Agricultura Colombia Suelos

Sostenibilidad del suelo se mide más allá de su producción


Contrario al imaginario de que en experimentos agrícolas un mayor nivel de producción significa mayor sostenibilidad, un estudio determina que esta también depende de factores ambientales, sociales y económicos.




No tener en cuenta estas tres dimensiones de la sostenibilidad llevaría a que un tratamiento de suelos podía ser muy productivo, pero de pronto muy costoso, generaba un alto impacto ambiental negativo frente a los otros tratamientos, y socialmente no era muy equitativo o generaba daños a los trabajadores e incluso al consumidor final.

A esa conclusión llega la investigación doctoral del ingeniero agrónomo Oscar Iván Monsalve Camacho, doctor en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Bogotá, en la cual evaluó el manejo del suelo en los sistemas agrícolas y su grado de sostenibilidad desde un enfoque cuantitativo.

Al revisar lo que se había hecho en sostenibilidad del suelo, el ingeniero Monsalve encontró que “siempre habían enfocado el componente ambiental en el manejo del suelo, pero sin abordar las tres dimensiones de la sostenibilidad”.

Por otro lado, destaca que cuando en investigación se hacen ensayos en campo, generalmente los resultados son abordados desde el componente técnico y productivo. Es decir, si se evalúan varios tratamientos de, por ejemplo, papa o tomate, el que genera una mayor producción se asocia como el mejor. Sin embargo, dicha percepción está alejada de la realidad.

Según el estudio, en ninguno de los experimentos hechos en este trabajo se mostró como más sostenible el tratamiento que generaba más producción.

“Cuando corría la metodología sobre qué tan ambientalmente amigable eran los tratamientos, si económicamente eran viables y qué tan equitativo era socialmente, resulta que los más sostenibles eran otros totalmente diferentes al que decía la estadística –que eran los que más producían–”, cuenta el ingeniero Monsalve.

Por lo anterior, lo más recomendable es abordar las tres dimensiones de la sostenibilidad –ambiente, sociedad y economía– para decir que un tratamiento con el que se evalúa un estudio –en este caso asociado al suelo– es el mejor.

El aspecto ambiental está relacionado con la minimización de impactos negativos al medioambiente, y lo económico con los costos de producción y producción del cultivo, entre otros.

El factor social fue uno de los más retadores de incluir en el trabajo, pues existen más de 150 indicadores. En este caso, se eligieron los que podían presentar diferencias significativas a esa escala del lote de una finca, cuya área podía estar entre los 200 y 1.000 m2 aproximadamente. La salud, la generación de empleo y el bienestar del trabajador fueron los principales.

Nueva metodología

Para llevar a cabo el estudio, dirigido por la geóloga Martha Cecilia Henao Toro, profesora de la UNAL Sede Bogotá, se creó una metodología nueva: Metodología de Evaluación de la Sostenibilidad Orientada a Experimentos Agrícolas Asociados al Suelo (MSEAS).

Para ello fue necesario mirar cuáles criterios conformarían el índice que mediría la sostenibilidad a nivel cuantitativo. Entonces, a partir de una serie de algoritmos, se definieron los indicadores ambientales, sociales y económicos más idóneos a evaluar.

Por otro lado, como cada indicador tiene sus unidades particulares, se investigaron diferentes técnicas para encontrar una forma de evaluarlos a todos en los mismos términos.

Esta metodología fue probada en tres ensayos agrícolas realizados en investigaciones anteriores del ingeniero Monsalve: uno con plántulas de tomate, otro con semilla de papa y un último de secuencias de rotación con semillas de papa, arveja y avena forrajera. Además se aplicó evaluando los ensayos a largo plazo, abordando escenarios de cambio climático a 50 y 100 años.

El propósito de esta nueva metodología también es que desde que se esté investigando y haciendo los ensayos agrícolas, las personas involucradas en la cadena aborden los resultados desde la sostenibilidad.

Así podrán saber con anticipación qué tratamiento es el que genera menor impacto ambiental, mayor rentabilidad al cultivo y mayor equidad social, pues generalmente se suelen evaluar estos aspectos cuando ya todo está hecho.(Por: fin/PAGA/MLA/LOF)



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com