Actualidad Agricultura Estados Unidos Opinión

Se acerca la cuarta revolución agrícola, pero ¿quién se beneficiará realmente?

Se acerca la cuarta revolución agrícola, pero ¿quién se beneficiará realmente?
Crédito: kung_tom / shutterstock

Dependiendo de a quién escuche, la inteligencia artificial puede liberarnos del trabajo monótono y dar rienda suelta a enormes ganancias de productividad, o crear una distopía de desempleo masivo y opresión automatizada. 


por David Rose y Charlotte-Anne Chivers


En el caso de la agricultura, algunos investigadores, empresarios y políticos creen que los efectos de la IA y otras tecnologías avanzadas son tan grandes que están impulsando una «cuarta revolución agrícola».

Dados los efectos potencialmente transformadores de la próxima tecnología en la agricultura, positivos y negativos, es vital que hagamos una pausa y reflexionemos antes de que se produzca la revolución. Se debe trabajar para todo el mundo , ya se trate de los agricultores (independientemente de su tamaño o de la empresa), los propietarios, los trabajadores agrícolas , comunidades rurales o del público en general. Sin embargo, en un estudio recientemente publicado dirigido por la investigadora Hannah Barrett, encontramos que los legisladores y los medios de comunicación y los legisladores están enmarcando la cuarta revolución agrícola como abrumadoramente positiva, sin prestar mucha atención a las posibles consecuencias negativas.

La primera revolución agrícola ocurrió cuando los humanos comenzaron a cultivar hace unos 12.000 años. El segundo fue la reorganización de las tierras de cultivo a partir del siglo XVII que siguió al fin del feudalismo en Europa. Y la tercera (también conocida como la revolución verde) fue la introducción de fertilizantes químicos, pesticidas y nuevas variedades de cultivos de alto rendimiento junto con maquinaria pesada en las décadas de 1950 y 1960.

La cuarta revolución agrícola, al igual que la cuarta revolución industrial, se refiere a los cambios anticipados de las nuevas tecnologías, particularmente el uso de IA para tomar decisiones de planificación más inteligentes y alimentar robots autónomos. Estas máquinas inteligentes podrían usarse para cultivar y recoger cultivos, desyerbar, ordeñar ganado y distribuir agroquímicos a través de drones . Otras tecnologías agrícolas específicas incluyen nuevos tipos de edición de genes para desarrollar cultivos de mayor rendimiento y resistentes a enfermedades; granjas verticales ; y carne sintética cultivada en laboratorio.

Estas tecnologías están atrayendo enormes cantidades de fondos e inversiones en la búsqueda de impulsar la producción de alimentos y minimizar una mayor degradación ambiental. Esto podría, en parte, estar relacionado con una cobertura mediática positiva. Nuestra investigación encontró que la cobertura del Reino Unido de las nuevas tecnologías agrícolas tiende a ser optimista, y las presenta como clave para resolver los desafíos agrícolas.

Sin embargo, muchas tecnologías agrícolas anteriores también fueron recibidas con un entusiasmo similar antes de generar controversias más adelante, como con los primeros cultivos y productos químicos modificados genéticamente , como el pesticida DDT, ahora prohibido . Dadas las controversias más amplias en torno a las tecnologías emergentes como la nanotecnología y los automóviles sin conductor , el tecno-optimismo ciego o sin control es imprudente.

No debemos asumir que todas estas nuevas tecnologías agrícolas se adoptarán sin superar ciertas barreras. Los precedentes nos dicen que es poco probable que los beneficios se distribuyan de manera uniforme en la sociedad y que algunas personas saldrán perdiendo. Necesitamos entender quién podría perder y qué podemos hacer al respecto, y plantearnos preguntas más amplias, como si las nuevas tecnologías realmente cumplirán lo prometido.

El ordeño robotizado de vacas es un buen ejemplo. En nuestra investigación, un agricultor nos dijo que el uso de robots había mejorado su equilibrio entre el trabajo y la vida y le había permitido a un trabajador agrícola discapacitado evitar tareas destrezas en la granja. Pero también habían creado un «tipo diferente de estrés» debido a la sobrecarga de información resultante y la percepción de que el agricultor necesitaba estar monitoreando los datos 24/7.

La Unión Nacional de Agricultores (NFU, por sus siglas en inglés) sostiene que las nuevas tecnologías podrían atraer a personas más jóvenes y con más habilidades técnicas a una fuerza laboral que envejece. Estos avances podrían permitir que una gama más amplia de personas se dedique a la agricultura eliminando los estereotipos agobiantes mediante un mayor uso de maquinaria.

Pero los trabajadores agrícolas existentes que corren el riesgo de ser reemplazados por una máquina o cuyas habilidades no son adecuadas para un nuevo estilo de agricultura, inevitablemente, estarán menos entusiasmados con la perspectiva del cambio. Y es posible que no disfruten de verse obligados a pasar menos tiempo trabajando al aire libre, volviéndose cada vez más dependientes de las máquinas en lugar de su propio conocimiento.

Desequilibrio de poder

También hay posibles desigualdades de poder en esta nueva revolución. Nuestra investigación encontró que algunos agricultores eran optimistas sobre un futuro de alta tecnología. Pero otros se preguntaron si aquellos con menos capital, poca disponibilidad de banda ancha y habilidades de TI, y acceso a asesoramiento sobre cómo usar la tecnología podrían beneficiarse.

Se acerca la cuarta revolución agrícola, pero ¿quién se beneficiará realmente?
El ordeño robotizado puede ser eficaz, pero crea nuevas tensiones. Crédito: Mark Brandon / Shutterstock

La historia sugiere que las empresas de tecnología y las empresas agrícolas más grandes suelen ser las ganadoras de este tipo de cambio, y los beneficios no siempre llegan a las explotaciones familiares más pequeñas. En el contexto de la cuarta revolución agrícola, esto podría significar que los agricultores no posean o no puedan acceder por completo a los datos recopilados en sus granjas por las nuevas tecnologías. O confiar en las empresas para mantener equipos cada vez más importantes y complejos.

La controversia en torno a los cultivos transgénicos (que se crean mediante la inserción de ADN de otros organismos) proporciona un recordatorio franco de que no hay garantía de que el público adopte las nuevas tecnologías. Una reacción violenta similar podría ocurrir si el público percibe la edición de genes (que en cambio implica hacer pequeños cambios controlados en el ADN de un organismo vivo) como equivalente a GM. Los defensores de la tecnología portátil para el ganado afirman que mejoran el bienestar, pero el público podría ver el uso de dispositivos como tratar a los animales como máquinas .

En lugar de un optimismo ciego, debemos identificar dónde se producirán los beneficios y las desventajas de la nueva tecnología agrícola y para quién. Este proceso debe incluir una amplia gama de personas para ayudar a crear visiones responsables en toda la sociedad para el futuro de la agricultura.

La NFU ha dicho que la cuarta revolución agrícola es «emocionante, así como un poco aterradora … pero luego las dos a menudo van juntas». Es hora de discutir los aspectos aterradores con el mismo vigor que la parte emocionante.


Proporcionado por The Conversation

Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original .


Leer más


LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com