Agricultura Colombia plagas y enfermedades

Trampas reducirían reproducción de picudos en platanales


Como una alternativa de control mecánico de plagas, dos tipos de trampas –denominadas sándwich y rampa– evitarían que las larvas de cuatro tipo de picudos afecten cerca del 40 o 60 % de los cultivos de plátano y banano en el país.



Este mecanismo fue implementado por el ingeniero agrónomo Wargner Javier Angulo, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira, en el proyecto “Monitoreo y captura de picudos del plátano y banano”.

Los insectos Cosmopolites sordidus o picudo negro, Metamasius hemipterus o picudo rayado, Metamasius hebetatus o Metamasius submaculatus, más conocidos como picudo amarillo, y Polytus Mellerborgii o picudo enano, son considerados como una de las mayores limitantes en la producción de plátano y banano en Colombia.

Sus larvas provocan exposición al ataque de enfermedades, pudrición, hongos y bacterias en los frutos, lo cual conlleva a altas pérdidas económicas de los cultivadores.

Según el estudio, los picudos adultos son capaces de poner desde 700 hasta 1.200 huevos en una semana de su ciclo, que puede tardar de tres a cuatro semanas.

Estas larvas fermentan el pseudotallo de la planta, que tiene hojas modificadas y que conservan mucha agua. “A los picudos les atrae la fermentación y esta les permite reproducir las larvas, se incrustan en el pedazo y hacen galería. Esto puede reducir la producción, por ejemplo, si el productor tenía pensado sacar cinco manos de plátano, solo salen dos, algunas deficientes, o llega a provocar incluso hasta la muerte de la planta”, explica el investigador.

Atracción letal

En el desarrollo, el ingeniero implementó trampas tipo sándwich y tipo rampa con feromonas (sustancias químicas que atraen al sexo opuesto) en fincas de tres municipios del Valle del Cauca: Argelia, Caicedonia y Palmira.

Las trampas tipo sándwich se construyen con trozos de pseudotallos recién cosechados que se cortan a la mitad. Se ubican en el suelo y se cubren con hojas de plátano o banano para protegerlas y permitir la fermentación que atrae a los picudos adultos. Se crearon dos, una que atraparía solo con fermentación y otra impregnada con feromonas Cosmolure y Metalure, para una mayor atracción.

La trampa tipo rampa con feromona se elabora con cajas plásticas con aberturas en sus cuatro lados sin desprender las partes cortadas, de modo que queda similar a un contenedor con cuatro puertas que se abren hacia abajo.

Según el investigador, “con la trampa rampa colocamos una solución jabonosa de agua con detergente neutro o sin olor en la base, y a su alrededor aplicamos la feromona Cosmolure o Metalure. Con ello, los picudos adultos caen en la trampa y mueren ahogados en la solución jabonosa”.

Las trampas tenían una distancia de 10 m entre una y otra, se ubicaban en los puntos donde se presentaba mayor entrada de población.

Al evaluar su eficiencia, el ingeniero encontró que esta era mayor en las trampas rampa, ya que en las sándwich el picudo adulto tiene más probabilidad de liberarse, pese a ser atraído por la fermentación y aferrarse al pseudotallo.

En cuanto al uso de feromonas, en una sola trampa con Cosmolure el equipo atrapó alrededor de 97 picudos en el día o en la semana de recolección durante un año. Por otro lado, la Metalure “se demoraba un poco más en la eficiencia, los insectos se atraían más por la fermentación natural que por la feromona, pero también caían algunos picudos”, detalló el investigador.

La cantidad de los picudos atrapados variaba según las épocas climáticas. En el invierno los insectos incrementaban su cantidad de reproducción, en el verano ocurría lo contrario, por lo que “la producción se vio mejorada en diámetros y peso de los racimos, al no hallarse galerías dentro de los tallos, la planta utilizaba todo su potencial para ser llenado de plátano y banano”.

Capacitar y cuidar

Pese a su eficiencia, el investigador destaca la necesidad de capacitar en mayor medida a la comunidad agricultora en cuidado de suelos y asistencia técnica, para que sepan sobre las diversas alternativas de control de plagas y mejor producción.

Además del impacto de los picudos, los cultivos de los municipios seleccionados presentaban problemas en la fertilización, descuido, falta de riego y malas prácticas agrónomas en sus campos. También sufrían presencia de otras plagas como nematodos u hongos como el Fusarium oxysporum, mejor conocido como “mal de Panamá”.

“En varias conversaciones les explicamos por qué eran necesarias estas prácticas, pero la información se va quedando atrás, los comités locales o las entidades también deben entregar soluciones prácticas al agricultor que les permitan avanzar”, expresa.

Con los resultados del proyecto, que fue apoyado por el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) y la Universidad de Valle, se publicó una cartilla que explica en forma didáctica los mecanismos para los agricultores.(Por: fin/NAMP/MLA/LOF)



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com