Ganadería y Pesca Nicaragua peces pesca

Nuevas recomendaciones para el cultivo de peces sobre esteros en Nicaragua


La estatal Universidad Nacional Autónoma de León (UNAN-León), inició recientemente una investigación para determinar la presencia de enfermedades en peces como el pargo lunarejo (Lutjanus gutatus) y el guapote (Parachromis managuensis) cultivados en las provincias de León y Chinandega, al oeste de Nicaragua.


Por José Armando González Ojag_ojeda


El estudio, realizado conjuntamente con la organización nicaragüense Fundación LIDER y la española Amigos de la Tierra, pretende identifica la presencia de agentes bacterianos, víricos y parasitarios, para su rápida detección y mejorar la producción acuícola en cautiverio, amenazadas por el cambio climático y la variabilidad climática.

Los primeros peces estudiados fueron extraídos de jaulas flotantes de engorde ubicadas en el Estero Padre Ramos y en la península de Cosigüina, de El Viejo, Chinandega.

Resultados preliminares indican que no se observaron signos clínicos en ninguna de las 26 muestras analizadas y tampoco constituyen riesgo para el consumo humano, debido a la baja carga bacteriana encontrada.

Con estos hallazgos, la UNAN-León recomienda a los pescadores artesanales que cultivan pargo lunarejo o cola amarilla (Lutjanus argentiventris), realizar “muestreo en época lluviosa por reportes de mortalidad en ese periodo, monitoreo de agentes químicos en el agua y en los peces, y cuando se observen signos clínicos o mortalidad inexplicable, tomar muestra y referirla al laboratorio”, detalló Martha Roque Salinas, del Departamento Acuícola de la UNAN-León.

Para los peces de agua dulce, los investigadores indican monitoreo permanente del gusano parasito Anakasidae en guapotes, adquirido por las heces de aves y otros alevines silvestres; además brindar alimento con alto contenido nutricional.

Investigaciones previas sobre salud de cuerpos de agua en los esteros Padre Ramos y Salinas Grande, realizadas por la UNAN-León, sugieren tomar en cuenta nuevos criterios fisicoquímicos para establecer las granjas como oxígeno, pH, turbidez, temperatura y mareas. Además, monitoreo constante de parámetros microbiológicos para el buen desarrollo del cultivo, monitoreo de escorrentías y alimentación en repuntes de marea para reducir el estrés en los peces.

“Las recomendaciones están siendo implementadas por los pescadores para asegurar la producción de 82 mil peces marinos y 20 mil de agua dulce, que beneficia a 128 familias de 10 cooperativas pesqueras con fondos de la Cooperación Galega”, explicó Guillermo Paiz, coordinador de proyectos  de Amigos de la Tierra.

Estos sistemas alternativos de producción acuícola adaptados al cambio climático, permiten la conservación de especies autóctonas de la familia Lutjanidae y Cichlidae, mejoran la seguridad alimentaria y los ingresos a las familias que depende de los recursos marino costeros.

La investigación continuará a lo largo del 2020 y se espera tener información concluyente que permita a los pescadores tomar mejores decisiones en su actividad productiva.


Leer más


LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com