Agricultura Botánica y Genética Colombia Hortalizas

Ocho genotipos para mejoramiento genético de la arracacha


Los genotipos –información genética que posee un organismo en su ADN– presentan características únicas que podrían funcionar en futuros programas de mejoramiento genético para incrementar la productividad, y además mejorar la adaptación y resistencia a plagas y enfermedades del cultivo.



Los ocho genotipos se seleccionaron con base en un análisis de diversidad genética en 96 materiales de arracacha conservados en el Centro de Investigación (CI) La Selva, ubicado en Rionegro (Antioquia), por la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Agrosavia), los cuales fueron utilizados por Johanna Paola Garnica Montaña, magíster en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira, con el fin de evaluarlos a nivel morfológico (apariencia externa e interna) y molecular (diferencias genéticas).

A nivel genético, la investigación se constituye en el primer análisis de diversidad genética poblacional del Banco de Germoplasma de Arracacha en Colombia.

“Caracterizar los recursos vegetales es básico para conocer y estudiar la diversidad genética, porque otorga un valor agregado a las accesiones analizadas, maximiza su potencial al ampliar el conocimiento científico y establece las bases para futuros programas de mejoramiento genético”, explica la investigadora Garnica. Así mismo, el entendimiento de la estructura genética contribuye a generar estrategias de conservación y uso sostenible de las semillas.

De las accesiones o materiales genéticos evaluados, 84 vienen de colectas en seis departamentos (Antioquia, Boyacá, Cauca, Huila, Nariño y Tolima), dos son regionales del municipio de Cajamarca (Tolima), cinco son de Perú, cuatro no tienen información concreta del lugar de colecta y una proviene de semilla sexual.

Con estos recursos, sembrados en campo, se realizó la caracterización morfológica considerando 41 variables, como por ejemplo hábito de crecimiento, altura, ancho y largo de la hoja, y color predominante en diferentes partes de la planta.

En la evaluación molecular, de cada material se extrajeron cerca de 5 g de hojas jóvenes en buen estado, las cuales se almacenaron en bolsas individuales con cierre hermético y se transportaron en neveras de icopor desde el CI La Selva hasta el Laboratorio de Biología Molecular de la UNAL Sede Palmira. Una vez se llevó a cabo la extracción del ADN del material vegetal, se utilizaron marcadores moleculares tipo SSR (secuencias simples repetidas), herramienta que permite establecer diferencias genéticas entre organismos o especies.

Variedades de arracacha

En los resultados, la investigadora clasificó las accesiones en seis grupos según características morfológicas definidas de arracachas: con nervadura color púrpura en haz y envés de la hoja; con pigmentación secundaria en borde y nervadura; con hojas sin pigmentación secundaria y nabos amarillos; sin pigmentación secundaria en el haz de las hojas y pulpa de los colinos; con nabo blanco y colinos crema con pigmentación diferenciada; y con peciolo purpura rojizo, nabos amarillo claro y florecidas.

A partir del análisis, determinó que “las accesiones no presentan patrones definidos por zona geográfica de origen, lo cual se puede atribuir al intercambio o la movilidad de semillas en el país”, comentó la investigadora Garnica. Además, la amplia diversidad encontrada es un indicador de que es posible obtener combinaciones de caracteres deseables en un mismo material y conformar la base genética para programas de mejoramiento.

En términos generales, las accesiones se agruparon en monoalélicas, dialélicas y tritetraalélicas: un alelo es cada una de las formas que puede tener un gen y se manifiestan en características heredadas, como por ejemplo el color de ojos o el grupo sanguíneo, en el caso de los seres humanos.

Por último, se identificaron ocho accesiones prometedoras (ILS 202, ILS 206, ILS 3417, ILS 3418, ILS 3912, ILS 3915, ILS 3933 y YEM HUE) a partir de las variables morfológicas más significativas y de la presencia de alelos privados (propios de cada material de arracacha), por lo cual tienen características únicas y podrían ser utilizados como posibles progenitores en programas de mejoramiento.

En Colombia, el municipio de Cajamarca (Tolima) podría ser el principal centro mundial de producción de arracacha, según reportes de algunos investigadores.

De las más de 110.000 toneladas que produjo el país en 2018 según el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, el 51 % se concentra en Cajamarca. El cultivo se sembró en 15 departamentos, siendo Tolima el principal productor con más 5.600 hectáreas que representan el 58,21 % del área cosechada en el país y el 61,4 % de la producción nacional, seguido por Boyacá (981 hectáreas), Norte de Santander (821 hectáreas) y Huila (475 hectáreas).


Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *