Acuicultura Articulistas Opinión Venezuela

Una red tilapia para Venezuela



Germán Robaina G.

robainag@gmail.com


Durante los comienzos de los años 90, ante la inquietud que tuviera el Dr. Manuel Martínez Espinoza, como Director de FAO, sobre letargo que tenía (y sigue teniendo) la piscicultura venezolana a pesar de su evidente potencial, comenté que la principal causa, era sin lugar a dudas, la poca atención y fomento que las instancias oficiales nacionales y agencias de desarrollo le habían brindado, a los múltiples obstáculos que le imponían, y a la errónea percepción que programas de alcance social, alcanzarían adecuados resultados.

Exponía, que si se lograba el apoyo de una instancia gubernamental con adecuado peso específico que motivara y coordinara las actividades de las principales agencias e instituciones que de alguna manera tenían relación con la piscicultura en una determinada región o estado, los resultados serían muy diferentes a corto plazo.

En aquellos años se iniciaba en el país aquel proceso que se denominó “Regionalización” y aparecían en el horizonte gobernadores electos directamente por el pueblo, e instancias regionales de fomento científico y tecnológico (FUNDACITEs), entre otras.

Aprovechando esa coyuntura, bajo patrocinio de FAO se diseñó y desarrolló un programa destinado a evaluar el potencial e interés por la actividad si se alcanzaban a cubrir las expectativas de los productores agropecuarios, y a partir de un trabajo conjunto de las diferentes instancias vinculadas en una determinada Región, y de ser así, formular una propuesta para su fomento, desarrollo y potenciación.

A partir del diagnóstico realizado, publicado por FAO bajo el título de “ENTRE LA ACUICULTURA DE LOS “MÁSPOBRES” Y LA DE LOS “MENOS POBRES”, se evidencio la realidad de nuestra premisa, y al contar con el apoyo de una gobernación estadal (Gob. Táchira), la Corporación de Desarrollo Regional respectiva (CVS), y los principales órganos oficiales vinculados a la actividad (MAC, FUNDACITE, UNT), se puso de manifiesto la frustración de los productores agropecuarios interesados en producir si el estado los dejaba, y más aún, si se lograba contar con apoyo, asesoría y el seguimiento técnico requerido.

En función al diagnóstico realizado y la información recabada en el campo, se formularon 12 “recetas” para el cultivo de Trucha, Tilapia y Cachama que fueron evaluadas por especialistas internacionales de FAO traídos al país a tal fin. Nueve (9) de ellas fueron avaladas y recomendadas para su aplicación, y representaban modelos de producción considerados exitosos y seguros para el inicio de actividades de piscicultura de alcance comercial.

Sin embargo estas “recetas” quedaron en el olvido, luego del correspondiente cambio de gobierno nacional, y SARPA, para entonces el Ente rector de la actividad, tan solo publicó un escueto folleto con parte de estos resultados, y los esfuerzos se perdieron.

Posteriormente, tuve el privilegio de visitar algunas granjas piscícolas noruegas gracias a la invitación que AKVAFORT me hiciera a tales efectos en el marco del Convenio Piscícola Noruega-Venezuela.

Palpar la realidad del éxito noruego en el cultivo de peces (especialmente salmón), en donde la gran cantidad de biomasa producida no proviene de una o más “mega granja”, sino de una gran red de grandes, medianas y pequeñas granjas privadas comerciales propiedad de profesionales de distintas especialidades, pero asistidos en por agencias oficiales, universidades y centros de desarrollo, me convención de que esa era la mejor vía a seguir por nosotros.

“Crear un programa de fomento y respaldo a la actividad piscícola comercial en el país, y apoyar al productor agropecuario nacional a iniciarse en tan ventajosa actividad, ofreciéndoles la asistencia, capacitación y seguimiento requerido”.

La denominada piscicultura de los “Menos Pobres» de FAO, es para nosotros la “Piscicultura Intermedia”. Actividad piscícola de escala comercial, desarrollada por profesionales, hacendados e inversionistas interesados, que poseen un grado de solvencia económica que les permite acceder a recursos crediticios, por lo que no lastran a los gobiernos financieramente.

A tales efectos nos dimos a la tarea de desarrollar una finca piscícola Intermedia siguiendo nuestras propias recomendaciones y “recetas” elaboradas para FAO.

Tras más de 30 años de experiencia trabajando con ello, hemos optimizado este diseño y reformulamos un esquema de trabajo para garantizar el éxito del interesado, probando y evaluado todas y cada una de las etapas del cultivo intensivo de tilapias, y un programa de acompañamiento para el productor o inversionista interesado en incursionar en la actividad piscícola comercial con el menor riesgo posible.

Toda esta experiencia la hemos intentado transferir a nuestro ente rector (MPPPA –INSOPESCA) con resultados realmente frustrantes.

Por otra parte, no son pocos los ejemplos existentes en el país, en los que se demuestra que contar con el apoyo de instancias gubernamentales y financieras adecuadas, permiten el éxito a muy corto plazo de la actividad, y hasta se lograr la exportación de productos pesqueros, aun con las calamitosas condiciones de abastecimiento de alimento que presenta el país.

Granjas apadrinadas por “papa gobierno”, ministros y FAN, que fueron beneficiadas por créditos imposibles de lograr por el productos agropecuario convencional, han salido adelante sin mayores obstáculos y en tiempo record.

Creemos que no se trata de cuestionarlos por cuestionarlos, sino entender que si nosotros mismos, los productores agropecuarios interesados en el tema, no actuamos unidos y nos apoyamos mutuamente, nunca lo lograremos.

Hemos desarrollado un amplio protocolo (Know How) detallado de todas y cada una de las actividades requeridas para el desarrollo de lo que denominamos Piscicultura Intermedia de alcance comercial con la tilapia roja, incluyendo salubridad, procesamiento, almacenamiento, diseño de instalaciones, requerimientos de agua y energía eléctrica, equipos y análisis técnico/económico y financiero para su evaluación.

Todos estos esfuerzos y resultados están a la disposición del productor agropecuario interesado, pero se hace indispensable la constitución de una asociación de productores de Tilapia (RED TILAPIA VENEZUELA) que aglutine información, capacidades, intereses y experiencias, y coadyuvemos en resolver nuestras propias necesidades, obteniendo a través de esto nuestro propio peso específico en el sector.

Invitamos a todos y cada uno de los productores agropecuarios interesados en ello, a contactarnos a efectos de contabilizarnos, conocernos a tales efectos.

Sin intención de menospreciarlos, no pretendemos crear un foro académico, ni estudiantil, en los que comentemos nuestros alcances académicos -sin lugar a dudas de gran importancia-, sino una asociación de productores realmente vinculados con la producción piscícola de tilapia y sus aéreas asociadas, tales como alevines, alimentos, servicios, medicamentos, equipos, etc. interesados en potenciar el alcance de nuestras actividades y resolver nuestras necesidades, apoyándonos mutuamente y compartiendo conocimientos, soluciones y responsabilidades. Otros países lo han logrado……


Germán Robaina G. es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original.

Leer más


LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com