Actualidad Asia Economía y Alimentación Global

Manteniendo vivas las tradiciones alimentarias silvestres originarias en India

Las plantas silvestres comestibles han sido durante mucho tiempo alimentos básicos para las comunidades de India.

Los bosques indios están siendo deforestados a gran escala. Esto pone en peligro las plantas silvestres que crecen allí. Los pueblos originarios tratan de preservar el conocimiento de sus diversas y nutritivas dietas.



Uno de los primeros recuerdos de infancia de Biskirin Marwein es el de acompañar a su madre a recoger setas, frutas y hojas comestibles al frondoso bosque cercano a su casa en las montañas Khasi (Khasi Hills), en el estado nororiental indio de Meghalaya.

«A veces veía una seta y no sabía qué hacer con ella. Mi madre me enseñó la diferencia entre las setas comestibles y las venenosas”, recuerda.

Marwein pertenece al grupo khasi y es trabajadora sanitaria en su comunidad. También colabora como mediadora comunitaria con la Sociedad de Alimentación y Agrobiodiversidad del Noreste (NESFAS, por sus siglas en inglés), recopilando conocimientos sobre cultivos tradicionales y plantas silvestres de los ancianos de su aldea y promoviendo su uso en la comunidad en general. 

Marwein sigue recogiendo vegetales silvestres como la jatira y el jamyrdoh regularmente para su propio uso o para la venta en el pueblo. Algunos también los planta en su propio huerto.

Marwein y su familia comen plantas silvestres que han sido buscadas o plantadas en su jardín.

Pero la búsqueda de alimentos ya no es tan fructífera como antes. «En mi infancia, había muchas plantas silvestres comestibles en el bosque”, dice. «Ahora no hay tantas porque hay mucha más gente en mi pueblo”, aclara.

Marwein no es la única que ha notado el cambio.

En Nongtraw, una aldea situada a 75 kilómetros de su casa en Mawlum Mawjahksew, la gente informa a NESFAS que la jatira ha desaparecido de su bosque local. Asimismo, el jamyrdoh y un helecho comestible llamado tyrkhang son cada vez más escasos.

La pérdida de biodiversidad afecta a las dietas 

Parte del problema, según Marwein, es el crecimiento de la población. Cada vez más personas buscan alimentos silvestres en unos bosques cada vez más reducidos. 

Alrededor del 21,6 por ciento de la superficie total de India está cubierta de bosques. El noreste del país, montañoso y densamente arbolado, incluyendo Meghalaya, es un punto caliente de biodiversidad. 

Pero, según un estudio de 2017 del Instituto Indio de Ciencias, en las últimas décadas se han perdido muchos bosques por la construcción de carreteras y viviendas, así como por la agricultura. El estudio también revela que una cuarta parte de la superficie forestal total de Meghalaya es especialmente vulnerable al cambio climático.

Se anima a las nuevas generaciones a conocer la biodiversidad local y las plantas silvestres.

Aunque no hay datos específicos sobre los cultivos comestibles en India, un informe de 2019 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura concluye que el 24 por ciento de las especies alimentarias silvestres están disminuyendo en abundancia. En Asia, esa cifra asciende al 46 por ciento.

A medida que disminuyen estas especies, las comunidades pierden una importante fuente nutricional.

«Las plantas silvestres comestibles desempeñan un papel muy importante en la dieta de los pueblos del noreste, sobre todo de marzo a mayo, cuando los cultivos no están maduros, y en épocas de penuria”, explica Bhogtoram Mawroh, que trabaja en agrobiodiversidad y agrosilvicultura en NESFAS.

El fenómeno forma parte de un patrón que se repite en todo el mundo. 

Selena Ahmed, etnobotánica del Laboratorio de Alimentación y Salud de la Universidad Estatal de Montana (Estados Unidos), ha estudiado el papel decreciente de los alimentos silvestres en la dieta de las comunidades indígenas en medio del cambio climático en el estado occidental de Montana. 

«Nuestras entrevistas con las Tribus Confederadas de la Nación Salish y Kootenai en la Reserva Flathead indican que los hogares perciben una menor disponibilidad de caza, pescado y plantas silvestres comestibles, mientras que algunas especies se han vuelto más frecuentes debido a un ecosistema desequilibrado”, señala.

Un guía de senderismo conocedor de la agrobiodiversidad en el pueblo de Laitsohpliah, en Meghalaya.

Recuperando los sabores originarios en el menú

No obstante, el retroceso de los bosques no es la única razón por la que los alimentos tradicionales están siendo sustituidos por los producidos comercialmente.

Desde la década de 1970, el sistema público de distribución de alimentos de India ha subvencionado alimentos básicos como el arroz blanco y la harina de trigo en comunidades de todo el país, donde antes eran un lujo. Por su parte, los alimentos recolectados, como las plantas silvestres, tienden a ser considerados como comida de pobres, o alimento para animales.

«Con los años, la dieta de la gente se ha homogeneizado y carece de micronutrientes”, dice Mawroh. «Queremos retomar las lecciones del pasado, promover la diversidad dietética y crear un aprecio por las plantas silvestres comestibles”. 

En toda India han surgido varias iniciativas para tratar de conseguirlo.

La start-up de Bombay OOO Farms, pone en contacto a agricultores locales con consumidores urbanos y empresas como Bombay Canteen, un restaurante que ahora se abastece de plantas silvestres de las montañas Ghats occidentales, donde todavía son abundantes. El objetivo es fomentar el respeto por los cultivos y utilizarlos de forma sostenible.

NESFAS, por su parte, ha empezado a trabajar con cafeterías de ocho pueblos diferentes de Meghalaya, que ahora han cambiado de nombre a Mei Ramew, que significa Madre Tierra en khasi e incluyen alimentos originarios en sus menús.

Hendri G Momin, de la tribu Garo, dirige la cafetería Aman A-song en Darechikgre, un pueblo del distrito West Garo Hills en Meghalaya. «Los demás cafés de aquí sirven alimentos fritos como rosquillas, malpua y puri, hechos con harinas refinadas”, explica. «Mi cafetería es diferente porque cocino con ingredientes silvestres y de cultivo ecológico procedentes del bosque y de los agricultores locales”, relata con orgullo.

Momin utiliza ingredientes silvestres y orgánicos en su cafetería de Meghalaya.

Serefer B Marak es cliente habitual de Aman A-song, donde disfruta de un rico zumo de color rubí, elaborado con tomate de árbol, también conocido como tamarillo. La fruta crece en arbustos leñosos en West Garo Hills. «Me da pereza preparar estos alimentos en casa, así que solo los consumo en el café”, dice este joven de 22 años. Añade, sin embargo, que ahora que les ha tomado el gusto, intentará cocinarlos él mismo.

Patrimonio cultural y natural para las próximas generaciones

Para mantener vivos los conocimientos tradicionales, NESFAS también trabaja con las generaciones más jóvenes. La organización ofrece paseos especialmente para niños y proporciona información sobre la agrobiodiversidad de las colinas Khasi. Mawroh cree que los conocimientos adquiridos les ayudan a proteger tanto su salud como su tradición.

«En estos paseos, les enseñamos a identificar y recoger plantas silvestres comestibles, que pueden cocinar e incorporar a su dieta diaria”, dice. «Esto puede ayudar a reforzar su sistema inmune y reducir su dependencia de los alimentos del mercado”.

(ar/ers)



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com