Acuicultura Articulistas Opinión Piscicultura Venezuela

Proyectos de investigación orientada para potenciar la producción acuícola venezolana


Fomentar el desarrollo de Proyectos de Investigación Orientados hacia los principales nudos críticos y cuellos de botella del cultivo de las diferentes especies sometidas a cultivo comercial en Venezuela, forma parte de los Proyectos Estratégicos de nuestra propuesta de Plan Nacional de Acuicultura, sometido a consideración de las más altas instancias nacionales.


Germán Robaina G.

robainag@gmail.com

Se ofrecen ejemplos de la importancia y alcance de estas investigaciones para la industria acuícola nacional, a partir de un recuento de algunas actividades de investigación orientada realizadas para la tilapia en Brasil

Robustecer la vinculación entre el sector productivo acuícola nacional y la academia, es fundamental para el logro de los objetivos propuestos.

La tilapia del Nilo (Oreochromisniloticus), originaria de África, tal como su nombre lo indica, era consumida por los antiguos egipcios hace más de tres mil años.

Hoy en día es el pez con mayor producción en Brasil y el segundo grupo en el mundo,detrás de las carpas, de acuerdo con la Organización de lasNaciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La preferencia de cultivo brasileña se inclina por una variedad de pielnegra con rayas más oscuras, pero que en forma de filet, no exhiben diferencias de color o de sabor.

El tamaño del mercado productor y consumidor de tilapias en Brasil movilizó a los científicos, a investigar formas de mejoramiento genético, enfermedades, tratamientos, e incluso distintas maneras de comercializar el producto.

La variedad roja llegó al país proveniente de Israel en la década de 1980desde la Universidad de Stirling,en el Reino Unido, denominada Red-Stirling, y se le identificó comovirulana (viruta metálica), una tilapia del Nilo(Oreochromisniloticus) mutante que promueve la ausencia de la coloraciónnegra silvestre típica de la tilapia.

Con base en la importación de esa variedad, se puso en marcha un programa de cruzamientos con la variedad Chitralada negra, con el objetivo de mejorar genéticamente su desempeño en las condiciones de cultivo.

El resultado de ello fue un pez genéticamente mejorado que actualmente comercializa bajo el nombre de “Royal Fish” que tienen el gusto y el color de los filetes iguales que los de las tilapiasnegras, pero que llaman más la atención de los consumidores por su colorción.

La tilapia roja es más atractiva y se vende más que la tilapia negra, y aunque sudesempeño de crecimiento es menor,tiene un costo de hasta un 15% más que la tilapia negra.

A finales de la década 1980, el peso comercial de la tilapia se ubicaba alrededor de los 500 gramos con seis meses de cultivo aproximadamente. Hoy en día las tilapias cultivadas llegan a los 850 g en seis meses.

Con las experiencias adquiridasse dieroninicio a nuevos proyectos de cruzamientos, asociados con marcadoresmoleculares, ya que, con un mayor conocimiento sobre las regiones genómicas delas tilapias, se podrían seleccionar peces que puedan asegurarle a su prole lascaracterísticas que los efectos de mejorar la variedad volviéndola más productiva, de mayor tamaño y con mayor rendimiento de sucarne”.

Una de esas líneas de estudio consistió en la detecciónde polimorfismos (diferencias en la secuencia de ADN) en el gen de lahormona del crecimiento de la tilapia, en base a los cuales se detectaron polimorfismos en el promotordel gen de la hormona del crecimiento y se evaluó la asociaciónestadística de las diferencias halladas entre los peces con el crecimiento.

Otra línea de investigación orientada a la cría de tilapias se relaciona con unaherramienta que ya se emplea para la cría de ganado bovino, como lo es el usode un chip de ADN,utilizado para seleccionar los mejores reproductores.

Un chip destinado a seleccionar matrices de tilapiasque son mejores reproductoras con el objetivo de elevar el rendimiento delpescado con relación a la producción de carne.

Con estaherramienta se hace más fácil, rápida y eficiente la selección dematrices. Cada pareja de tilapias puede producir entre 200 y 300 crías pordesove, entre tres y cuatro veces por año.

Para verificar la variabilidad genética de los diversos linajes deOreochromisniloticusexistentes en el mundo, se estánrecolectando ADN de ejemplares que representan a variedadescomerciales o no comerciales del pez, y con las muestras de secuenciasdel genoma, se identifican los marcadores genéticos.

Una vez procesada la información, se dispone sobre una lámina demicrochip que permite analizar simultáneamente centenas de miles de marcadores de la tilapia.

Las enfermedades de la tilapia también son objeto de estudios en Brasil. Elmás reciente resultó en una vacuna contra la bacteria streptococcusagalactiae, microorganismoque provoca una mortandad de peces que puede llegar al 90% de la producción enla edad de precomercialización (con alrededor de 800 gramos).

Este patógenonormalmente se encuentra presente en el agua y contamina a los peces enforma oportunista, cuando los mismos se estresan debido a lasuperpoblación de los estanques o por alguna variación brusca detemperatura.

La infección provoca alteraciones neurológicas en la piel y ojossaltones, además de síntomas neurológicos tales como el del nadar errático,provocados por la meningoencefalitis hemorrágica.

Aunque este problema se combatecon antibióticos, su uso indiscriminado provoca lacontaminación del agua y de los cursos de agua. Y aunque existen varias vacunascontra la estreptococosis en el mundo, se carecía de información sobresu industrialización, por lo que se procedió al uso deultrasonidos como una forma de inactivar a las bacterias, y la utilización dedos proteínas como inmunógenos en la vacuna.

En las pruebas realizadas en laboratorio para evaluar la efectividad de este procedimiento, el índice desupervivencia de los peces vacunados fue del 100%.

En el combate contra las bacterias que pueden infectar a las tilapias, y a su vezpara ayudar en el crecimiento de los peces, otra línea de estudio apuntó alagregado de probióticos, bacterias o levaduras, en el pienso delos peces

En el primero de éstosseutilizaron las bacterias Enterococcusfaecium, BacillussubtilisyLactobacillus acidophiluspara mejorar el aprovechamiento delalimento, elevar la inmunidad de los animales y disminuir las infeccionescausadas por enfermedades, proceso que redundó en un crecimientode los peces de entre un 6% y un 8%.

Se evalúa si el costo del proceso compensa elagregado de probióticos al alimento. “Se requieren sólo 200 gramos portonelada de alimento durante la fase juvenil de los peces”.

En el marco de otroproyecto se buscan bacterias en las propias tilapias quepuedan inhibir algunas enfermedades de la especie.

El resultado de ello fue una recolección de 1.125especies de bacteriasextraídas de la mucosa, la piel o elintestino, y cuatro de la treinta bacterias evaluadas, demostraron algún beneficio.

La idea final es contar con una bacteria probiótica específica para la tilapia, ycomenzar a hacer las primeras pruebas en peces.

La forma de consumo del pescado también es objeto de investigación.

Uno de ellos, se destinó alconocimiento del mercado consumidor de la tilapia roja y al desarrollo de productos procesados derivados de ésta.

El proyecto generó entre otros productos, trozos cocidos en formade cubos y filetes frescos con salsas similares a los productos existentes, en forma de sachetso bolsas similares a las que se utilizanpara salsas y pastas, que eran inéditos en Brasil.

Se hicieron trozos cocidos de tilapia en salmuera. Una vez esterilizados, se sella el producto y está listo para su consumo. También se realizaron diversas sesiones de percepción de sabor con consumidores. La tilapia cortada en cubos y cocida obtuvo una aceptación de un 70% y un porcentaje de rechazo del 20%, en tanto que un 10% se mostró indiferente.


Germán Robaina G. es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.

Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *