Animales y aves Estados Unidos Veterinaria

Mejorando la forma en que los veterinarios cuidan a los animales y a las personas

Veterinario
Crédito: Pixabay / CC0 Public Domain

Los veterinarios, los dueños de mascotas y los criadores a menudo tienen nociones preconcebidas entre sí, pero al investigar estos sesgos, los expertos de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Arizona esperan mejorar tanto la comunicación humana como el cuidado de los animales.

por la Universidad de Arizona

«La medicina veterinaria puede requerir que tratemos al paciente, pero no podemos mejorar los resultados de los pacientes con mascotas sin el consentimiento y la confianza del cliente humano. La comunicación es un componente esencial de la práctica veterinaria», dijo Ryane Englar, profesora asociada y directora de habilidades veterinarias. desarrollo para la universidad. «Como ejemplo anecdótico, los veterinarios y los criadores no siempre se llevan bien, pero no hubo investigación sobre estos temas. Me pregunté, ¿qué quieren y necesitan los grupos? Si están alineados de alguna manera, ¿cómo podemos trabajar con uno? otro mejor? «

El estudio más reciente de Englar, publicado en el Journal of the American Veterinary Medical Association, explora los sesgos y la comunicación entre veterinarios y criadores. Descubrió que los criadores de perros y gatos a menudo sienten que los veterinarios carecen de formación y conocimientos sobre el nacimiento y la cría. Al mismo tiempo, los veterinarios pueden no reconocer la experiencia de los criadores en el tema y pueden desaprobar la reproducción y hacer suposiciones sobre los criadores.

Englar espera que abordar estos prejuicios ayude a las personas a cuidar mejor a los animales y a los demás. Propone soluciones a la tensión entre dueños de mascotas , criadores y veterinarios en su investigación y en sus clases, que se enfocan no solo en las habilidades veterinarias sino en las habilidades de comunicación como escuchar genuinamente, poner en suspenso juicios, ser consciente de suposiciones y hacer preguntas.

Durante el Mes Nacional de las Mascotas, UArizona News habló con Englar sobre su última investigación y su filosofía sobre el cuidado de los animales y la comunicación humana .

P: ¿Por qué decidió estudiar comunicación en medicina veterinaria y por qué es tan importante?

R: Cuando asistí a la escuela de veterinaria, no se requerían clases de comunicación y profesionalismo. Históricamente, se ha visto como una habilidad blanda y algo que no se puede enseñar. En clase, era una mentalidad de hundirse o nadar; nos enviaron a clínicas y se esperaba que simplemente tomáramos el historial (médico), habláramos con la gente, explicamos los diagnósticos. Sin embargo, me sentí más equipado que mis compañeros. Mi madre es trabajadora social de cuidados paliativos y mi padre es profesor de secundaria; Recibí mi formación en comunicación de ellos. Mi madre me enseñó sobre la muerte y el morir y el dolor y el duelo, por lo que estaba bien preparado para las charlas sobre el final de la vida. Pero luego, las habilidades de comunicación comenzaron a ser señaladas como algo que faltaba en el campo. Ahora se ve como una habilidad que se puede enseñar, como suturar. Personalmente, Pasé de que nunca me enseñaron la comunicación a preguntarles a los clientes qué quieren y necesitan para mejorar la comunicación. En ese momento, estaba orgulloso del progreso, pero esta investigación me ha enseñado que todavía estoy generalizando y acercándome a algunos clientes con nociones preconcebidas, y eso dificulta la comunicación y la atención.

P: ¿Qué quieren los dueños de mascotas de sus veterinarios cuando se trata de comunicación?

R: Enseñamos TONERR a los estudiantes, que es un método que reunimos a partir de un estudio separado. Significa transparencia, preguntas abiertas, señales no verbales, empatía, escucha reflexiva y consideración positiva incondicional.

Por ejemplo, descubrimos que los clientes quieren que los veterinarios sean honestos sobre lo que no saben. Esperan que los veterinarios digan: «Así es como puedo encontrar la información para usted». Y esperan transparencia sobre los diagnósticos y pronósticos. No esquive las cosas. Los clientes quieren ser vistos como personas dignas de respeto. Enseñamos a los estudiantes a intentar dejar su juicio en la puerta. Por ejemplo, si el dueño de un perro le da analgésicos a su mascota para la fiebre alta, lo que usted no debe hacer, esperamos que el veterinario se dé cuenta de que probablemente lo hizo desde un buen lugar; simplemente les faltaba el conocimiento. Esperamos que el veterinario diga: «Puedo ver por qué hiciste lo que hiciste, pero ahora estás aquí, así que centrémonos en eso».

P: Como veterinario, ¿cómo se sintió acerca de los últimos hallazgos de su investigación sobre la comunicación entre veterinarios y criadores?

R: Este fue uno de los estudios más reveladores que he realizado. Me enseñó mucho sobre mí. Cuando leí los comentarios de los criadores (que participaron en el estudio), algunos me pusieron a la defensiva, pero luego hubo muchas cosas que resonaron. Espero que ayude a la gente a pensar en cerrar la brecha. Si podemos entendernos, hay una alineación casi perfecta con lo que todas las partes quieren y esperan. Cuando encuesté a los (participantes) en busca de soluciones, ambas partes sugirieron lo mismo. Solo tenemos que superar estos prejuicios y escucharnos unos a otros.

Aquí hay algunos ejemplos: La mayoría de los veterinarios nunca han visto a ningún perro o gato parir. Nuestra población (pacientes de mascotas) está casi toda esterilizada o castrada. Es la suposición de que los buenos dueños esterilizarán o castrarán a sus mascotas, y cuando los animales nacen, nacen en casa y no los vemos hasta que tienen ocho semanas de edad. Entonces, cuando vemos un animal que no está esterilizado o castrado, nos preguntamos por qué ese dueño aún no ha arreglado a su mascota. Eso nos hace tener nociones preconcebidas. La realidad es que, como veterinarios, queremos ser respetados por nuestro conocimiento y experiencia; sin embargo, los criadores sienten que no se les reconoce por su propio conocimiento o experiencia. Han visto cientos de nacimientos, mientras que nosotros hemos visto casi cero. Es necesario comprender que cada uno de nosotros aporta diferentes habilidades a la mesa.

P: ¿Cómo ha afectado su investigación lo que enseña en el aula?

R: Aquí, en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Arizona, es importante para mí que las habilidades de comunicación tengan la misma consideración en el aula. Mi colega Teresa Graham Brett (decana asociada de diversidad e inclusión de la universidad) y yo escribimos casos ficticios para estudiantes. Pedimos a los estudiantes que consideren sus expectativas antes de un encuentro y las comparen con cómo se desarrolló realmente el encuentro, así como sus suposiciones sobre el caso, el paciente o el cliente, en base a detalles limitados proporcionados por adelantado. Enseñamos a nuestros estudiantes que las suposiciones son normales; es cómo procesamos el mundo que nos rodea y le damos sentido. Sin embargo, también necesitamos que los estudiantes sean conscientes de cómo las nociones preconcebidas influyen en sus reacciones y respuestas a escenarios clínicos, pacientes y clientes. Para tener éxito en la atención centrada en las relaciones,

Más allá de la comunicación , Teresa y yo queremos que los estudiantes aprendan a desarrollar su propia identidad profesional, a practicar con tacto la comunicación de malas noticias con los clientes, a gestionar el lado financiero y comercial de la práctica clínica y a ser resilientes frente al agotamiento. Es posible que tengan que sacrificar a un animal, pero debemos enseñarles cómo procesar sus emociones y restablecerse emocionalmente para que puedan continuar enfrentando citas después de un mal resultado del paciente.

Es un viaje largo, pero nuestra esperanza es que nos graduemos como estudiantes preparados desde el primer día con habilidades de pensamiento crítico, que puedan trabajar entre sí y con el personal de apoyo, que sean más capaces de trabajar con los clientes y se entiendan realmente a sí mismos de la misma manera. Estaba abierto a aprender que tengo áreas en las que trabajar después de mi encuesta de criadores. La medicina es un aprendizaje permanente y todos aprendemos juntos. Ninguno de nosotros es perfecto, pero se trata ante todo de ser una persona.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com