Ganadería y Pesca Producción de Carne Veterinaria

Resistencia a los antibióticos: cómo el uso indebido de fármacos en la ganadería es un problema para la salud humana

La cría de animales para la alimentación lleva tiempo y requiere mucho trabajo para mantener su salud y bienestar. Al igual que en los seres humanos, los animales de granja a veces se enferman y necesitan medicamentos para tratar las infecciones. 


por Lucyna Gozdzielewska y Lesley Price


Pero los organismos que causan infecciones se están volviendo cada vez más resistentes a los medicamentos disponibles. Esta resistencia a los antimicrobianos aumenta cuanto más se usa un fármaco y cuando se usa de manera inapropiada.

Este mal uso de antibióticos también está teniendo un impacto en la salud humana. A menudo pensamos en la resistencia a los antimicrobianos desde la perspectiva del uso excesivo de antibióticos por parte de los seres humanos , pero de hecho es un problema complejo de muchos factores interrelacionados, incluida la salud animal , el medio ambiente y la producción de alimentos.

Muchas de las bacterias que se observan en los animales pueden causar enfermedades en los seres humanos, y muchos antibióticos importantes para la salud humana también se utilizan en los animales. Los microorganismos resistentes pueden transmitirse de los animales a los humanos a través del contacto directo, la cadena alimentaria y el medio ambiente, por ejemplo, fertilizando los cultivos con estiércol que luego ingresa al sistema de agua.

Nuestra investigación ha demostrado que el uso responsable de antibióticos en la cría de animales es complicado y, si bien es importante usar menos antibióticos, no es suficiente para controlar el creciente problema de la resistencia. Entonces, ¿qué puede hacerse?

Combatiendo la amenaza

Si bien tal complejidad crea muchos desafíos, todos pueden aportar su granito de arena para abordar el problema de la resistencia a los antimicrobianos. Por ejemplo, las personas solo deben tomar antibióticos si se los recetan , seguir de cerca las instrucciones y nunca compartir ni usar los antibióticos sobrantes.

Los agricultores y veterinarios también tienen un papel importante en la lucha contra esta amenaza global. Hay muchas razones por las que los agricultores pueden decidir utilizar antibióticos. Esto incluye el uso terapéutico para tratar una infección bacteriana en un animal, pero también el uso profiláctico, donde se administran antibióticos en ausencia de la enfermedad para prevenir el desarrollo de infecciones potenciales.

Por ejemplo, cuando un animal contrae una infección, se pueden administrar antibióticos profilácticos a todo el rebaño. Si bien en determinadas circunstancias esto puede ser beneficioso, estas prácticas pueden utilizarse de manera inapropiada para compensar el mayor riesgo de brotes derivados de prácticas de producción intensiva, hacinamiento y malas condiciones de vida de los animales.

Otra razón es promover el crecimiento de los animales complementando su alimentación con antibióticos. Si bien esto puede ser económicamente beneficioso para el agricultor , ya que ayuda a que los animales más grandes crezcan más rápido, el uso de antibióticos como promotores del crecimiento se considera inapropiado ya que contribuye a la resistencia a los antimicrobianos.

El parlamento europeo ha aprobado una legislación que restringe el uso profiláctico de antibióticos en la agricultura, que entrará en vigor más adelante en 2020. El uso de medicamentos que promueven el crecimiento ha sido prohibido en Europa , Estados Unidos y muchos otros países, pero hay lugares, como algunos países de América Latina, donde estas prácticas aún son comunes . Esto crea riesgos potenciales para la producción de alimentos posterior al Brexit . Si bien es probable que el Reino Unido continúe apoyando el uso responsable de antibióticos en la agricultura, existen riesgos asociados con la apertura del mercado del Reino Unido a productos animales de países con regulaciones más débiles.

La escala del desafío

Abordar la resistencia a los antimicrobianos en la ganadería es un desafío. Al tomar decisiones sobre el uso o no de antibióticos, lo ideal es que los granjeros y veterinarios hagan lo que sea mejor para el animal, al tiempo que reducen el riesgo de resistencia a los antimicrobianos. Esto significa no usar antibióticos de manera profiláctica, usar el antibiótico correcto en la dosis correcta durante el tiempo adecuado para las infecciones identificadas, pero lo que es más importante, prevenir estas infecciones en primer lugar.

Resistencia a los antibióticos: cómo el uso indebido de fármacos en la ganadería es un problema para la salud humana
El uso no terapéutico de anitbióticos en la cría de cerdos se ha convertido en un motivo de preocupación. Crédito: Shutterstock

Pero reducir el uso de antibióticos y aplicar medidas para prevenir la propagación de infecciones podría generar costos adicionales para los agricultores y resultar en precios más altos de los alimentos. Nuestra investigación mostró que no existe una solución única y se necesitan diferentes estrategias para mejorar el uso responsable de antibióticos en diferentes sectores ganaderos.

Por ejemplo, una opción sería complementar la educación de los veterinarios sobre la prescripción responsable de antibióticos con prácticas de prevención de infecciones para aumentar su confianza en estrategias alternativas. Fomentar el uso de pruebas de diagnóstico para confirmar la presencia o ausencia de infección podría influir positivamente en las actitudes de los veterinarios para reducir el uso de antibióticos y mejorar su prescripción en bovinos y porcinos.

Para los agricultores, mejorar las prácticas de manejo y la cría de animales es clave: las buenas condiciones de alojamiento y la limpieza son primordiales para todos los animales para que estén sanos. Pero además, nuestra investigación mostró que cuando el uso no terapéutico de antibióticos ha sido un problema particular en los cerdos, mejorar el conocimiento sobre el uso de antibióticos y la resistencia también podría ser útil. Con el ganado, estrategias como el uso de tratamientos alternativos no antibióticos o la vacunación de rebaños podrían tener una influencia positiva.

Sin embargo, las presiones externas de los gobiernos o los consumidores también se identificaron como factores influyentes. Si aumenta la demanda de productos lácteos, carne y aves de corral criados de manera responsable en términos de bienestar y antibióticos, los agricultores y minoristas se sentirán presionados para satisfacer esas necesidades y cumplir con las pautas y las mejores prácticas. Pero esto requerirá más recursos y esfuerzo por parte de los agricultores y puede resultar en que los costos se transfieran a los consumidores. Por tanto, es un precio que debemos estar dispuestos a pagar por animales más sanos y alimentos más seguros.

Como miembros del público con poder adquisitivo, todos podemos desempeñar un papel en la mejora del uso de antibióticos en la agricultura tanto como los agricultores y los veterinarios, un punto que vale la pena recordar la próxima vez que consideremos nuestras opciones en el supermercado.


Proporcionado por The Conversation

Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original .


LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com