Agricultura Enfermedades y Plagas Europa

Se identifican las especies invasoras que Europa necesita erradicar con mayor urgencia

Se identifican las especies invasoras que Europa necesita erradicar con mayor urgencia
Equipo de investigación. Crédito: Universidad de Córdoba

Especies como el caracol manzana dorada están poniendo en un gran apuro al sector agrícola de la cuenca del río Ebro. Mientras tanto, en la zona sur de la Península Ibérica, los jacintos de agua amenazan con destruir el ecosistema natural del río Guadiana. 


por la Universidad de Córdoba

Las especies invasoras cambian no solo el hábitat de muchas otras especies, sino que también tienen un impacto directo en la economía de la región. Algunas de estas especies ya están causando estragos en ciertas áreas, pero otras podrían hacerlo en el futuro y tener un gran impacto, tanto ambiental como financiero.

Con el fin de ayudar a los centros de gestión y a las administraciones a tomar decisiones, un equipo internacional de investigadores europeos, liderado por la Universidad de Newcastle y la Agencia Belga de Naturaleza y Bosques con la que colaboró ​​la Universidad de Córdoba, evaluó la prioridad de erradicar diferentes especies invasoras en Europa. Una de las novedades que también incluyeron es un estudio de posibles escenarios de especies invasoras que actualmente no están presentes en la región o que se encuentran en una etapa emergente, para las cuales aún existen oportunidades para frenar su propagación.

“Sería ideal erradicar todas las especies invasoras pero los recursos económicos y laborales son limitados, más ahora que estamos ante otras prioridades”, explica el investigador Pablo González Moreno, experto en especies invasoras y miembro de la ERSAF. (Evaluación y Restauración de Sistemas Agropecuarios y Forestales) de la Universidad de Córdoba, que colaboró ​​en el estudio, investigando la viabilidad de erradicar diferentes especies vegetales invasoras.

Una de las especies identificadas como de altísima prioridad es la myna común de la familia de los estorninos que ha podido establecer pequeñas colonias en España y Portugal y que, por su carácter territorial agresivo y capacidad de adaptación, podría extenderse a más áreas y desplazar a otras especies nativas . Otras especies de muy alta prioridad para Europa son el sapo bereber, el coatí de cola anillada (un mamífero carnívoro) y el bulbul de ventilación roja, otra especie de ave.

Entre las especies que aún no han llegado a Europa pero que podrían llegar en el futuro, la mayor prioridad es el cangrejo de río oxidado (Faxonius rusticus), un cangrejo de río de agua dulce que está causando serios problemas en el norte de Estados Unidos y Canadá. También son una prioridad la cabeza de serpiente del norte (Channa argus), un pez asiático que llegó a los Estados Unidos a través de recolectores que los habían comprado, y Cryptostegia grandiflora, una especie de vid originaria de Madagascar.

Para la elaboración de esta lista, el equipo internacional analizó en primer lugar el riesgo de establecimiento, propagación y el impacto de diferentes especies invasoras. Esta investigación fue previamente publicada y financiada por la Unión Europea. Esta clasificación de riesgo se comparó con una evaluación de las estrategias de erradicación de estas especies en términos de efectividad, costo, nivel de aceptación por diferentes sectores sociales, tiempo estimado para actuar y posibilidad de que la especie regrese después de haber sido erradicada.

Habiendo analizado la viabilidad, el equipo se reunió para poner en común sus evaluaciones y juntos elaboraron una lista de especies invasoras ya establecidas en Europa, así como aquellas que podrían hacerlo en el futuro, según su prioridad , proporcionando datos sobre las regiones donde se encuentran o se pueden encontrar, el método de erradicación, su efectividad y su costo mínimo y máximo, entre otras cosas. Esta es una lista de acceso abierto y cualquier persona o entidad puede consultarla.

En este aspecto, este estudio es importante, no solo para ayudar a gestionar las especies invasoras que se encuentran actualmente en Europa, sino también para tener un escenario de gestión futuro en caso de que estas especies puedan llegar a Europa.

A nivel europeo, esta investigación ha logrado crear una red de investigadores en asociación con directivos de varios países europeos. «Esta es una forma de que el colectivo se ponga en contacto y llegue a consensos sobre el grado de gestión, algo que estaba resultando difícil de hacer en Europa. Tener regulaciones europeas es un paso importante. Las especies invasoras no entienden qué Las fronteras son ”, concluye el investigador Pablo González.


Leer más


LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com