Estados Unidos

Los abejorros sin polen pueden acelerar floración de las plantas mordiendo las hojas


Cuando hay escasez de polen, las abejas pueden acelerar la floración de los tomates haciendo cortes en la hojas.


Se estima que son tres las especies de abejorros que utilizan sus piezas bucales para hacer pequeños cortes en el follaje de las plantas, según salió publicado en la revista Science el día 22 de mayo . La picadura de la hoja se hace más común si hay escasez de polen, según informó la ecóloga química y además entomologa del ETH Zurich.

Los experimentos indican que las plantas de tomate y las de mostaza que son mordidas por las abejas Bombus terrestris florecieron antes que las plantas no mordidas por días, o incluso semanas, informó De Moraes y sus colegas. Para los abejorros se cree, acelerar los tiempos de floración puede ser un salvavidas. A principios de la primavera al intentar encontrar colonias, las abejas confían en el polen de las flores como fuente proteicas para criar a sus crías.

Según Foteini Paschalidou, quien es ecologista del Instituto Nacional de Investigación Agrícola de Francia en Versalles-Grignon, fue la primera en el equipo en darse cuenta del comportamiento. Ella trabajaba en otro proyecto con las mismas abejas B. terrestris enjauladas en el interior. En un principio, De Moraes se preocupó. «¿Les pasa algo?».

Quienes proveían las abejas y otros productores que las usaban para polinizar los cultivos les aseguraron a los investigadores que el mordisco ocurre en otros lugares, sin embargo el equipo no ha conseguido ninguna referencia en la literatura científica.

Probando el vínculo entre la escasez de polen y las picaduras de las hojas, los investigadores hicieron una prueba de abejas enjauladas. Después de tres días sin polen, los abejorros atrapados con plantas que no florecen eran más propensos a hacer agujeros en el follaje que un grupo de abejas zumbando entre abundantes flores. Cuando los investigadores intercambiaron las situaciones de las abejas, los insectos ahora atrapados sin flores comenzaron a mordisquear las hojas.

Aquellas pruebas que fueron realizadas en el techo del edificio del laboratorio con abejas libres para buscar flores en maceteros en la azotea y en otros lugares también encontraron un vínculo entre la escasez de polen y el aumento de la picadura de las hojas, informaron los investigadores.

Abeja en hoja, hoja con agujeros
Durante la escasez de polen, un abejorro que cruza una hoja (izquierda) tiene más probabilidades de hacer pinchazos y cortes rápidos que dejan pequeños agujeros (derecha).F. PASHALIDOU Y OTROS / SCIENCE 2020

Que la floración se vea impulsada por el daño que las abejas le hacen a una hoja originalmente sorprendió al coautor Mark Mescher de ETH Zurich y lo vió como una posibilidad remota. Sin embargo, en pruebas de laboratorio, las plantas de tomate pinchadas de cinco a 10 veces por abejas privadas de polen florecieron 30 días antes en promedio que las plantas no dañadas. Pero el tiempo de aceleración varía según la especie vegetal. Por ejemplo, la mostaza negra picada de abeja ( Brassica nigra ) floreció solo unos 16 días antes.

Aquellas plantas que son molestadas por las abejas y la aceleración que producen en la floración no es del todo sin precedentes. Hay otras formas de estrés, como la sequía, los nutrientes escasos y el asalto de las plagas de insectos que comen hojas, también han logrado desencadenar la floración temprana, señala Mescher. Pero lo que está sucediendo con las picaduras de abejas y cómo podrían aprovechar el reloj interno que activa una planta para pasar de la hojuela a la floración sigue siendo una gran pregunta.

Hasta ahora, los mejores esfuerzos de los científicos humanos que esperaban con fórceps y una navaja de afeitar en la azotea de un laboratorio para imitar la actividad de las abejas en tiempo real, mordida por mordida, en las plantas de comparación, solo han producido una aceleración modesta en la mostaza negra, y ningún cambio significativo en el Tomates. Entonces puede haber algo especial en una picadura de abeja.

En un feliz accidente, las pruebas al aire libre atrajeron visitas de otras dos especies de Bombus que revisaron las plantas en oferta y también perforaron agujeros en las hojas. Eso confirma que mordisquear las hojas no es solo una peculiaridad de un linaje comercial de abejas, aunque dos observadores de abejorros desde hace mucho tiempo, Dave Goulson de la Universidad de Sussex en Inglaterra y Lynn Adler de la Universidad de Massachusetts Amherst, dicen que nunca se han dado cuenta eso.

Goulson dice que le fascina la idea. B. terrestris comúnmente corta agujeros en las partes de la planta, pero en un contexto ligeramente diferente. En lugar de buscar néctar a través de las aberturas naturales de las flores, estos y otros abejorros a menudo solo muerden pequeños agujeros a través de la pared exterior de una flor para tomar un sorbo. «Me imagino que las abejas hambrientas que no pueden encontrar flores podrían intentar morder hojas desesperadas», dice Goulson. La mordida de flores podría haber evolucionado hasta convertirse en la picadura de la hoja, aunque, como señala Mescher, también podría haber sucedido de la manera opuesta.

Información original publicada en la revista: https://science.sciencemag.org/content/368/6493/881

Foto referencial tomada de Google – autores HANNIER PULIDO, C. DE MORAES, LABORATORIOS MESCHER.


Leer más


LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com