Actualidad Centroamérica Instituciones

Se necesita una respuesta urgente para impulsar los medios de vida agrícolas en el norte de Centroamérica


FAO solicita USD 38 millones para planes de respuesta humanitaria para El Salvador, Guatemala y Honduras.


Durante la sesión informativa virtual de esta semana sobre los planes de respuesta humanitaria para El Salvador, Guatemala y Honduras, la FAO solicitó USD 38 millones para brindar apoyo urgente a más de medio millón de personas.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) convocó una sesión informativa virtual esta semana sobre los Planes de Respuesta Humanitaria (HRP, por sus siglas en inglés) lanzados recientemente para el Norte de Centroamérica, que incluyen a El Salvador, Guatemala y Honduras.

El Director General Adjunto de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Laurent Thomas, se conectó a la sesión informativa virtual desde Roma.

Thomas habló de la importancia de actuar de manera urgente y colaborativa para abordar las dolencias multifacéticas que enfrentan actualmente millones de personas en los tres países, especialmente las comunidades que viven a lo largo del Corredor Seco de América Central, donde las sequías prolongadas y la escasez de agua amenazan cada vez más la capacidad de los hogares para alimentarse.

“Creemos que la asistencia de emergencia para los medios de vida es crucial para la respuesta humanitaria en la región y para conectarse con los esfuerzos de recuperación y fortalecimiento de la resiliencia a más largo plazo”, dijo, refiriéndose a los graves y cada vez más complejos riesgos a largo plazo para las comunidades rurales y agrícolas y sus medios de vida.

“Muchas comunidades todavía están luchando por recuperarse de la temporada de huracanes de 2020, con Eta e Iota, las más fuertes jamás registradas en la región”, agregó Thomas.

Garantizar una respuesta de emergencia y abordar las causas fundamentales del hambre

La sesión informativa sirvió para establecer las prioridades clave de las Naciones Unidas y las de los socios de recursos en el terreno, así como para solicitar recursos urgentes y promesas de compromisos con los HRP, que se extenderán hasta 2022. Los HRP tienen como objetivo responder a las necesidades urgentes de una región que se encuentra en una encrucijada de choques climáticos recurrentes, los impactos de las recesiones económicas relacionadas con COVID-19 y la pobreza históricamente arraigada, los altos niveles persistentes de desigualdad, la violencia, la migración irregular y el desplazamiento.

Tres Representantes Permanentes ante las Naciones Unidas en Nueva York: su Excelencia Egriselda López de El Salvador, su Excelencia Luis Antonio Lam Padilla de Guatemala, y su Excelencia Mary Elizabeth Flores de Honduras, aportan antecedentes humanitarios, geográficos y socioeconómicos y hablaron de las respuestas de los gobiernos de dichos países.

El norte de Centroamérica se ha caracterizado durante mucho tiempo por un enfrentar múltiples factores de inseguridad alimentaria paralelos y estrechamente entrelazados: altos niveles de pobreza, conmociones climáticas extremas, acceso limitado a servicios básicos, inestabilidad económica y baja productividad de la agricultura familiar. Todos estos, a su vez, sustentan los patrones de migración irregular y el desplazamiento.

El Salvador, Guatemala y Honduras albergan actualmente a casi 8 millones de personas que viven en condiciones de inseguridad alimentaria aguda alta, y millones también padecen desnutrición crónica. En este contexto, Guatemala y Honduras han sido identificados como puntos críticos de hambre, según las últimas perspectivas de alerta temprana de la FAO y el Programa Mundial de Alimentos sobre la inseguridad alimentaria aguda.

La FAO solicita un apoyo vital para movilizar USD 38 millones para ayudar a más de medio millón de personas. La Organización y sus asociados tienen como objetivo brindar asistencia oportuna y apoyo a la rehabilitación de los medios de vida a largo plazo mediante el restablecimiento de la capacidad y la infraestructura agrícolas y el fortalecimiento de medios de vida resilientes basados ​​en la agricultura, especialmente los que ya están afectados o en riesgo de verse afectados por las sequías. y huracanes.

Thomas explicó que estos recursos que salvan vidas y medios de subsistencia pueden destinarse a la distribución de insumos agrícolas, la repoblación de ganado y las transferencias en efectivo. También se prevé apoyar los bancos de semillas y rehabilitar la infraestructura crítica, como invernaderos, sistemas de recolección y almacenamiento de agua y sistemas de riego y estanques de peces.

Por último, este componente de financiación de la FAO prevé iniciativas de creación de capacidad para garantizar que la asistencia de emergencia se combine con modalidades de apoyo al desarrollo sostenible a más largo plazo, incluso mediante buenas prácticas agrícolas para la reducción del riesgo de desastres y la adaptación al cambio climático.

“Creemos que las familias rurales están particularmente expuestas a los múltiples riesgos que enfrenta la región y requieren asistencia urgente y sostenida para aumentar y salvaguardar su producción, sus medios de vida y tener la oportunidad de permanecer en sus tierras, cuando sea posible”, afirmó Thomas.

Las Naciones Unidas, los socios de recursos y los gobiernos también subrayaron la necesidad de impulsar una recuperación post pandémica en la región que comprenda cómo un plan de respuesta humanitaria y de desarrollo sostenible puede y debe funcionar en conjunto, de modo que se puedan proporcionar y poner en práctica respuestas multifacéticas en un contexto de penurias multidimensionales, como las observadas en los tres países.

Advirtiendo contra el precio de la inacción a esta respuesta urgente, el director generalAdjunto de la FAO pidió una inversión significativa y sostenida en estos esfuerzos, a través de la cual la FAO y sus socios pueden ampliar y reproducir soluciones conocidas, teniendo en cuenta a los más vulnerables.

«Debemos seguir trabajando juntos, utilizando un enfoque coordinado y oportuno, para abordar las necesidades humanitarias inmediatas de las comunidades rurales vulnerables, y al mismo tiempo, aumentar su resiliencia a las crisis futuras, abordando las causas fundamentales de la inseguridad alimentaria», dijo.

La sesión informativa estuvo presidida por Ramesh Rajasingham, Subsecretario General de Asuntos Humanitarios y Coordinador Adjunto del Socorro de Emergencia, a.i.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com