Colombia Ganadería Producción de carne

Ruta ambiental mitigaría contaminación en producción porcícola: Colombia


Escenarios de negociación y acuerdos, manejo eficiente del agua, un destino sustentable para los residuos, mejorar la alimentación de los animales y un apoyo en el tema económico a los productores para que diversifiquen sus actividades generadoras de ingresos, son los aspectos fundamentales para solucionar conflictos pecuarios ambientales en varias zonas del Valle del Cauca.




Estas alternativas se determinaron mediante dos estudios de caso en los corregimientos de Barrancas (municipio de Palmira) y Santa Rosa de Tapias (Guacarí), para mejorar la convivencia en territorios con vocación porcícola, controlando los impactos ambientales y apoyando la inclusión de actividades económicas complementarias en las fincas.

“La investigación fue posible gracias a la colaboración de 26 familias porcicultoras de Barrancas y 38 de Santa Rosa de Tapias”, destacó el zootecnista Manuel Felipe Ochoa Rodríguez, magíster en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira.

“Los conflictos pecuarios ambientales son complejos: no se pueden entender simplemente como que hay uno que contamina y es el malo y otro que sanciona y es el bueno; existen muchas más aristas a tener en cuenta e involucran a diversos actores”, sostiene.

Por ello, el modelo desarrollado trabaja sobre cinco aspectos básicos de este tipo de conflictos. El primer escenario busca crear espacios concertados para que los pequeños y grandes porcicultores, la autoridad ambiental, administraciones municipales, entidades gremiales y demás actores lleguen a acuerdos frente a temas ambientales, productivos y sociales que afectan sus territorios.

“En el municipio de Guacarí se está implementando una mesa intersectorial agropecuaria para discutir los temas ambientales relacionados con la producción porcícola, y he tenido la oportunidad de compartir este trabajo en esa mesa donde hacen presencia diferentes actores”, comenta el investigador.

Agua y dieta

Uno de los aspectos neurálgicos de la investigación es el manejo eficiente del agua, ya que no solo se busca reducir su consumo sino también propender por la conservación de las fuentes hídricas, reforestando y aplicando otras formas de hacer esa limpieza como recoger en seco y establecer su separación para un mejor aprovechamiento.

El manejo sustentable de residuos también es fundamental porque no solo permite alternativas comerciales adicionales a la porcicultura, sino que reduce los impactos en el ambiente, incluida la emisión de olores que afecta a los mismos productores y a los habitantes de la zona en general.

La realización de talleres y capacitaciones sobre cómo implementar prácticas de producción de abonos –como lombricultura, biodigestores, compostajes y abonos orgánicos– ha generado resultados promisorios. “Ya tenemos algunos porcicultores en Barrancas que están produciendo y comercializando lombricompost y humus de lombriz”, señala el magister Ochoa.

Otro aspecto analizado fue la alimentación de los cerdos, ya que la idea es mejorar la digestibilidad de los animales e incluir materias primas locales y naturales. Así se reducirían costos mediante elementos que provee la misma finca como soya, maíz, cachaza, bore o nacedero, entre otros, con los cuales los campesinos pueden preparar concentrados para sus animales.

Por último, se plantean estrategias en la comercialización intentando controlar la intermediación informal, “una gran barrera que impide el crecimiento económico del productor, su formalización y el cumplimiento de la legislación; esa intermediación hace que se facilite la comercialización de animales sin control de estándares sanitarios que pueden poner en riesgo la salud pública”, afirma el investigador.

Metodología

El investigador Ochoa destaca la colaboración y el empeño de los campesinos de Asobarrancas (Barrancas) y Aspraec (Santa Rosa de Tapias) para realizar este análisis a partir de los estudios de caso.

Los participantes cumplían con el requisito de practicar la porcicultura dentro de sus predios y pertenecer a los corregimientos en cuestión. Además se trabajó con ellos, ya que las técnicas e instrumentos de recolección de datos requerían de un trabajo colaborativo, un intercambio de saberes entre lo académico y lo tradicional, no de un experto dando soluciones.

La observación participante, las encuestas con cuestionario y las entrevistas semiestructuradas potenciaron el intercambio de conocimiento y una mejor compresión de las situaciones para establecer alternativas viables en la solución de estos conflictos pecuarios ambientales.

El trabajo de maestría, titulado “Análisis participativo para apoyar a la solución de conflictos pecuarios ambientales’ en el Valle del Cauca (Colombia)”, fue valorado con mención meritoria.

No dejes de participar en la construcción colectiva Convergencia por Colombia en convergenciacolombia.unal.edu.co #SomosColombia

(Por: Fin/JAMP/MLA/LOF)



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com