Argentina Ganadería y Pesca Producción de Carne

Nuevo método desarrollado para extraer residuos de antibióticos en alimentos de origen animal


La coccidiosis es un tipo de enfermedad intestinal que afecta a diferentes grupos de animales. Inhibe la absorción de nutrientes y el crecimiento para que, en ocasiones, el animal muera, produciendo pérdidas financieras en la industria ganadera. 


por la Universidad de Córdoba


Para combatir esta enfermedad, se recetan antibióticos como los coccidiostatos, que son medicamentos efectivos para tratar la enfermedad pero que también pueden causar enfermedades cardiovasculares en los seres humanos cuando las concentraciones son altas en productos alimenticios de origen animal.

El grupo de investigación de Química Analítica Supramolecular de la Universidad de Córdoba desarrolló un nuevo método que permite extraer y determinar estas sustancias en los alimentos de origen animal. Según la investigadora principal del estudio, Soledad González, el procedimiento es capaz de extraer simultáneamente todo el grupo de antibióticos ionóforos (como los de una fuente natural) de todos los alimentos de origen animal que están legislados en la Unión Europea, algo «Hecho por primera vez en este proyecto de investigación».

Específicamente, el método utiliza solventes supramoleculares, no tóxicos conocidos como SUPRAS, que tienen una alta capacidad para mejorar la selectividad y el rendimiento de las extracciones, reduciendo así los costos de producción . Como señaló la investigadora Soledad González, este tipo de solventes permiten extraer simultáneamente residuos de antibióticos y limpiar la muestra en un solo paso. Además, «este es un método de bajo costo y respetuoso con el medio ambiente, ya que utiliza un volumen menor de solvente orgánico en comparación con otras técnicas ampliamente utilizadas en los laboratorios», agrega.

Después de aplicar la nueva metodología en diferentes productos como huevos, leche y carne (hígado, riñón, músculo y grasa), se verificó que los límites de detección alcanzados eran mucho más bajos que el límite legal, lo que demuestra que este procedimiento podría ser aplicable en laboratorios de control de calidad de alimentos . El nuevo método ha sido validado tras la decisión europea 2002/657 / CE, que regula la presencia de residuos en productos de origen animal, por lo que podría incorporarse a los controles de rutina en los laboratorios. Las investigadoras Ana María Ballesteros, Soledad Rubio y Diego García-Gómez también participaron en este estudio, siendo García-Gómez de la Universidad de Salamanca.


Leer más


LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com