Acuicultura y piscicultura Articulistas Pesca Venezuela

Propuesta para la Transformación Productiva del SECTOR PISCÍCOLA VENEZOLANO


Por: Germán Robaina G.

robainag@gmail.com


I: Principales Fallas que han dificultado su desarrollo

La Piscicultura es un sector que ha demostrado a nivel mundial su capacidad de en productividad y de crecimiento sostenido durante las últimas décadas en inversiones y en las exportaciones, es por ello que se hace imperante establecer los retos estratégicos y las acciones requeridas su desarrollo comercial a nivel nacional.

Para ello proponemos las bases de una propuesta, buscando fomentar la consolidación y competitividad de un sector que ha demostrado su capacidad productora de empleos, alimentos, desarrollo y divisas que tanto requiere el país.

El Propuesta apunta a:

  • Reparar las debilidades existentes al interior de la cadenas piscícola nacional.
  • Optimizar el aprovechamiento de las ventajas competitivas que posee el país para su desarrollo.
  • Optimizar el aprovechamiento del capital humano formado y disponible…
  • Operar bajo un marco normativo -sin barreras a la productividad y competitividad- que facilite el desarrollo de actividades productivas piscícolas privadas de alcance comercial y el acceso de estas empresas a mercados nacionales y extranjeros.
  • Incorporar la sostenibilidad como un factor diferenciador –y de alto valor agregado- en sus procesos y productos.

Alcance

Se visualiza al sector acuícola comercial venezolano como un sector que:

• Desarrolle racional y eficientemente la acuicultura comercial desde la perspectiva técnica, económica y productiva, con el uso sostenible del ambiente donde desarrolla sus actividades.

• Aplique tecnologías de cultivo, manejo post cosecha y procesamiento que aseguren calidad e inocuidad de los productos.

• Esté capacitado para enfrentar el desafío del desarrollo sostenible de la actividad en el contexto de la economía social y de las relaciones comerciales nacionales e internacionales con el mundo.

• Se involucre activa y responsablemente en el cumplimiento, tanto de las políticas y normas nacionales para el desarrollo de la actividad como de las obligaciones contraídas por el país en acuerdos, convenios y tratados internacionales.

• Facilite la incorporación de los pequeños productores en sus cadenas de producción-comercialización, con mecanismos de beneficio mutuo y comercio justo.

• Desarrolle responsablemente su gestión a partir de las definiciones de sus competencias con recursos económicos y humanos suficientes.

• Establezca una coordinación ágil y efectiva entre las distintas instituciones públicas que tengan injerencia en la administración de la piscicultura, que permitan facilitar los trámites y el cumplimiento de las normas legales vigentes.

• Establezca las condiciones adecuadas para el desarrollo del subsector y asegure la sostenibilidad y la igualdad de oportunidades en el acceso y ejercicio de la actividad para todos los interesados.

• Retroalimente al subsector con propuestas de mecanismos y reglas claras, eficientes, transparentes y equitativas que le permitan ejercer su actividad en las mejores y más favorables condiciones.

• Provea mecanismos y procedimientos orientados a reconocer el costo de oportunidad económico – social de los usos alternativos de ecosistemas y recursos naturales.

Principales Fallas que han dificultado su desarrollo

Ver a la piscicultura como una actividad productiva, generadora de empleos, desarrollo, alimento y divisas, es fundamental para garantizar su desarrollo armónico, exitoso e integral.

Existen algunas limitantes que necesariamente deben ser superadas, entre las que destacan la permanente discontinuidad de programas de desarrollo piscícola formulados a tal fin,  la excesiva obstaculización y burocracia en la obtención de la permisología requerida, la excesiva discrecionalidad de los funcionarios regentes de la actividad, la oposición exagerada e injustificada al uso de algunos ambientes y especies de altísimo valor productivo, la gran desvinculación entre la mayoría de las universidades y el sector productivo nacional, la desorganización de los productores piscícolas que han logrado subsistir, las grandes limitaciones cualitativas y cuantitativas en la producción de alevines y, un inadecuado asesoramiento técnico, que crean en consecuencia, falsas expectativas y que han llevado al fracaso a muchos productores.

Sin embargo, aunque ya hemos esbozado algunos de ellas, para este análisis, agrupamos arbitrariamente las principales fallas cometidas en la piscícola nacional en tres categorías principales:

A.- Fallas de Política y Control:

Incluimos como fallas de política y control, aquellos elementos del entorno institucional que han entorpecido el desarrollo de la actividad piscícola comercial en el país, destacando:

1.- Desconocimiento generalizado:

El desconocimiento generalizado que ha predominado sobre el potencial e importancia de la actividad piscícola para el país por parte de las máximas autoridades de los diferentes entes rectores que hemos tenido.

2.- Escaso peso específico:

Siempre la atención a la acuicultura se ha encontrado supeditada a su poco peso específico en comparación con el de la actividad pesquera, lo que trae como consecuencia, que ésta esté siempre haya estado relegada a un segundo término de importancia.

3.- Deficiente formación:

El sector pesquero nacional, salvo grandes y contadas excepciones, ha estado siempre dirigido por personal con escasa o nula formación en al área acuícola, lo que unido a lo anteriormente señalado, ha traído como consecuencia, la falta de políticas acertadas destinadas a su promoción, fomento y protección.

4.- Reinicio generalizado:

Como en muchos otros sectores de la vida nacional, todo intento por fomentar la actividad, se encuentra basado en un nuevo inicio. En general a todo lo anteriormente hablado, ganado, explicado y hecho, no se le ofrece ningún valor.

Hoy por hoy se habla de volver a evaluar el potencial piscícola de los embalse, de volver a inventariar la ictiofauna nacional para identificar opciones, de cartografiar el territorio para detectar áreas con potencial, de monitorear los embalses, etc.,  lo que se ha avanzado y ha logrado sobre ese particular en los últimos cincuenta años no se tomó en cuenta.

Todo ello trae como consecuencia lógica, que siempre estamos en la etapa de gestación, siempre esperando para poder nacer. Mientras otros países con muchas menos ventajas comparativas y competitivas que las nuestras han aprovechado el rico caudal de información existente. Venezuela sigue a la espera de la toma de una decisión acertada en la materia.

5.- Ensañamiento ambientalista:

Toda actividad antrópica, agropecuaria, generadora de alimento y/o comercial genera efectos sobre el medio ambiente que deben ser regulados para protegerlo y minimizarlos, sin embargo la relación riesgo-beneficio debe prevalecer sobre las decisiones a tomar.

Hemos sido testigos de cómo se le han impuesto injustificadamente todos los obstáculos ambientalistas habidos y por haber a los intentos realizados para el desarrollo acuícola nacional por parte de las instancias ambientales correspondientes. Obstáculos que superan con creces en muchísimos casos a las impuestas a otras actividades agropecuarias e industriales.

Sin embargo prohibir u obstaculizar al extremo el desarrollo de la actividad, en vez de implementar medidas, leyes y reglamentos idóneos para garantizar e la protección del medio ambiente, no es la solución.

Además, muchas de esas posturas han sido hasta hipócritas, llegando algunos personajes y funcionarios del más alto nivel, inclusive a tratar de prohibir el uso de ciertas especies, cuando ellos mismos poseen granjas productoras destinadas a su cultivo.  

6.- Subsistencia antes que productividad:

A escala mundial, la piscicultura de subsistencia posee una importancia innegable de alcance social (y politiquero), pero esta práctica ha sido comprobadamente rechazada a escala mundial como estrategia para el logro de un importante volumen de biomasa que satisfaga las verdaderas necesidades de la población, y para potenciar la producción masiva de alimentos que un país requiere para cubrir sus necesidades, y mucho menos para aprovechar su potencial como país exportador.

La relación costo-beneficio de estos dos tipos de piscicultura habla por sí sola. El papel tradicional del paternalismo estatal para mantener activas las iniciativas y programas de alcance social, hacen de este tipo de piscicultura un barril sin fondo que conlleva al desembolso de incontables sumas de dinero para el logro de una muy escasa biomasa. Venezuela requiere unas 200.000 toneladas de biomasa íctica producida mediante la piscicultura, y que de ninguna forma podrán ser obtenidas a través de programas de subsistencia y alcance social.

Para un país cuya 60 o 70% de la población encuentra en el medio urbano, en el cual no es factible el desarrollo de actividades de producción masiva de alimento, la producción rural piscícola de subsistencia no es la solución.

B.- Fallas en el Suministro de insumos:

Incluimos como fallas en el suministro de insumos, aquellas deficiencias en el suministro cualitativa y cuantitativamente seguro y confiable de algunos ítems indispensables para un adecuado desarrollo de la actividad piscícola comercial y que aparecen como respuesta a las inadecuadas o inexistentes políticas para el sector, pero que una vez implementadas o corregidas éstas, tenderían por si solas a ir resolviéndose con la participación del iniciativas públicas y/o privadas que se irán involucrándose al contar con un panorama cierto, seguro y prometedor.

   Entre las principales fallas en el suministro de insumos destacan:

1.- Deficiencias en la producción de alevines:

Un desarrollo piscícola comercial requiere de gran cantidad de recursos que sólo serán invertidos si se cuenta con cierta seguridad para garantizar el éxito. Entre ellos la disponibilidad alevines, cualitativa y cuantitativamente segura y confiable, a lo largo de todo el año.

La creencia predominante de que se puede desarrollar la piscicultura comercial venezolana basados única y exclusivamente en la producción estacional de alevines de una determinada especie autóctona, por buena que ella sea, o mediante su captura permanente en los cuerpos de agua naturales del país, nos lleva obligatoria e ilógicamente a producir sólo en la época del año en la que se logra su reproducción.

El establecimiento de políticas adecuadas y confiables hacia el desarrollo piscícola comercial, generará, seguramente, la especialización de granjas productivas hacia la producción de alevines al contar con un mercado seguro y confiable para su colocación.

Esta limitación cualitativa y cuantitativa en la producción de alevines, conlleva limitaciones en la selección de las especies y en el uso de adecuadas densidades de siembra.

        2.- Deficiencias en la producción de alimentos:

Quizás como caso extremo, Noruega dispones de más de 28 presentaciones de alimentos diferentes para el cultivo del salmón. Presentaciones que varían en tamaño, formulación proteica, ángulo del corte terminal del pellets, etapa del ciclo vital, variaciones de temperatura predominante etc.

En nuestro país apenas se cuenta, y con irregularidad en su producción, con dos o tres formulaciones para todas las especies sometidas a cultivo y todas las etapas del ciclo de cultivo.

Formulaciones específicas según los requerimientos proteicos de cada especie, dimensiones adecuadas para la talla de los ejemplares (alevinaje, pre-engorde y engorde) son indispensables para el éxito de la actividad comercial, sin embargo, ninguna empresa de cierto grado de seriedad, tradición y experiencia en el área piscícola, invertirá en la instalación de líneas de producción de diferentes presentaciones de alimentos especialmente formulados para peces, si no cuenta con un mercado cautivo y seguro para su producto, y ello no ocurrirá nunca, si las políticas rectoras y de fomento de la actividad no logran favorecer e incentivar la instalación de granjas productoras de importancia.

        3.- Deficiencia en el suministro de medicamentos especializados:

Al igual que lo citado para el caso de los alimentos, la disponibilidad de fármacos especializados para el tratamiento y prevención de enfermedades propias del cultivo acuático, dependerá de la masificación de las actividades de piscicultura comercial y el mercado que ello generará.

Mientras ello no ocurra, tan sólo la importación de estos fármacos hará posible al tratamiento requerido, con la consecuente utilización de divisas.

        4.- Deficiencias de suministros de equipos especializados:

Aireadores (blowers), bombas de aguas, jaulas flotantes, equipos para el monitoreo de pH, oxigeno, salinidad, dureza, alcalinidad, amonio, etc., solo se encuentran disponibles mediante importaciones particulares, al no existir casas especializadas en el país por las mismas causas anteriormente señaladas.

C.- Fallas en la Implementación:

Al margen de la falta de una política clara, idónea o continuidad en las iniciativas para regir y fomentar la actividad piscícola nacional, y a los injustificados y exagerados ataques del sector ambientalista, lo cierto también es, que gran parte de la responsabilidad de la situación actual de esta actividad, puede atribuírsele a académico y los productores. Tres sectores nacionales muy vinculados y responsables de su desarrollo e implementación: El sector cogobierno, el sector

     1.- Sector Cogobierno

El papel de la piscicultura en el desarrollo social, la generación de empleos, y la generación de alimento a escala regional y estadal es de gran importancia y potencial.

Iniciativas de los cogobiernos regionales (Corporaciones de Desarrollo) o estadales para el fomento de la piscicultura comercial sólo se han emprendido en muy pocas regiones y estados del país, aún con su innegable importancia y potencial.

Salvo muy contadas excepciones, las Corporaciones de Desarrollo Regional y las Gobernaciones de estado le han dado la espalda a este potencial, y han contribuido por omisión, al desarrollo de tan importante rubro en el país.

Si bien criticamos al ente rector de la actividad por algunas posturas, fallas, omisiones, leyes y reglamentos que no creemos las más idóneas, también es cierto que la responsabilidad del fomento piscícola no es solo responsabilidad de él. En la medida de que organicen grupos regionales y estadales verdaderamente interesados en su desarrollo, podrán ir generándose programas y proyectos conjuntos entre el nivel central, regional, estadal y privado para la producción masiva de alimento de origen animal que contribuya a subsanar las deficiencias alimentarias de cada municipio, estado o región.

Los denominados Centros Piscícolas Regionales que citaremos más adelante, vienen llamados cumplir esta misión, y constituían parte fundamental de la propuesta elaborada para PDVSA Agrícola.

Bajo convenios muy bien fundamentados y formulados, un Centro Regional serviría de pivote para un gran conjunto de productores agropecuarios  que contarían de forma segura con la asistencia técnica requerida, el suministro de alevines, de alimentos, el acopio de biomasa producida, la adecuación de esa biomasa y el abastecimiento de los mercados aledaños para su consumo.

     2.- Sector Académico

Es verdaderamente grande el número de universidades y tecnológicos que contemplan, en alguna medida, actividades de docencia e investigación en el área acuícola, sin embargo, también salvo muy grandes excepciones, son contadas las iniciativas académicas destinadas al verdadero fomento integral de la actividad a escala nacional.

Producimos gran cantidad de biólogos y técnicos superiores para el campo acuícola, pero no gestamos ninguna iniciativa que conlleve a fomentar el desarrollo de la actividad productiva como tal. Nos encontramos de espaldas a su desarrollo por acción y omisión.

Por otra parte, ¿cuantos verdaderos paquetes tecnológicos completos, probados y avalados por nuestras universidades se encontraran a disposición de los inversionistas privados interesados en su implementación?

La generación de paquetes tecnológico, su evaluación y certificación, es parte integral de la actividad académica como tal, que debería llamar a reflexión por las universidades y tecnológicos.

Igual ocurre en la mayoría de los proyectos de investigación aplicada que se realizan en el sector acuícola. ¿Cuántos de ellos verdaderamente se encuentran enfocados a la formulación de paquetes tecnológicos para su aplicación a escala comercial nacional por parte del sector privado?

    3.- Sector productor

Finalmente, como usuarios finales de la permisología, insumos y tecnología, los productores también somos responsables de una gran cantidad de fallas, errores, omisiones y corresponsabilidades, entre los que destacamos:

  1. El predominio de celos interpersonales e interinstitucionales nos aíslan en la búsqueda de soluciones a problemas comunes.
  2. Gran número de “expertos” y “gurúes” vendiendo asesoría inadecuada, incompleta o no probada por puras ambiciones mercantilistas.
  3. Frecuente copia de proyectos piscícolas inadecuados, mal formulados, incompletos o formulados para otras latitudes que no se adaptan a nuestra realidad.
  4. Utilización inadecuada de alimentos no debidamente formulados para piscicultura o en mal estado, frecuentemente tras la búsqueda errónea de minimizar costos inadecuadamente.
  5. Adquisición de alevines de mala calidad genética, pretendiendo ahorros en la actividad.
  6. Violación reiterada de las normas y los reglamentos vigentes.
  7. Indiferencia hacia las arbitrariedades e indolencias gubernamentales nacionales, regionales, estadales y municipales responsables del fomento de la actividad.

Germán Robaina es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.

Estimados lectores y seguidores de nuestros articulistas. Con motivos de la pérdida del material histórico de nuestra página por la intrusión ilegal que sufrió Mundo Agropecuario en días pasados comenzaremos a republicar los artículos antiguos y recuperar así el importante material informativo, científico, técnico y de opinión. La Redacción, mayo 2021.



Leer más

Criando un mejor garbanzo

Los garbanzos maduran en la planta. Están maduros cuando se han vuelto de color amarillo. Crédito: ICRISAT por Kaine Korzekwa, Sociedad Estadounidense de Agronomía Los garbanzos son un…
Leer más