Agricultura Apicultura y polinización Cultivos

Naranja Valencia y abejas, un sistema agroecológico rentable: Colombia


Después de evaluar tres modelos de producción con esta variedad en cultivos del Meta, se encontró que el enfoque agroecológico, integrado con actividades de apicultura, es el que muestra más viabilidad en términos económicos.



Así lo dio a conocer una investigación adelantada por Vanessa Muñoz Meneses, administradora de empresas y magíster en Medio Ambiente y Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Bogotá, quien explica que dicho enfoque se diferencia del convencional porque no solo se especializa en el cultivo, sino que busca integrar diferentes factores dentro de las fincas.

En el estudio se encontró que, además de la rentabilidad, los productos de este sistema le dan como valor agregado el factor ecológico, lo que les permitiría justificar un aumento en el precio de venta, una ventaja que no tienen las naranjas que se producen en sistemas convencionales.

En Colombia son escasos los estudios económicos de sistemas productivos con enfoque agroecológico, y con los que se encuentran no existe una claridad sobre sus verdaderas implicaciones económicas frente a los sistemas de producción convencionales de este tipo de cítricos.

Ver: Diez formas de garantizar que las abejas se beneficien del auge de la energía solar

Teniendo en cuenta que es el agricultor quien selecciona un enfoque agroecológico o uno convencional, este estudio buscó demostrar que sí existe una posibilidad de que los sistemas agroecológicos sean viables.

Es importante aclarar que en Colombia no existe un sistema de producción netamente agroecológico, sino de producción con ese enfoque, es decir que están en ese proceso de llegar a una agroecología neta.

Clasificación de fincas

El estudio tuvo lugar en el Meta, la región donde más se concentra la producción de cítricos en el país, en especial de naranja Valencia. Se escogieron los municipios de Lejanías, Villavicencio, Guamal, Granada y Puerto López, que concentran el 69,7 % del área sembrada y el 60,9 % de la producción citrícola del departamento.

Se eligieron 51 predios de fincas estudiadas y caracterizadas en 2014 por el profesor José Alejandro Cleves, director de esta investigación, y el profesor Alfredo de Jesús Jarma Orozco, ambos de la UNAL Sede Bogotá.

Ver: La prohibición de insumos agrícolas no es sinónimo de protección para las abejas

En los predios seleccionados se analizaron variables agrupadas en cinco capitales: natural, humano, social, físico y económico, tras lo cual las fincas fueron clasificadas en dos grandes grupos: sistemas de producción citrícola convencional y los de enfoque agroecológico.

Lo convencional versus lo agroecológico

Se encontró, entre otras cosas, que las fincas convencionales, que implementaban monocultivos y uso intensivo del área de siembra, presentaban limitaciones de organización y falta de canales claros de comercialización.

También tenían bajo nivel educativo, escaso relevo generacional, informalidad crediticia y no existían prácticas de control químico, llevando a una deficiente evaluación fitosanitaria del cultivo. En su mayoría no estaban articulados a ninguna asociación, lo que influía en la comercialización, pues debían utilizar intermediarios, aumentando los costos.

Ver: Investigadores desarrollan una alternativa de pesticida natural para atacar las plagas sin dañar a las abejas

Las fincas con enfoque agroecológico, por su parte, se caracterizaban por ser agroindustriales y disponer de una sólida infraestructura logística, administrativa y financiera, articulación a mercados exteriorizados y manejo fitosanitario sin limitaciones. Tenían la capacidad de analizar la climatología, evaluar plagas y enfermedades con personal capacitado y, algo muy importante, realizaban rotación de lotes con cultivos semestrales, ya sea de arroz o de maíz, e incorporaban especies pecuarias mayores y menores, como las abejas.

Además, en su perímetro disponían de bosques de galería, que se convierten en corredores biológicos que ofrecen una variedad de fauna autóctona, uno de los aspectos fundamentales.

Para la evaluación económica se utilizaron cuatro indicadores: tasa interna de retorno (lo que espera obtener el inversor), valor presente neto (que pone en valor presente los flujos de dinero generados), razón costo-beneficio (lo que cuesta y lo que se gana) y Periodo de Recuperación de la Inversión (PRI) (en cuánto tiempo se va a recuperar la primera inversión).

Ver: Abejas y plantas de cultivo, sujetos de la nueva ‘guía de polinización’ para Brasil

Se analizaron tres escenarios de sistemas de producción: uno con enfoque agroecológico, uno con enfoque agroecológico e integración de un apiario, y uno convencional.

Al final, tras determinar diferentes características beneficiosas, se concluyó que el sistema con enfoque agroecológico e integración de apicultura resultó ser el que más satisfizo los criterios de selección. El único indicador que se mostró en desventaja fue el del PRI, por lo que se deben plantear medidas y actividades que mejoren dichos resultados.(Por: fin/PAGA/MLA/LOF)



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com